Cancionero
Fecha de Publicación:
Lunes Otra Vez
Lunes en Nuestro Pequeño Universo Mental
Lunes Otra Vez

“Lunes otra vez, sobre la ciudad
 la gente que ves vive en soledad”
Lunes otra vez- Sui Generis
(Charly García/Nito Mestre

Los seres humanos necesitamos escalas de mediciones del tiempo, precisamos establecernos en años, meses, días, horas, minutos para desarrollarnos y hacer pie sobre el mundo que nos toca; un modo de hacer un cuello de botella en el encuentro con otros en múltiples actividades, de forma común y organizada. Pero también el tiempo es ese espacio en donde reposan nuestros sueños, frustraciones, emociones y sentires.

Si hablamos de los días de la semana, los días lunes siempre han sido motivo de diferentes reflexiones, letras, poemas, etc. En líneas generales, a nadie le gusta del lunes, excepto si toca feriado. En verdad, el lunes es lunes para quien pueda sentirlo de ese modo. Para que el lunes se sienta como inicio de la semana laboral primero que nada hay que tener un trabajo; para un desocupado el lunes se convierte en un martirio ¿por dónde volver a empezar la rutina para encontrar un poco de dignidad paga?, y así podríamos hacer una infinita lista de circunstancias personales, aciertos y desaciertos que comienzan el lunes; incluso empezar una dieta, un curso o un gimnasio.

Claro que no es lo mismo un lunes de una ciudad pujante que los lunes de los pequeños pueblos, en los pueblos chicos tiempo es lo que sobra y los lunes suelen ser el respiro del reencuentro en el trabajo. En cambio, en las ciudades grandes, los lunes arrancan con ruidos de todo tipo que es difícil comparar con nada, todos suceden a la vez: motores, voces, pisadas, martillos, frenadas, chillidos, pitadas, gritos y miles de sonidos más que se le podría agregar a esta lista. Pero cuando pienso en los lunes, también recuerdo los versos de la letra de “Lunes otra vez” inmortalizada por Sui Generis  ( Charly García y Nito Mestre) “Lunes otra vez, sobre la ciudad/la gente que ves vive en soledad/siempre será igual, nunca cambiará/lunes es el día triste y gris de soledad”  Esos versos me llevaron al poema Anochece que pertenece al escritor italiano Salvatore Quasimodo , Premio Nobel de Literatura en 1959 y que dice : “Cada uno está solo sobre el corazón de la tierra/traspasado por un rayo de sol: y de pronto anochece”. Cuando releo ambas letras, las de “Lunes otra vez” y “Anochece”, no dejo de preguntarme en las mil formas estratégicas que existen y han existido para dejarnos solos y a la intemperie de los sentimientos en medio de la sociedad que nos toque transitar y si es lunes, pareciese que es aún peor.

Revertir ese estado de incipiente agonía de lunes, implicaría rever esa terrible visión humana de estar solo, enfrentando un planeta de circunstancias. Es interesante pensar que un ser humano aislado ha servido de mejor provecho de explotación; un ser que no interactúa con sus pares de algún modo se va empequeñeciendo, y paso a paso va perdiendo derechos; incluso el derecho de sentirse acompañado y pertenecer a un grupo.

Cuando pienso en los cientos de miles de personas en soledad enfrentando el pesado lunes imagino la rueda de un molino atascado, o la pinchadura de un neumático en el desierto o cualquier otra simple calamidad que envilece el día.

Pensar el lunes con una sonrisa es una utopía; la mayor parte de la población que tiene el privilegio de trabajar, no le gusta lo que hace, por lo cual, el trabajo es solo una forma de supervivencia y en ese caso da lo mismo el sentimiento que provoca un lunes que un día miércoles (solo que el lunes nos deja la frustración de los sueños no cumplidos que se pudieron haber reflotado el fin de semana, o la pesadez de la resaca que pudo existir por los excesos). En fin, la culpa no es del lunes, no es de la lluvia, no es de la nostalgia, no es de la tristeza, no es de la palabra “lunes”, que quizá paradójicamente sirve, para el encuentro en el rechazo colectivo al tal mentado día.

El mejor ejercicio mental que se me ocurre pensar es que el tiempo no existe, lo único que importa es hacia dónde dirigimos la brújula de los deseos y sentimientos, con quiénes y dónde nos gustaría estar, en qué rol o no,  y en todo caso, si todo es irreversible y no tengo ilusiones para desenrollar en la semana, será tiempo de empezar a hilvanar un pedazo de realidad distinta, con otros que amen la posibilidad de soñar un tiempo sin ruidos mentales que entorpezca escucharnos a nosotros mismos. Siempre es tiempo de cantarle a la vida mientras respiramos, aun sabiendo que somos una necrológica latente, existe la posibilidad de hacer algo más que odiar el día lunes.

 “El lunes es cuando tomo mi guitarra
 para que cante por los que ya no cantan”
Horacio Guaraní

Lunes – Tango

Un catedrático escarba su bolsillo
pa’ ver si un níquel le alcanza pa’ un completo…
Ayer -¡qué dulce!-, la fija del potrillo;
hoy -¡qué vinagre!-, rompiendo los boletos…

El almanaque nos bate que es lunes,
que se ha acabado la vida bacana,
que viene al humo una nueva semana
con su mistongo programa escorchador.

Rumbeando pa’l taller
va Josefina,
que en la milonga, ayer,
la iba de fina.
La reina del salón
ayer se oyó llamar…
Del trono se bajó
pa’ir a trabajar…
El lungo Pantaleón
ata la chata
de traje fulerón
y en alpargata.
Ayer en el Paddock
jugaba diez y diez…
Hoy va a cargar
carbón al Dique 3.

Piantó el domingo del placer,
bailongo, póker y champán
Hasta el más seco pudo ser
por diez minutos un bacán.
El triste lunes se asomó,
mi sueño al diablo fue a parar,
la redoblona se cortó
y pa’l laburo hay que rumbear.

Pero, ¿qué importa que en este monte criollo
hoy muestre un lunes en puerta el almanaque?
Si en esa carta caímos en el hoyo,
ya ha de venir un domingo que nos saque.
No hay mal, muchachos, que dure cien años
y ligaremos también un bizcocho…
A lo mejor acertamos las ocho
¡y quién te ataja ese día, corazón!

En el antiguo tango sin canto “Lunes 13”, de José Luis Padula.-
Francisco García Jiménez lo retituló “Lunes” y le puso letra en el año 1939

El progreso económico y social acaecido después de la crisis del 30, permitió a los porteños disponer de un tiempo libre que era aprovechado de la más diversas maneras: el café, “los burros”, el dancing, el futbol, el cine y el cabaret, que junto a los inocentes pic-nics y paseos familiares el fin de semana de la recién nacida clase media porteña.

Decía Leopoldo Marechal: “…Desde todos los barrios, apretujada en el interior de cien tranvías orquestales, una multitud gritona y sonriente viaja rumbo a la noche, acariciando los más audaces devaneos.- La noche está en la calle Corrientes (…), la calle los espera con sus teatros y cines abiertos, con sus cafés rutilantes, con el vértigo de sus luces y sonidos”.

Otros jóvenes se alienaban en la calle Florida, luciendo su único y bien cuidado traje dominguero, camisa almidonada, zapatos muy lustrosos y cabellos peinado a la gomina, para ver desfilar y piropear a las bellas mujeres porteñas.-

Pero todos ellos invariablemente debían retomar el lunes, la prosaica tarea de ganar el “puchero diario y muchos con la esperanza de que el próximo domingo una fila jugada a las patas de un tango roncador ‘lo salve para siempre‘… ”

Letras de Tangos Selección (1897-1981)- José Gobello- 1997- “Lunes”

Lunes Otra Vez

Lunes otra vez, sobre la ciudad
La gente que ves vive en soledad.
Sobre el bosque gris veo morir al sol
Que mañana sobre la avenida nacerá.

Calles sin color vestidas de gris,
Desde mi ventana veo el verde tapiz
De una plaza que mañana morirá,
y muerto el verde sólo hierro crecerá.

Viejas en la esquina mendigan su pan
En las oficinas muerte en sociedad
Todos ciegos hoy sin saber mirar
La espantosa risa de la pálida ciudad.

Lunes otra vez, sobre la ciudad
La gente que ves vive en soledad
Siempre será igual, nunca cambiará
Lunes es el día triste y gris de soledad.

Sui Generis 1973 – Confesiones de Invierno

Poema del Lunes

Amigo, hoy te invito a que bebamos por el lunes
Solo el lunes, nos queda compañero
El lunes es cuando tomo mi guitarra
Para que cante por los que ya no cantan
Para que cante por el hermano herido
Para que cante gratis si hace falta
El lunes camarada no te olvides
Abrid todas las jaulas, soltad los pájaros
Que se oiga libre tu guitarra el lunes
Sin patrón, sin horarios ni candados

El lunes de aquel que llora, ríe o gime
Para que nunca se duerma el soberano
Lunes eterno, lunes Aníbal Troilo
Lunes del Chúcaro, de Falú, mi hermano

El lunes compañero yo te invito
A desabrochar la casaca del tablado
Tirarla en un rincón, andar las calles
Ahogar en vino las rosas del pecado
El lunes del artista y el bohemio
Cuando anda suelto el payaso por las calles
Ese payaso que todas las semanas
Se muere en vida para que arda tu sangre

Yo te invito a beber, alza tu vaso
Por los lunes de todas las Merellos,
Por los lunes tristes de Yupanqui
Lunes Astor Piazzolla o Chalchaleros.

Y te saludo lunes camarada
Porque el hacer amigos es mi oficio
Es hermosa la frente que sustentas
Los lunes de festival a beneficio

Me siento lunes como tú, mi hermano
Yo siempre he sido un lunes sin descanso.

Compositores: Eraclio Catalino Rodriguez / Alberto Rolando Oviedo
LP – Ídolo del Pueblo – 1971

Temas
Comentarios
Frases y Expresiones
Caza de Brujas

Caza de Brujas

La experiencia histórica enseña que la caza de brujas es tan antigua como el concepto de brujería, considerando tal identidad como opción al poder establecido, religioso o temporal...
Columna
El Control de la Inquisición Sobre la Mujer

El Control de la Inquisición Sobre la Mujer

El manual represivo para la “caza de brujas” (esto es literal) fue el “Malleus Maleficarum” o Martillo de las brujas, que es una obra de notable carácter misógino de 1486 escrita por dos sacerdotes dominicos llamados Heinrich Institoris y Jacobus Sprenger y que es el...
Identidad Urbana
El Porteño – 2 de 2

El Porteño – 2 de 2

Globalización mediante, una nueva generación de nacidos “dentro de la General Paz” disfruta de los “delivery”, “gims”, el “tattoo”, el “piercing”, el “pogo”, los celulares, PlayStation y otros ingenios del siglo XXI.
Costumbres
El Pancho (y la Coca)

El Pancho (y la Coca)

Existen otros bocados que no alcanzan la categoría de “comidas” pero se le parecen, como las hamburguesas o “patys” a secas y el folclórico chorizo; devenido en el argentinísimo choripán. Otro que llegó alguna vez y se quedó entre nosotros, es el pancho.
Gestión Cultural
¿Hacer Cultura? ¿Para qué?

¿Hacer Cultura? ¿Para qué?

La mayoría de las personas hace cultura de un modo inconsciente y en el acto mismo del vivir cotidiano; otras de un modo deliberado, con objetivos precisos. Entre unas y otras todas las graduaciones son posibles para este hacer cotidiano...
Columnistas
Más Artículos