Ya fué
Fecha de Publicación:
Citroên 2CV
Todavía es Posible Verlos en las Calles Como Escapando del Pasado
Citroên 2CV

La marca fue fundada por André Citroên en París, Francia, en 1919. En su gira por Estados Unidos, Citroên se interesó en el sistema de fabricación en serie que Ford implementó en sus plantas, lo que le permitía aumentar el ritmo de producción y reducir costos. El francés adoptó la técnica y convirtió a su empresa en la primera automotriz europea en aplicar el sistema fordista. Siguiendo el modelo estadounidense, André Citroên comprendió que el negocio era producir vehículos en gran cantidad y con precios accesibles a un público masivo. Una idea similar a la que Adolf Hitler encargó a Ferdinand Porsche, quien inventó el Volkswagen (auto del pueblo), conocido mundialmente como el “escarabajo” por su diseño característico. LLegó la guerra y dicho vehículo recién vio la luz a finales de 1945 pero bajo control inglés.

Luego de atravesar circunstancias muy adversas, como fue la ocupación alemana durante la Segunda Guerra Mundial, Citroên retoma la producción y en 1948 lanza al mercado el vehículo que pasaría a formar parte de las costumbres argentinas: el Citroên 2CV. Se trata de un automóvil barato comparado a otras marcas y destinado a un sector de ingresos medios; como el que emergió en Francia después del conflicto. Entre otras virtudes, se destacó por la tracción delantera y la suspensión hidroneumática; además del bajo costo de las partes de la carrocería, de fácil recambio.

En pocos años, Citroên se convirtió junto a Peugeot y Renault, en uno de los pilares de la industria automotriz francesa. El novedoso 2CV fue presentado en el Salón del Automóvil de París de 1948, con un éxito rotundo y comenzó a exportarse y ser conocido en el mundo.

Si bien en la Argentina algunos modelos de Citroên ya se importaban en la década de 1920, la representación oficial francesa abrió oficinas comerciales en el Centro porteño en 1939. En el mismo año en que comenzó la gran conflagración en Europa.

Restaurada la industria francesa, nuevas unidades arribaron a nuestro país y en 1960, se inició la producción local del 2CV. Primero se ensambló en Brandsen, provincia de Buenos Aires. Luego en su planta de Barracas en la Capital Federal, comienza la producción en serie. En poco tiempo, el vehículo pasó a ser el más popular de la Argentina.

Por entonces, otras marcas disputan al 2CV la preferencia del público argentino: el “ratón alemán” de Heinkel; su similar italiano de Izzeta; el Fiat 600, “Fitito” y otros vehículos accesibles al bolsillo de una creciente clase media. Ese pequeño universo automovilístico, a su vez compite con un gran surtido de motos y motonetas.

El 2CV también ofrece otras ventajas: techo descapotable, asientos desmontables, bajo consumo (100 kilómetros con 5 litros de nafta), 2 litros de aceite cada 2.000 / 3.000 kilómetros, cuatro velocidades sincronizadas, suspensión reforzada, tracción delantera y otras virtudes, según sus fabricantes. A mediados de la década de 1960, el Citroên 2CV es utilizado por los jóvenes pero también por las familias tipo, ya que su amplitud interior lo hace apto para transportar a todo un grupo familiar. En la muy popular tira de historietas “Mafalda”, (Joaquín Lavado – Quino) cuya protagonista es integrante de una familia de clase media baja, también sus miembros se trasladan en un 2CV.

En 1969 aparece en el mercado local el 3CV, de diseño similar pero con nuevos avances técnicos.

Un año más tarde las calles argentinas ven rodar a los flamantes AMI 8 Club y en 1971, al Mehari.

Pasada más de una década desde el inicio de la producción local, en la jerga argentina a los Citroên 2CV y 3CV se los conoce familiarmente como “la rana” y al utilitario, le dicen “la citroneta.”

En 1979 Citroên abandona la Argentina. En esos 19 años la producción de la línea 2CV y 3CV (tanto en autos como furgonetas) superó las 170.000 unidades, sin contar otros modelos. En 1983 Industrias Eduardo Sal – Lari basándose en la línea 2CV y 3CV, con algunas modificaciones de diseño, lanza al mercado su IES América,cesando la producción en 1990. En el mismo año, la planta Citroên de Portugal también produce el último 2CV. En el país galo, la extinción del 2CV generó tristeza, ya que se lo consideraba tan francés como la Torre Eiffel o el Museo del Louvre.

Entre 1949 y 1990, Citroên lanzó al mundo más de cinco millones de unidades 2CV.

En 1997 la marca vuelve a desembarcar en nuestro país. En su planta de la localidad bonaerense de Palomar, comienza a producir el utilitario Berlingo. Es cuando el Grupo PSA Peugeot – Citroên absorbe parte del capital de SEVEL y años más tarde, aparecen los medianos C4; versiones de 4 y 5 puertas.

En 2021, en la Argentina la oferta Citroên abarca los siguientes modelos: C3, C3 Aircross, C4 Cactus, C4 Lounge, C5 Aircross y Berlingo Multispace.

De cualquier manera, todavía es posible ver en las calles porteñas como escapando del pasado, el traqueteo cansino y sin apuro de un viejo y querido 2CV.

Citroen – Debate – 02-08-07

Testimonios

Citroën

Siempre en cucliyas te miró mi pena
antes de ser lo que sos hoy, bacana,
en la enlozada vieja en que se entrena
el poliglota loro de Ritana.

Después, con más chiqué y con más tacto,
en la aliviada que te dio la guita
te divisé montada al artefacto
que Lola Mora en el balneario imita.

Y ayer, en el Florida matutino
que cantara Rubén en verso fino,
te campanié de nuevo embelesado.

En la higiénica imagen atrevida
y tu blanco Citroën de mantenida
era como un bidet estilizado.

La Crencha Engrasada
Calos De La Púa – Buenos Aires – 1928

“Me dijo que Araceli, en latín, quiere decir puerta del cielo, y le creí.-Bonita, compinche, espontanea, nos levantamos en la playa de Saint Tropéz; conversamos, caminamos, apenas si nos mojamos los tobillos.- Era flaca y sin embargo no era histérica, era alta y rubia y secretaria bilingüe.- Tuve la suerte – supuse-de encontrarle recién enojadita con un novio, un pálido estudiante de ingeniería que se llamaba Luis.- Había sido un noviazgo de tres años, y con todo comprado, por eso la amargura de la madre.-

Entonces yo era un poeta, malo, aunque compadrón y ostensible chanta.- Y un vendedor domiciliario de retratos aparte de otros curros.- Me la lleve de la playa en el Citroën, simpático, bochinchero, cómplice.

– Siempre que subo por primera vez a un coche, pasa algo-me dijo Araceli.-
-¿Por ejemplo?
-Por ejemplo, podríamos chocar.

Sonreí, tal vez reí.

-Te lo digo en serio.- El otro día me pasó con el coche de mi tío, un Peugeot.- Chocamos.-

En realidad me sentí un emir cuando cerré las frágiles puertas del Citroën y la vi adentro.- Lo puse en contacto, en marcha, la primera con el embrague automático, a los saltos arranque mientras ella se miraba en un inolvidable espejito de cuero.- Previo embrague, coloque la segunda un camión siniestro a interminable me quito, entero, el guardabarros de adelante, el izquierdo.-Ciertos curiosos nos rodearon, el camión siguió con alegría, yo insulte un minuto.- Ella me ayudo a acomodar, en el asiento trasero, el guardabarros casi estropeado.-“
Flores Robadas en los Jardines de Quilmes
Jorge Asís – Losada – 1980

Mafalda – Primera Plana

“Poseer  es una forma de codificar, porque el mundo del consumo ha entrenado al hombre a vivir entre mediocres sueños y olvidadas realidades.

El placer del pequeño burgués al comprar su primer Citroen nunca podrá ser superado por el tercer Mercedes Benz adquirido después de sucesivos cambios de autos y status.

La posesión es el pasaporte de la costumbre y la costumbre convierte en semiinvisible, después de un tiempo, al objeto poseído.”
Carta Abierta a mi Futura Ex Mujer
Dalmiro Saenz – Torres Agüero Editor – 1982

“Cuando el burro de arranque suelta lo que parece, definitivamente, su último suspiro, Belaunde deja en paz la manivela y apoya ambas manos sobre el enorme volante.- Después suspira.- Araoz evita, con perfecta continencia , cualquier alusión obvia e irritante a lo sucedido.- Otro, más distraído, sucumbiría sin reticencias al “¿no arranca?”.- Pero Araoz no es así de idiota.- Belaunde tamborilea con los dedos de la mano derecha sobre el volante.- “Que cosa estos Citroën”, se dice Araoz.- Siempre le ha parecido un auto insólito, extravagante.-

Desde el ruido a cortina de enrollar que mete el motor hasta las luces delanteras que parecen faroles de antiguos coches de caballos, pasando por esos guardabarros voluptuosos y enormes.- Un renacuajo, o un extraño bicho prehistórico.- Nada en ese auto es como en el resto de los autos.- Las ventanillas delanteras sin ir más lejos que se levantan por la mitad y que cuando uno menos se lo espera se desprenden de su sitio y caen como guillotinas sobre el codo de los incautos.- O es palanca de cambios que más parece un paraguas olvidado en el lugar menos propicio.”
Aráoz y la Verdad
Eduardo Sacheri – Alfaguara – 2008

Temas
Comentarios
Historietas
Hugo Pratt

Hugo Pratt

Junto a sus amigos e invitados por el editor César Civita de Abril, comienza a trabajar en la entonces poderosa industria editorial argentina. Un año después conoce a Héctor Oesterheld, colabora en Misterix y en Editorial Columba.
La Nostalgia está de Moda
El Aljibe

El Aljibe

Sin embargo, ha habido crónicas tétricas relacionadas con asesinatos y o robos donde la víctima o el motín o las pruebas habían sido arrojadas a esos depósitos.
Costumbres
El Billar

El Billar

A pesar del repliegue del billar como juego destacado en la cultura urbana, en nuestro país todavía cuenta con numerosos cultores, como lo prueba la existencia de la Federación Argentina de Aficionados al Billar.
Hacete la Película
El Misterio de Soho

El Misterio de Soho

Una lectura superficial del film (que es por completo válida) puede ser que El misterio de Soho es una narración de suspenso, sobre un crimen del pasado no resuelto y los problemas que la protagonista encara para poder encontrar paz en ambas líneas temporales.
Ya fué
Renault Gordini

Renault Gordini

“No sé qué rara tristeza aparece cuando uno vende su querido Renault Gordini. Es que hay recuerdos. Esas amables excursiones donde lo cargábamos de cosas y nos íbamos muy cómoda y suavemente a disfrutarlo.
Columnistas
Más Artículos