Al Pie de la Letra
Fecha de Publicación:
Psicoanálisis Terracero
Relato de Pablo Diringuer desde el techo de la vida, esa terraza inexistente
Psicoanálisis Terracero

Recuerdos de padres y hermanos multifurcados de experiencias sucedidas en años y esos inefables almanaques oxidados, casi marrones, petrificados de antigüedad que todavía condensan imágenes cómplices de mi generación. ¿Qué hubiera sido si…?

Psicoanálisis Terracero
¿Qué será eso de quedarse disperso en la mirada mientras los pájaros chillan al pasar y las hojas otoñales deslizan sobre esos invisibles toboganes hacia ningún arenero?

Gabanes al descubierto terrenal unos pares de metros sobre el llano gastador de gomosas suelas, pero la mente, esa mente brillosa y, al mismo tiempo, patinadora del recuerdo inmediato y su «por venir» inminente de oportunidades que se quedan perplejas hasta ese… sarpullido picante que… no aguanta ese insoportable ninguneo de actitudes inocuas… ¿A quién echar culpas o, la simple responsabilidad de esas manos mentales a punto de refrescar el cargo mientras el chorro acuoso desperdicia momentos cargosos de finales acaso felices?

Nada importa sobre esa terraza aplastada de mediodía y la soledad ruidosa de murmullos inexistentes, lubrican mis ojos bien abiertos en el medio del túnel pensativo y ni siquiera ese viento empujado por bocotas tiempistas y otoñales, deja de lubricar mi brillo ojal el cual se empecina una vez más en simplemente presionar su automaticidad viajera.

Recuerdos de padres y hermanos multifurcados de experiencias sucedidas en años y esos inefables almanaques oxidados, casi marrones, petrificados de antigüedad que todavía condensan imágenes cómplices de mi generación. ¿Qué hubiera sido si…? ¿Qué fue lo que pasó con ese vecino que…? ¿Cómo fue que el colegio de monjas estuvo sospechado de actividades sexuales? ¿Y ese intendente de Morón que era periodista de la televisión y le encontraron millones de dólares en el plackard de su casa? ¿Y esa chica… que no me acuerdo cómo se llamaba, esa que vivía a tres cuadras de la avenida Sarmiento que se murió por una operación ilegal?…

Ya ni me fumo un simple cigarrillo en la terraza, es más, hasta no suelo comprar esos de marquilla roja y blanca y el kiosquero que frecuentaba día por medio, ya pasó a valores eternos sin tumba ni flores.

Día lunes del otoñal agosto 2023 y sólo me acompañan sobre el cementero terracero lleno de baldosas sedientas de humedad que chupan esporádicamente macetas contadas abejas, coladas mariposas, y algunos caparazones anaranjados y lunares negros de esas vaquitas de San Antonio que –dicho sea de paso- desplumábamos alas trasparentes de osadía infantil años “ha” y que, de justificar actitudes equilibristas de ecología, deben extrañar esos alegres jardines castelarenses de juventud actual casi momificada.

Ciudad Autónoma de Buenos Aires y esta insolente denominación a través de las décadas que nos vio transitar no solamente una simple terraza acurrucada de macetas, hibernadoras arenas, cales y cementos, sino también, esas pulpas y óseos que nos hubieron de sintetizar para terminar germinando pensamientos condensados en la “prisión de carne y huesos” que tanto diagnosticó el querido Moris en la década del ’70.

El infinito y ese más allá que me importa esos cinco minutos resplandecientes de existencia mientras los calzones terminan de secarse abrochados sobre el silencio sepulcral de la terraza; día lunes en el cuesta arriba de los por qué estamos los gastadores energéticos durante esas horas plasmadas de realidad urbanística en la obsecuente “meritocracia” del pedorro portavoz del que todavía tiene la manija de la compuerta expendedora gasífera que nos sigue intoxicando desde la primera luz del día que nos vio nacer.

De Pablo Diringuer

Temas
Comentarios
Al Pie de la Letra
Beso Siglo XXI

Beso Siglo XXI

Ella habla de cosas que sé y otras que no… y… no me interesan en absoluto… de a ratos tenemos ganas de besarnos y sus labios se acercan a los míos y su bola de piercing brilla al son de esa única luz tenue del habitáculo que nos condensa… Beso Siglo XXIEl beso.
Personajes
Hugo del Carril: Una Película que No Fue

Hugo del Carril: Una Película que No Fue

En 1983, Hugo volvió a escena, como es sabido. Y con la prudencia de siempre- prudencia y seriedad con dotes delcarrialianas- habló en más de una ocasión del gran proyecto: Anthony Quinn haría de Perón y Jean Fonda de Evita.
Gestión Cultural
El Desarrollo del Arte Popular

El Desarrollo del Arte Popular

Inducir a los artistas populares a que se limiten a realizar fieles remedos de las creaciones de sus antepasados es ahondar su dependencia y pretender abolir su creatividad, la que marcha siempre hacia nuevas formas a partir de las anteriores.
- Central -
Los Restos de la Identidad

Los Restos de la Identidad

“En los 60 aparecieron en la Argentina montones de cantantes en ingles que cantaban por fonética porque no sabían inglés, y cantaban para un público que de todos modos tampoco entendía inglés. Y eso hasta parecía normal”.
Al Pie de la Letra
Quiero Verte

Quiero Verte

Cuando el sol y la luna se miraron por primera vez, en tiempos en que el mundo aún no existía, se enamoraron y comenzaron a vivir un gran amor. Cuando Dios decidió crear al mundo, decidió que el sol iluminaría el día y que la luna iluminaría la noche.
Columnistas
Más Artículos