Genéricos
Fecha de Publicación:
Birome
Fue un Invento que Revolucionó la Forma de Escribir y se Desarrolló en la Argentina
Birome

Bolígrafo, lapicera, lapicero, esferográfica, birome; todos los nombre fueron y son suyos, en el mundo de habla hispana. Según la región y la época. Birome es una palabra de resonancias extrañas, pero es el nombre propio del bolígrafo. Una marca comercial, la primera. Fue un invento que revolucionó la forma de escribir en el siglo XX y se desarrolló en la Argentina. Creación del húngaro Ladislao José Biró, radicado en nuestro país. Su inquietud habría sido concebir una lapicera más funcional que las estilográficas, también llamadas “plumas” por sus antecesoras de auténticas plumas de ganso y otras aves de buen plumaje para ésta aplicación. En la Argentina, hasta iniciada la década de 1960 en los primeros niveles de escuela primaria, era reglamentario el uso de plumas metálicas que se debían sumergir en un tintero, que la escuela instalaba en cada banco. Fue un método dificultoso, ya que la carga de tinta a veces se derramaba en el cuaderno de clase, provocando manchas y borrones. La insistencia en mantener la obligatoriedad de ese adminículo cuando ya existían otras herramientas de escritura más prolijas, obedecía a la necesidad de obtener una presunta buena caligrafía, que se lograba con el uso intensivo de la pluma metálica. En cambio, sí se autorizaba el uso de estilográficas en los grados mayores. Éstas lapiceras eran “plumas” con depósito para tinta incorporado, que si bien fueron un gran avance en relación a las plumas de sistema tradicional, sufrían la limitación de quedarse sin carga en momentos inoportunos. La invención de la estilográfica con cartuchos descartables, resolvió el problema de la recarga, pero no el de la desprolijidad accidental durante la escritura, ya que podía haber derrames. También con el uso, la pluma metálica se deterioraba, provocando pérdidas de tinta y hasta roturas del papel. El bolígrafo ya era de uso universal, pero en la escuela primaria no existía.

Biro fue periodista en su Hungría natal y ya entonces, le inquietaban las limitaciones de las plumas tradicionales. El futuro inventor observó el funcionamiento de una impresora rotativa en un taller gráfico, así se le habría ocurrido cambiar la pluma clásica por una esfera metálica minúscula, de acero u otro material, que al consumir poca tinta como una impresora de papel, tuviera un secado instantáneo, además de permitir el cambio del tanque, en los modelos más sofisticados, o descartar toda la birome cuando se agotara la tinta, en las líneas standar. Cuando el hombre arribó a la Argentina en 1940, lo hizo con su revolucionario invento. Previamente, en 1938, habría patentado su invención en Hungría y Francia. Se cuenta que en un encuentro casual en Europa, Biro como periodista se cruzó con el general Agustín P. Justo, quien se interesó en la “pluma sin pluma” con la que tomaba notas el cronista. Interesado en el invento, Justo lo habría invitado a radicarse en nuestro país. En 1940 Europa se incendiaba en la Segunda Gran Guerra, entonces Biro y familia se traslada a la Argentina y con su socio y amigo Juan Jorge Meyne, industrializa la

Birome. El 10 de junio de 1943, registran el producto con el nombre de Birome: acrónimo de Biro – Meyne. Luego, una firma estadounidense con la patente adquirida a Biro – Meyne, lanza la célebre Parker. Otro tanto sucedió con la BIC francesa.

Pero Biro no se limitó al bolígrafo. Son de su inventiva la caja de cambios automática, la boquilla antitóxica, el candado inviolable, el desodorante de bolilla, un sistema de fraccionamiento de gas, y también se le atribuye el descubrimiento del principio electromagnético que permite el funcionamiento del tren – bala. Una idea de la universalidad del uso de la birome, lo aporta una cifra: sólo en la Argentina, en 2017 se vendieron 160 millones de unidades. El 29 de setiembre en la Argentina, se conmemora el día del Inventor; en justo homenaje a Ladislao Biro.

Testimonios

“Estas son en su origen de características casi tribales, de barritas y grupos que se copian y envidian mutuamente, imponiéndose por fin las que se adecuan mejor al modelo que se tiene en cuenta con más o menos claridad.- El usar el jumper del colegio con el cinturón bien caído, pintarse los ojos con birome o gastar zapatos Pichi mientras se camina braceando, constituyen modas-para ser precisos, ondas-que se extienden rápidamente de colegio en colegio, de club en club.”
Buenos Aires Vida Cotidiana en Década del 50 – Ernesto Goldar – Plus Ultra – 1980

“As vezes sentes-te feliz
juntamente con os outros
Quando estuviste longe
e houve alguém que esteve a tua espera”

Y la traducción arriba, escrita en birome, con letras de imprenta:

“A veces te sientes feliz
juntamente con otros
Cuando estuviste lejos
y hubo alguien que estuvo a tu espera”.
Recuerdo de la Muerte – Miguel Bonasso – Planeta – 1984

“Hace un tiempo los trastornos los sufrió José María Díaz Bancalari. El titular del bloque de diputados había ido a visitar al ministro del Interior, Aníbal Fernández, y cuando se retiró se dio cuenta de que le habían robado el sobretodo. Pero no es lo único que desaparece en la Casa Rosada. Y de eso da muestra una joven funcionaria, quien – cual obediente alumna de escuela primaria – les pega prolijamente a las biromes un papelito con las iniciales – las suyas – M.B., asegurando que algunos pares, y también periodistas, se llevan los bolígrafos de souvenir.”
Diego Shurman – Página 12 – 13-10-03

“¿Esto es para que Ibarra se vaya o se quede?”, preguntó la mujer de anteojos enormes. “No, esto es sólo para iniciar el proceso y llegar a la votación en la que la gente podrá decidir”, respondió la muchacha de la mesa de Cabildo y Juramento mientras le ofrecía la birome para firmar.”
Mariano Thieberger – Clarin – El País – 13-02-05

“Ya me quiero dormir, pero sigue. «Mientras tanto, el CDLM trabaja sin pausa, no sólo en los grandes temas, sino también en los pequeños emprendimientos que joden, nos levantan el ego y nos refuerzan la hijaputez. Por ejemplo, por la resolución 99 del Banco Central, hemos conseguido que se obligue a escribir los cheques solo en tinta negra. Los cheques escritos en azul o rojo, serán rechazados. Por supuesto todas las biromes que pondremos en las sucursales bancarias, atadas con cadenita para que la gente complete las boletas y cheques, serán de color azul. Esa es sólo la primera medida implementada. Después lograremos que los cheques deban ser escritos en el idioma original del banco. Por ejemplo, quien tenga cuenta en el City, deberá hacerlo en inglés, los del BNP lo harán en francés y los del HSBC tendrán que hacerlo en mandarín. Como remate, estamos proponiendo que todos los hombres que tengan que hacer trámites bancarios deban usar corpiño.»
Clarín – 16-11-08 “Viajando con el Enemigo” Por Alejandro Borensztein

«Como me gustaba llevar todos los útiles, mis cartucheras estaban fantásticas; tenían compartimentos para todo. Hoy siento eso mismo con las carteras -se ríe-. Aparte, como yo era la que llevaba todo, nunca faltaban los pedidos. Los varones son tremendos, porque llevan una birome y una hoja; a veces ni eso. Che, ¿me prestás una hoja? Ese pedido era clásico.”
La Nación- 04-04-09 – Por Jorge Luis Fernández a Ligia Piro “Sobre una Pasión muy Útil”

“Alguna idea que sobrevoló la cabeza.- Hizo una pausa.- Sacó su pequeñísima libretita de un bolsillo del saco.- Con una maniobra de habilidoso fullero hizo aparecer entre sus dedos su minúsculo lápiz “Faber HB”. Con la boca extrajo el tapón de birome que resguardaba la mina. Escribió unos cuantos garabatos. Guardó todo y reanudo la charla”
El Pulpo o la Muerte del Tango – Luis Longhi – Editorial Abrazos – 2012

Revista La Nación – 13-12-96 – Foto – Daniel Pessah
Temas
Comentarios
La Nostalgia está de Moda
El Tren de los Recuerdos

El Tren de los Recuerdos

Me quedo con la alegría de saber que el tiempo pasado forma parte de mi propia historia, pero que jamás me hizo detener en el tiempo, lo digo, mientras escribo en la notebook que seguro será nostalgia de alguien, mañana.
Fuera de Serie
Epstein – Asquerosamente Rico

Epstein – Asquerosamente Rico

La miniserie documental no arroja datos nuevos sobre la historia de Epstein para aquellos que han seguido de cerca el caso, pero sí es una gran puerta de acceso para conocer en primera voz la magnitud de la malicia que aquel hombre supo ejercer sobre sus víctimas.
Gestión Cultural
Creatividad y Método

Creatividad y Método

El sentido común asocia la creatividad con la fantasía, la más absoluta libertad y hasta cierto desparpajo frente a las formas. Pero la verdad es que el desparpajo sin método es sólo desparpajo.
Epitafios
Pompas Fúnebres

Pompas Fúnebres

La Revista Lezama convocó a escritores argentinos a escribir un epitafio destinado a algún personaje de la vida pública nacional. La repuesta fue masiva y las disculpas también. El obstáculo no era a quien sino como.
Semblanzas
Con los Dedos en V

Con los Dedos en V

Algunas personas de más edad recordarán la “V” de victory que utilizaba el estadista inglés Winston Churchill durante la Segunda Guerra Mundial; simbolizando su fe en el triunfo final sobre sus enemigos.
Columnistas
Más Artículos