Ya fué
Fecha de Publicación:
La Siambretta
La Siambretta es la de mayor difusión, siguiéndole las marcas Puch, Paperino, y la Iso
La Siambretta

“Siam Lambrettas por aquí
Siam Lambrettas por allá,
un millón de Siam Lambrettas
invadieron la ciudad”.

Era el estribillo entre quejoso y humorístico de la canción de crítica, que entonaba la comparsa Los Inocentes de Villa Urquiza en los corsos de los carnavales porteños de finales de la década de 1950. El público reía y aplaudía entusiasmado porque ¿quién no conocía a alguien que tuviera una Siam Lambretta?

Se trata de las populares motonetas que en aquellos años “invadieron la ciudad”. El precio relativamente accesible, la facilidad de manejo y estacionamiento, y la moda, hicieron el resto.

La Siambretta fue la versión argentina de la línea italiana Lambretta, fabricada en la península por Ferdinando Innocenti desde finales de la Segunda Guerra Mundial. En 1947 Innocenti junto a los ingenieros Pallavecino y Torre, crearon la Lambretta “A”, de 125 cc.

Las primeras unidades que rodaron por nuestras calles, se importaron de Italia. Pero en nuestro país ante el éxito de ventas, a partir de 1954 se hizo cargo de la producción bajo licencia Torcuato Di Tella, en su planta de Avellaneda. Los modelos más popularizados en la Argentina fueron la 125, la 150 y la 175; los números corresponden a los centímetros cúbicos de cada modelo, además de las mejoras que diferenciaban a uno de otro. También el Moto Furgon Siambretta, un pequeño vehículo de carga traccionado por una 125, tuvo su momento de gloria, a los que hay que sumar el ciclomotor Siambretta“48”, de escasa relevancia, ya que la “125” fue la vedette de aquella amplia oferta de la familia de scooters Siam.

“De Siambretta soy
y a Guidi voy”.

Sonaba un estribillo pegadizo radial y televisivo, uniendo dos marcas muy populares: la Siambretta y uno de los concesionarios más conocidos. Si bien los pequeños automóviles importados como De Carlo, Izzeta, los “ratones alemanes” Heinkel y otros comenzaban a competir con las motos y motonetas, no estaban al alcance de todos. Por eso los jóvenes se volcaron masivamente a las Siambrettas; en particular, la 125. A esta se le quitaban los chapones y accesorios para alivianar, quedando sólo con los “fierritos” del chasis. Se la afeaba para embellecerla. Cosas de la moda.

A la Siambretta 125 D Standard, siguió la versión LD de lujo, con modificaciones respecto al modelo anterior. El modelo 150 LD similar al italiano, con pocas alteraciones, la 175 TV Serie II y la 175 AV; un modelo standard o sport de la Siambretta 175 TV. En 1963 finaliza la producción de los modelos Standard y De lujo. Cuatro años más tarde, en el contexto de una política de reconversión industrial severa, finaliza para siempre la fabricación de Siambretta en la Argentina. La TV 175 fue el último modelo que salió de fábrica, cerrando un ciclo de vehículos que revolucionaron el transporte en la ciudad de Buenos Aires, Conurbano y el Interior argentino.

Para satisfacer la todavía importante demanda, se siguió importando el modelo Siambretta LI 150 desde Italia, vendiéndose aquí bajo el rótulo LI 150 “totalmente importada”, como aseguraba la publicidad de los concesionarios.

Moto Sola – Parabrisas – Agosto 1962

Las Lambrettas italianas se exportaron y se fabricaron bajo licencia en unos 120 países, saliendo al mercado distintas versiones diferentes a las italianas. A finales del siglo XX, algunos licenciatarios en diferentes puntos del planeta, seguían produciendo Siambrettas basadas en los diseños originales, pero con modificaciones locales.

Como todas las cosas que “ya fueron”, las Siambrettas arraigaron en la cultura popular y en miles de argentinos, están ligadas a los años juveniles y a la edad de los sueños. Tal vez, por esa nostalgia, existen los círculos “siambretteros” en varias ciudades del país.

Pandemia mediante y tal vez por los cambios generados por la expansión del covid – 19, en la Argentina aumentó la producción de motos de “… 20.000 a 30.000 unidades comercializadas al mes”; en el año 2020, aseguraron a una publicación, las autoridades de una de las cámaras del sector.

Pero ya no se ven las Siam Lambrettas que “invadieron la ciudad” hace más de medio siglo, cambiando la forma de movilizarse en la gran urbe.

clubsiambrettabsas.org

Testimonios

elsiambrettista.com.ar – 24-10-20

“Claro que en materia de transporte en dos ruedas nada supera como característico de la década a las motonetas, que son usadas por Perón, gobernadores y ministros, se les llama Pochonetas, en homenaje al apodo aceptado por el presidente. La Siambretta es la de mayor difusión, siguiéndole las marcas Puch, Paperino, y la Iso. La motoneta, un simpático vehículo, caerá en desuso debido a la inseguridad personal y a la gran cantidad de accidentes.- La muerte del ciclista atropellado por el automóvil cubre la crónica diaria. Se insiste para remediarlo , en que anden por una franja especial reservada en algunos caminos, o en caso contrario, que circulen por las banquinas.- De noche debe llevar luz roja en la parte posterior, bocina y farito delantero. Pocos ciclistas hacen caso, y se los ve eligiendo el centro de las rutas, unas veces con andar zigzagueante, otras con tren lento, y la mayoría de las veces a toda marcha, contra reloj y a kilometro lanzado.”
Buenos Aires Vida Cotidiana en Década del 50 – Ernesto Goldar –Plus Ultra – 1980

Temas
Comentarios
Cánticos Populares
Pacto de Olivos

Pacto de Olivos

Para obtener de su partido la confirmación de lo acordado con Menem en Olivos, Alfonsín convocó a una convención partidaria, en Santa Rosa (La Pampa), el 04-12-93. Llegaron a ese plenario con un importante disenso interno.
Costumbres
Murgas y Comparsas

Murgas y Comparsas

Remontándonos en el tiempo, en lal Buenos Aires colonial del año 1771. El entonces gobernador español y luego virrey del Río de la Plata, Juan José de Vértiz y Salcedo, autorizó los primeros bailes de carnaval en el Teatro de la Ranchería.
Gestión Cultural
Borges para Tod@s

Borges para Tod@s

Ambos cuentos de El Aleph: Biografía de Tadeo Isidoro Cruz y La Casa de Asterión produjeron en los asistentes al taller el asombro, la intriga y la fascinación hacia ese juego literario-dialéctico que funciona perfectamente.
Fuera de Serie
Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

No es una serie para gente con estómagos sensibles. Si bien no se muestra nada manifiestamente explícito, hay pasajes en donde los detalles que emergieron en el juicio, pero cuyas imágenes jamás se revelaron, se retratan con el estilo shockeante.
Al Pie de la Letra
Tormenta Conocida

Tormenta Conocida

Finalmente, los gemidos han cesado, y la lluvia... ha caducado de atrevimiento; ese gato gris y blanco que contaba las gotas con sus ojos extraviados de curiosidad, también ha pasado a otro tema, quién sabe, tal vez más importante.
Columnistas
Más Artículos