Cancionero
Fecha de Publicación:
Marcha de la Bronca
Bronca con los dos dedos en V / Bronca que también es esperanza /Marcha de la bronca y de la fe... - 1970
Marcha de la Bronca

Se puede componer una crónica de la bronca a partir de todos los significados que esta palabra fue acumulado a lo largo del tiempo. Comenzando por los leñadores de la antigua Roma, para quienes bruncus era un trozo de rama mal cortado, capaz de lastimar con facilidad. Mas adelante y en forma y en forma figurada se llamó así a la persona de dientes salidos y desparejos que parece siempre  a punto de morder. La palabra paso al español como bronca y, por analogía con la rugosidad de la corteza, se aplicó a las voces ásperas. Todas estas connotaciones agresivas de raspar , morder y punzar, contribuyeron a darle una bronca su sentido actual de enojo muy grande. Es el que recogen en sus letras gran número de tangos que unen el rencor con el despecho.- “Lo que más bronca me da es haber sido tan gil…”, se lamenta Discepolín en “Chorra”.- Y en “El ciruja”, el protagonista es alguien que vuelve resentido al barrio, “como con bronca y junando”.- A pesar de su apariencia lunfarda, se trata de un término castizo registrado por la Academia. Los españoles hablan de “armar o buscar bronca”.- Aquí uno está en bronca, la junta, la tira, la larga, se la agarra. O bien se embronca. Un tema con variaciones sobre el mal humor.
Tres Mil  Historias- 1999 – Héctor Zimmerman

Marcha de la Bronca

Bronca cuando ríen satisfechos
Al haber comprado sus derechos
Bronca cuando se hacen moralistas
Y entran a correr a los artistas.

Bronca cuando a plena luz del día
Sacan a pasear su hipocresía
Bronca de la brava, de la mía
Bronca que se puede recitar.

Para los que toman lo que es nuestro
Con el guante de disimular
Para el que maneja los piolines
De la marioneta general


Para el que ha marcado las barajas
Y recibe siempre la mejor
Con el as de espadas nos domina
Y con el de bastos entra a dar y dar y dar


¡Marcha!, un, dos…


No puedo ver
Tanta mentira organizada
Sin responder con voz ronca

Mi bronca
Mi bronca

Bronca porque matan con descaro
Pero nunca nada queda claro
Bronca porque roba el asaltante
Pero también roba el gobernante

Bronca porque está prohibido todo
Hasta lo que haré de cualquier modo
Bronca porque no se paga fianza
Si nos encarcelan la esperanza…

Bronca, bronca, bronca…

Los que mandan tienen este mundo
Repodrido y dividido en dos
Culpa de su afán de conquistarse
Por la fuerza o por la explotación.

Bronca pues entonces cuando quieren
Que me corte el pelo sin razón
Es mejor tener el pelo libre
Que la libertad con fijador…

¡Marcha!, un, dos…

No puedo ver
Tanto desastre organizado
Sin responder con voz ronca

Mi bronca
Mi bronca

Bronca sin fusiles y sin bombas
Bronca con los dos dedos en V
Bronca que también es esperanza
Marcha de la bronca y de la fe…

Fuente: Musixmatch
Compositores: M. Cantilo / J. Dirietz
Publicada: 1970

Temas
Comentarios
Historietas
Hugo Pratt

Hugo Pratt

Junto a sus amigos e invitados por el editor César Civita de Abril, comienza a trabajar en la entonces poderosa industria editorial argentina. Un año después conoce a Héctor Oesterheld, colabora en Misterix y en Editorial Columba.
La Nostalgia está de Moda
El Aljibe

El Aljibe

Sin embargo, ha habido crónicas tétricas relacionadas con asesinatos y o robos donde la víctima o el motín o las pruebas habían sido arrojadas a esos depósitos.
Costumbres
El Billar

El Billar

A pesar del repliegue del billar como juego destacado en la cultura urbana, en nuestro país todavía cuenta con numerosos cultores, como lo prueba la existencia de la Federación Argentina de Aficionados al Billar.
Hacete la Película
El Misterio de Soho

El Misterio de Soho

Una lectura superficial del film (que es por completo válida) puede ser que El misterio de Soho es una narración de suspenso, sobre un crimen del pasado no resuelto y los problemas que la protagonista encara para poder encontrar paz en ambas líneas temporales.
Ya fué
Renault Gordini

Renault Gordini

“No sé qué rara tristeza aparece cuando uno vende su querido Renault Gordini. Es que hay recuerdos. Esas amables excursiones donde lo cargábamos de cosas y nos íbamos muy cómoda y suavemente a disfrutarlo.
Columnistas
Más Artículos