Ya fué
Fecha de Publicación:
El Primer Prode
“venga…vamos a hacer el primer Prode en la Argentina”
El Primer Prode

Manrique, su inventor, hizo la primera jugada con los cronistas acreditado en Casa de Gobierno, en la Sala de Periodistas.

El 26 de marzo de 1971, se sentó en el sillón de Rivadavia un militar “de facto”. Su nombre, Alejandro Agustín Lanusse. Había sido apoyado por las tres fuerzas y comandaba el Ejército.

Tenía una gran fuerza y poder en cada una de las armas y de allí que había desalojado de su cargo a Roberto Marcelo Levingston, a quien el mismo (Lanusse) había traído de los Estados Unidos para suplir a Juan Carlos Onganía. Con todo el poder del gobierno y de las Fuerzas Armadas, Lannusse comenzó a tejer una acción política que tenía un objetivo fundamental: quedarse en el gobierno pero a través de elecciones. Para ello tenía  que negociar con Juan Domingo Perón. La cosa era sumamente difícil, pero no imposible, porque había cierto dialogo entre el mandatorio de facto y el ex presidente a través de enviados especiales. Por el lado de Perón, el que venía asiduamente a Buenos Aires, para traer las directivas del gran estadista, era Daniel Paladino, en tanto que para bajar los decibeles de las Fuerzas Armadas ante el tres veces presidente se envió a un coronel que se llamaba Cornicelli. Perón le decía “Vermichelli” y en cierta oportunidad lo hizo reír de buena gana a Rojas Silveira, entonces embajador argentino  en España donde estaba recluido Juan Perón.-

Esta historia tiene un propósito. La de contar que no solo él quería quedarse sentado en el gran sillón de la Casa Rosada, sino otro hombre de armas que había sido acérrimo enemigo de Perón y que junto a las Fuerzas Armadas, no todas,  derrocó al general en 1955 a través de una revolución denominada Libertadora que enseguida se convirtió en una revolución “fusiladora”, lamentablemente. Ese hombre era Francisco Manrique, un capitán de navío que junto a Leonardi, primero y Aramburu después, ejerció la jefatura de la casa Militar y cuta estrategia de redactar discursos y definir posiciones lo convirtieron años más tarde en alfo que el buscaba: ser un político- lo ogro- para intentar alcanzar la primera magistratura.

Más aun cuando fue nombrado ministre de Acción Social por el propio Lanusse. Tuvo muchos enfrentamientos con el general que comandaba la Nación y en diferentes ocasiones insinuó renunciar. Se quedó y a través  de ese ministerio -en sus manos tenía toda la política social- comenzó a tejer su futuro de acción cívica. Se reunió con todos los sectores políticos: hablo en actos muy directos con los obreros y aunque no lo dijo nunca- uno lo supo y lo sabe porque tenía oídos y orejas muy grandes- quería “parecerse”- esto no pudo lograrlo- a Juan Perón.

Nace entonces una tarea adecuada de parte de Manrique y se convierte en el creador del PAMI, organismo que hay es sustancial para los jubilados y que en cada aniversario de su creación se nombre sin resentimiento el nombre del marino. Pero además, Francisco Manrique había pensado en algo que serviría para llenar las arcas del Ministerio Social y establecer algunos beneficios a todos los sectores de menores recursos y por ende a la realización de obras. Dispuso, después de hablar con Lanusse, la creación del Prode. Si señores Manrique puso en vigencia una especie de “totocalcio” italiano y desde el primer minuto de su instalación la gente se agolpaba en los lugares destinados al juego haciendo largas colas para ver si podía acertar los trece puntos.

Pero la historia comienza en la Casa Rosada. Cuando Manrique le anuncia a Lanusse que podrá en práctica el nuevo sistema de juego futbol, hay un llamado de este último para firmar la correspondiente decisión. ¿Qué ocurrió entonces?  Manrique, que años después no solo se convirtió en político, sino en periodista y ejerció la conducción del semanario  “Correo de la tarde”, se acercó a la Sala de Periodistas de la Casa Rosada y en esas circunstancias llamo a este cronista y sorprendió con un “venga…vamos a hacer el primer Prode en la Argentina”. ¡Para que!

Los colegas se aproximaron de inmediato y comenzó el “conteo” de local, empate y visitante.- Intervinieron todos y el que más acertó fue el querido Washington Sánchez- que hoy nos mira desde el cielo- quien cubrió casi siete partidos. Allí quedo la cosa porque lamentablemente “no pudimos llegar a los trece puntos”. Este episodio fue comentado por los cronistas, pera jamás se publicó. Ahora lo hacemos nosotros en este espacio para brindarles uno de los hechos desconocidos de la sede de gobierno.

La anécdota tuvo como continuidad tiempo más tarde que los cronistas acreditados en la Casa de Gobierno y compraran “cantidades industriales” de boletas para acertar, en aquellos tiempos, sumas siderales que surgían de una recaudación fabulosa en cada fecha. Justamente en esta Sala de Periodistas, se hizo un jugada entre casi cuarenta periodistas destacados y se acertara los trece puntos. A cada uno le correspondió una suma cercana a los mil pesos, con la cual muchos colegas pudieron cubrir algunas deudas que siempre entran dentro del presupuesto familiar. En esas circunstancias, Pinky hizo un amplio reportaje a este cronista que trabajaba en Canal 11 y desfilaron ante la pantalla los ganadores de la sala, con Aníbal Cárdenas a la cabeza, quien en esos momentos ejercía la presidencia del Círculo de Periodistas. Fue una alegría inenarrable ya que la repercusión del episodio llegó a todos los lugares más recónditos de la Republica con títulos espectaculares. Claro que no era una suma muy grande, pero como fijo Osvaldo Piñero, “algo es algo”.
Crónica- 27-07-2007- Por Roberto Di Sandro

Tarjeta de Prode – Constancia de haber Jugado

Temas
Comentarios
Al Pie de la Letra
Tormenta Conocida

Tormenta Conocida

Finalmente, los gemidos han cesado, y la lluvia... ha caducado de atrevimiento; ese gato gris y blanco que contaba las gotas con sus ojos extraviados de curiosidad, también ha pasado a otro tema, quién sabe, tal vez más importante.
Anécdotas
Cacho Castaña: Una Forma de Ser

Cacho Castaña: Una Forma de Ser

“A los veinte días que falleció mi vieja, yo hice unos temas en televisión, y cuando terminé bajé por las escaleras, levanté el tubo de teléfono y empecé a marcar los números de la casa de mi vieja. Me quería matar, no lo podía creer.
Tatuajes
Gonzalo Goicochea: Japonés

Gonzalo Goicochea: Japonés

Veía los tatuajes y no entendía como los hacían, daban miedo, el tamaño, la cantidad de escamas en los dragones, los fondos, todo, una locura total. Empecé a ver trabajos japoneses en algunas revistas, todos referentes de Hariyoshi 3.
Creencias, Mitos y Leyendas
La Magia

La Magia

Nacida y concebidas en el terreno religioso, intento no solo asombrar sino ser manifestación de poder. En algunos papiros egipcios de 5000 años atrás, se describen viejos trucos que siguen realizando los magos hoy en día, como Copperfield.
La Nostalgia está de Moda
La Escuela y el Barrio

La Escuela y el Barrio

Si bien no rondaba el sereno, en cada barrio había para “paradas” policiales y en cada cuadra resonaba el llamado del afilador así como el mugido de las vacas de algún tambo próximo o de las que pasaban para ser ordeñadas al instante.
Columnistas
Más Artículos