Genéricos
Fecha de Publicación:
Rasti
La popularidad del Rasti en sus primeros años lo convirtió en sinónimo de juego de construcción
Rasti

Rasti surge y crece entre las décadas de 1960 y 1970. Se trata de bloquecitos que se encastran haciendo presión y se traban por la adaptación del plástico semirrígido (polipropileno) con que están hechos. A diferencia de los juguetes de plástico rígido, el material de Rasti evita el rozamiento y desgaste entre los encastres de esas partes llamadas pines y la superficie interna de los bloques. Esa ductilidad impide el deterioro natural que es propio de los plásticos rígidos.

Los pequeños bloques organizados en estructuras por manos laboriosas, dieron lugar a muchas creaciones: autos, casas, aviones y las figuras que fueran posibles; la imaginación y Rasti les daban forma y consistencia. A diferencia del legendario Meccano metálico con su batería de varillas, tuercas y tornillos, el Rasti tiene como ventaja la velocidad en el armado, debido a los bloques con su sistema de ejes de acero cromado con puntos plásticos de encastre. La popularidad del Rasti en sus primeros años lo convirtió en sinónimo de juego de construcción. Así es que el comprador pedía en general “Un Rasti” para solicitar uno de esos productos.

Rasti se origina en Alemania creado por la empresa familiar Modellspielwaren Dr. Hasel & Co. con sede en Baden Wurttemberg. El nombre proviene del alemán “rasten” que significa aproximadamente “afirmar, asentar dando solidez, estabilidad por firmeza”. En los años mencionados la empresa Knittax comenzó a fabricar Rasti en la Argentina, conquistando importantes mercados del Exterior. A fines de la década de 1970, dejó de producirse en nuestro país y la empresa Hering de Brasil, tomó la licencia. Más adelante, los hermanos

Dimare (argentinos) ubican las matrices en el vecino país y obtienen los derechos de fabricación para el nuestro. En el año 2007 retoman la producción y ventas de Rasti en la planta industrial de 4.000 metros cuadrados en Villa Lugano, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí se producía Blocky, otro juego de construcción similar al Rasti.Y aunque el lanzamiento tuvo una gran difusión, en la memoria colectiva de por lo menos dos generaciones persistía el recuerdo de los bloquecitos multicolores.

Daniel Dimare

Con el sello de Juguetes Rasti S. A., la segunda época del juguete fue muy exitosa. Desde la planta existente en la localidad de Lomas del Mirador, en el Gran Buenos Aires, se abastecía a todo el país y a los nuevos mercados externos. Como la primera partida de Rasti exportada en abril de 2015 a Río Grande Do Sul (Brasil), con el objetivo de llegar ese año a unas 15.000 unidades colocadas en el país vecino. También Uruguay, Chile, Paraguay y Bolivia conocieron Rasti.

Pero los pequeños bloques no agotaron sus posibilidades en la actividad lúdica o educativa.

En el año 2013, la empresa desarrolla Talleres para Personal y otorga la licencia de esa actividad al Grupo NPE, para realizar talleres corporativos mediante los cuales se logra mayor participación y creatividad en la función laboral. En EE.UU. y algunos países europeos, prácticas similares se llevan a cabo con el juego de construcción marca Lego. En 2020, unas 60 empresas ya habían realizado los talleres para su personal. También se hicieron convenios con la Subsecretaría de Desarrollo del Gobierno de CABA y con la Universidad de San Andrés, para difundir la novedad entre profesionales de relaciones humanas. Por lo visto, las aplicaciones de Rasti exceden ampliamente el mero entretenimiento. No obstante, en la empresa sostienen que trabajan en “Un Rasti adaptado al siglo XXI”. Prueba de ello, es una amplia línea de productos, además del clásico: Kits Tecnológicos de Robótica Educativa; Policías y Bomberos; Piago (para los más chiquitos); Autos & Camiones; Rasti Mix; Básicos; Diversión Aumentada y Moto Box.

Testimonios

Hay algo que hay que ser y (se sabe) cuando hay que ser algo lo mejor es serlo porque si no uno es un diferente y eso es siempre complicado. Los herejes eran diferentes al Estado eclesial de Torquemada y bien, lo que se dice bien, no les fue. Experiencia que está a punto de repetir el joven contestatario León Ferrari. Los judíos eran diferentes a los nazis y bien, lo que se dice bien, tampoco. Los palestinos son diferentes a los judíos y bien, bien jodidos andas. El Muro que les están cálidamente dedicando deja al de Berlín como si lo hubieran hecho con Rasti. (¿Existe el Rasti? ¿Alguien recuerda el Rasti?.
Página 12 – 11-12-04 – Por José Pablo Feinmann

La flamante Policía de la Ciudad no tiene comisarías. Tiene escuelas, patrullas, uniformes, afiches, pero no un espacio propio donde acomodar las denuncias, las armas, las máquinas de escribir. Me acabo de enterar. A mí, se ve, igual que al jefe de Gobierno, no se me había ocurrido chequear este detalle: ¿dónde ubicar las comisarías en una ciudad colapsada, donde ni siquiera se terminaron de abrir todos los CGP? En mi barrio de Almagro, el local prometido al CGP viró a supermercado chino, y la descentralización funciona pero en modo centrifugado: nos siguen atendiendo de prestado en Caballito, pero el supermercado es práctico, si bien ya había otros en la cuadra. ¿Qué obseso demonio está armando esta ciudad con Rastis repetidos? Así que parece que las comisarías se instalan en centros culturales y bibliotecas.
Perfil -11-09-10- Por Rafael Spregelburd – “Ciudad de Rastis”

Daniel Osvaldo, como la mayoría de los mortales adultos, es un paquete entero. No se trata de un muñeco del Rasti al cual le sacás la pieza que te molesta. Como usted, como yo, como el Mellizo, como Angelici.
Perfil -15-05-16 – Gonzalo Bonadeo

Le acariciaban la cabecita sin saber que décadas después –como ahora dice el pediatra Morales Solá–, empujaría la manija de la caja de TNT, como en las historietas, hacia abajo. Y Pum! “Los trata de igual a igual”, leemos en La Nación pediátrica, porque “el presidente sabe que a los empresarios los mueve más el temor que el poder”. Los había observado, ni siquiera con la ayuda de ningún focus group, mientras jugaba al rasti.
Página 12 – 14-08- 18- Por Horacio González – “El Inmolado”

Hablan de no incentivar más la ilusión de un 2003 de rebote rápido porque el enjambre de variables que deberán encastrar para que la cosa no vuele por el aire es tanto y tan difícil que ni un Messi de los Rasti la tendría cómoda. “El primer objetivo es la estabilización y no el crecimiento”, es un mantra con el que quieren convencer a las bases, para evitar desilusiones cuando vean que un camino posible es que se congele la distribución del ingreso (y no que mejore rápido), que las tarifas, aunque menos de lo que lo vienen haciendo, igual suban, y que hasta en un primer momento un flamante presidente del kirchnerismo tenga que mencionar dos palabras malditas como “reforma previsional”.
Perfil -29-09-19- Por Jairo Straccia, “El Sueño de Sacar la Torta Lista”.

Temas
Comentarios
Serie Fantástica
La Chiru

La Chiru

El enigma de la edad la acompañó siempre; no tiene tantos años como para ser vetusta ni tan pocos como para ser joven, decían los paisanos del lugar, pero había perdido su documento de identidad y era difícil calcular el tiempo vivido.  http/ssuscripciones.losandes.com.
El Arte de la Culinaria
Sobre el Asado de Tira y el Perú …

Sobre el Asado de Tira y el Perú …

¿Sabías que el asado de tira fue un “invento” argentino? Ingeniero e Historiador Claudio Valerio, un historiador vocacional, calificó a la tira de asado como “un hito gastronómico”. Brega para que la tira sea considerada patrimonio cultural de la Argentina.
- Central -
Educación pero Sin Universidades

Educación pero Sin Universidades

«Para llevar su futuro con la misma dignidad con que la República lleva su presente». El gobierno justicialista adoptó una trascendental medida para que los obreros argentinos tengan abiertas las puertas de la universidad: suprimió los aranceles universitarios.
Dichos y Refranes
“¡Agarrate, Catalina!”

“¡Agarrate, Catalina!”

Irineo Leguizamo el jinete más importante de la hípica rioplatense, azuzaba a su yegua para arribar a la meta, diciéndole al oído “agarrate, Catalina”, y sin dudas le fue muy bien, ya que compitió durante más de 57 años en hipódromos de Uruguay y Argentina.
Tradiciones
La Pulpería

La Pulpería

La pulpería no era privativa del campo, ya que los mismos comercios existían en Buenos Aires y en las principales ciudades. Con el perfil propio que la ciudad impone al comercio urbano, la pulpería porteña es el antecedente inmediato del almacén de barrio.
Columnistas
Más Artículos