Notas al Margen
Fecha de Publicación:
Fenia Chertkoff de Repetto: Mujer – Historia y Política
Fenia Chertkoff de Repetto, representa al Centro Socialista Femenino
Fenia  Chertkoff  de Repetto: Mujer – Historia y Política

5TO. CONGRESO ORDINARIO DE LOS SOCIALISTAS ARGENTINOS – DIAS 8 Y 9 DE JULIO DE 1903 –  POR PRIMERA VEZ UNA MUJER PARTICIPA COMO DELEGADA,  EN LAS DELIBERACIONES FORMALES DE UN PARTIDO POLÍTICO.

BUENOS  AIRES  1903: MUJER, HISTORIA Y POLITICA. Fenia  Chertkoff  de Repetto,  representa  al  Centro Socialista Femenino  en  el  Quinto Congreso Ordinario del Partido Socialista.

A Modo de Presentación
En el desarrollo histórico del socialismo  argentino está desde los inicios la presencia femenina. La actividad gremial y política  encontró  siempre  a las mujeres  socialistas  en  primera línea.  Las  formas  organizativas y la metodología  de  trabajo  se diversificaban al extremo: sindicatos, bibliotecas, organizaciones  de profesionales, escuelas populares, centros infantiles, cooperativas,  periodismo, conjuntos teatrales o filodramáticos como se los  llamaba. 

La  mujer socialista participó  en la tribuna, en  el taller, en la calle, en el gabinete.  Los nombres de Gabriela Laperriere de Coni, Sara Justo, Carolina Muzzilli, Raquel Messina, Alicia Moreau, Justa Burgos de Meyer, Juana Maria Beggino, Leonilda Barrancos, las hermanas Fenia, Mariana y Adela Chertkoff, son entre tantos otros, demostrativos de esa participación, que incluyó también la actividad política orgánica. El trabajo de partido. En esta oportunidad se intenta  rememorar un hecho significativo: la participación  por  primera vez de una mujer  en las deliberaciones de un partido político.

El 5to. Congreso del Partido Socialista
Los días 8 y 9 de julio de 1903, se reunía en  Buenos Aires  el  Quinto Congreso del Partido Socialista. Lo  hacía  en  el salón del Club Vorwarts; allí se iban a encontrar los 49 delegados que  representaban a treinta agrupaciones. Las sesiones serían presididas por Enrique  Dickmann,  Francisco Cúneo y Juan B. Justo  y  se  hallaron presentes  tres enviados del Partido Socialista del  Uruguay: Ramón Gesto, Juan B. Fontán y José Capelán.

No iba a ser un Congreso más. Entre los 49  delegados se  hallaba  presente una mujer. Se trataba de  Fenia  Chertkoff  que representaba al Centro Socialista Femenino. Esta agrupación fundada el 19 de abril de 1902 se había propuesto «difundir entre las trabajadoras  y  en  los hogares obreros,  las verdades  del  socialismo  y despertar  la conciencia de la obrera argentina, propendiendo  a  la realización  gremial de la misma y al mejoramiento de  su  situación intelectual, moral y social». En  la  fundación  del  Centro  Socialista  Femenino, además de Fenia Chertkoff, habían participado sus hermanas Adela y Mariana (primera esposa del Dr. Juan B. Justo),   Raquel Messina y Teresa Mauli, entre otras.  Rápidamente  la  propuesta del Centro se puso en práctica: una  huelga  de obreras  tejedoras  desatada  poco después de su  creación,  fue  el bautismo de fuego. Con el tiempo y luego de la formación en 1903  de la  Unión Gremial Femenina, el Centro iba a circunscribir su  acción «a todas aquellas cuestiones sociales que afectan a la mujer bajo el punto de vista jurídico y moral».  El divorcio, los derechos civiles y políticos, estaban en primer lugar. 

La  sola  enumeración  de los temas  tratados  en  ese 5to. Congreso y las resoluciones sobre ellos tomados,  dan idea de lo denso y problemático que resultaba, en la práctica, la construcción de un partido que aspiraba a una profunda transformación, en una sociedad contradictoria, vacilante y autoritaria. La cuestión religiosa, el militarismo, la  inmigración, el  problema del alcoholismo, la ley de residencia,  las  sociedades sindicales,  los  extranjeros en el partido, serían los ejes  de  un debate siempre renovado. Recordemos que en 1902 se había sancionado la ley de residencia y el 1 de enero de 1903 el diario “La Prensa” publicaba la nómina completa de los 60 primeros militantes obreros (anarquistas y socialistas).

El Informe de Fenia Chertkoff
Una vez finalizado el Congreso, la  delegada  del Centro Socialista Femenino,   se preocupó en  hacer  conocer aspectos  de  su participación. Lo  hizo a través de  una  Carta Abierta que fue publicada en la  revista Nosotras (año 1, nro. 36 del 25 de julio de 1903) que por entonces se publicaba en la ciudad de La  Plata, con  la dirección de Maria Abella de Ramirez (1863-1926) y que tenía como subdirectora a otra importante militante feminista de esos años, Justa Burgos de Meyer, educadora y escritora nacida precisamente en La Plata. En las páginas de Nosotras, Fenia Chertkoff dejaría expresa constancia de la emoción y de la responsabilidad  vivida en la oportunidad, de la que tiene plena conciencia:

«Al  encontrarme  por primera vez en un Congreso  Socialista  y mientras se verificaban los poderes, he pensado que era un acontecimiento para nuestro país la presencia de una mujer en un acto  semejante,  y  que  el Partido Socialista es el único  entre  todos  los partidos que ha acordado la igualdad completa de los sexos: la mujer puede ser delegada a los congresos, puede formar parte de sus  comisiones,  tiene  voz  y voto, es decir que deja de  ser  una  infeliz irresponsable de su palabra y de su acción.”

Fenia Chertkoff está convencida, y así lo manifiesta en la Carta Abierta,  que la «emancipación definitiva se realizara con el triunfo de nuestras aspiraciones, con el triunfo del Socialismo que suprimirá las clases sociales». Pero ese pensamiento y convencimiento, no le impide igualmente preguntarse,  si no tendría razón Federico Engels cuando decía que «en la familia  actual  el hombre es el burgués y la mujer es el proletario«.

Recuerda Fenia,  la campanilla de la presidencia, que con su sonido ordenador interrumpiera su  ensoñación. Había mirado entonces a su alrededor observando emocionada «a aquellos congresales, cuya mayoría estaba constituida por obreros  y que trataban asuntos de vital importancia para el progreso del país. Aspiraciones  humanas,  ideas amplias, reformas  benéficas  para  la prosperidad de todas las clases sociales, deseos de verdadera igualdad, libertad y fraternidad caracterizaban al Congreso».

Fenia Chertkoff se refiere luego a las proposiciones que atañen a  la mujer y que fueron presentadas al Congreso por el Centro Socialista Femenino a través suyo. El primer punto que remarca está referido a la instrucción pública.  Se pide  que  esta aspiración: laica, gratuita y  obligatoria,  no  sea simplemente letra muerta. Señala entonces en su informe:

«Queremos una enseñanza verdaderamente gratuita, es decir,  que el  gobierno  provea de libros y ropa a los niños  de  las  familias pobres  que frecuentan la escuela. No siendo la enseñanza  gratuita, resulta que la miseria y la pobreza empujan a miles de niños descalzos y sin libros a la calle, donde hacen educación en vez de hacerla en las escuelas.»

Otra preocupación de la representante del  Centro  Socialista Femeninotiene que ver con la  reglamentación del trabajo industrial de la mujer y  el niño. Recuerda el informe,  que esta reglamentación comprendía la mayor parte de las reivindicaciones que figuraban en el proyecto elaborado por  Gabriela Laperriere de Coni (1866-1907) que en 1902 había presentado una propuesta para terminar con la escandalosa explotación a que eran sometidos estos trabajadores.

Los puntos concretos que la delegada del Centro Socialista Femenino propone incorporar a las resoluciones del Quinto Congreso son unánimemente aceptados y comprenden los siguientes aspectos:

a) Prohibición del trabajo a los niños menores de 14 años;
b) Prohibición  del trabajo de las mujeres que  hagan  peligrar  su salud y moralidad;
c) Jornada máxima de 6 horas para las mujeres de 14 a 18 años;
d) Jornada máxima de 8 horas para los adultos de ambos sexos;
e)  Prohibición del trabajo nocturno para aquellas industrias en  que no es absolutamente necesario;
f) Abolición del trabajo a destajo;
g)  Reglamentación  higiénica del trabajo de las mujeres  y  de  los niños;
h) Adopción de todas las medidas necesarias para prevenir los  accidentes y enfermedades del trabajo;
i)  Descanso semanal de 36 horas seguidas;
j)  Al alcanzar el octavo mes de embarazo, la obrera se retirará y no volverá al taller sino seis semanas después de haber dado a luz;
k)  Creación de la sala-cuna para que las madres puedan amamantar  a sus hijos;
l)  Supresión de las multas. [Se refiere a las sanciones  pecuniarias que se aplicaban a las rabajadoras ante la mínima falta cometida, a juicio exclusivo del empleador].

La  representante femenina iba a hacer  especial hincapié  en las  condiciones  en  que se realiza en Buenos Aires  el  trabajo  a domicilio  y  el del servicio doméstico. A estos postergados sectores no llegan ni siquiera las tibias disposiciones protectoras que formalmente se deben aplicar en los lugares de trabajo. En este punto,  dice  Fenia Chertkoff, «hemos encontrado necesario levantar la voz (…), pensando  que si triste es la situación de las obreras en las  fábricas  y talleres que están obligados a aplicar ciertas reglas de higiene,  a limitar la jornada de trabajo, a dar a las asalariadas horas para la comida,  mucho más triste es la situación de las costureras,  modistas,  bordadoras, etc., que trabajan, en el secreto  del  domicilio, transformado  en  pequeño taller oculto, (donde)  todas  esas  leyes protectoras  de la salud, de la vida, del salario mismo del  obrero, quedan sin efecto.» 

Hay,  además,  un reclamo que no podía estar  ausente del Congreso: «la  emancipación  de  la mujer en cuanto a su  persona  y  sus bienes.  Y  para conseguir la igualdad civil para  ambos  sexos,  es necesario  reformar  el  Código Civil, pero a  que  revolucionar  el Código  Civil en provecho de las mujeres y darles esos derechos,  si para conservarlos no están armadas del voto, si no tienen el  sufragio   político?  Por  eso  hemos  pedido  los  derechos  civiles   y políticos».

En el detallado informe que escribe Fenia Chertkoff escribe para la revista Nosotras, hará expresa mención  a  tres  proposiciones votadas en el Congreso,  referidas  a  la mujer y que han sido presentadas por agrupaciones masculinas:

1.  Igualdad  civil de los hijos legítimos  e  ilegítimos.  Es decir,  que los hijos de los matrimonios que no han cumplido con  la fórmula corriente del registro civil, no se encuentren en inferioridad de condiciones sociales y civiles.
2. Investigación de la paternidad.
3. Ley de divorcio absoluto.

Una Reflexiva Conclusión
Son interesantes las conclusiones a que arriba Chertkoff cuando finaliza su Informe: «…pienso  que  no son las obreras las únicas mujeres  a  cuyo favor los socialistas hacen la propaganda. Nos dirigimos a todas las mujeres,  porque pensamos  que las mujeres de todas las  clases,  si reconocen  los verdaderos intereses de su sexo debieran  de  hacerse socialistas. Solo el Partido Socialista, y a menudo contra todos los partidos, ha defendido las necesidades feministas, aún aquellas  que en el actual estado de la sociedad pueden interesar principalmente a las  mujeres de la alta sociedad. (Separación de bienes,  divorcio). De  modo que sólo el Partido Socialista se preocupa de asignar a  la mujer el verdadero sitio que debe ocupar en la sociedad.»

Son palabras realistas y sinceras; no duda en reconocer que en primera instancia serían las mujeres de la burguesía las beneficiarias directas de las modificaciones reclamadas. En ese sentido, estaba realizando implícitamente un oportuno análisis de la sociedad de su tiempo, el alcance inmediato de determinadas posiciones reivindicativas y las limitaciones que deberían ir superándose  en un futuro, al que seguramente pensaba mejor. No era un comentario banal, ni ingenuo. Seguramente había una apuesta. Debían  pasar 23 años más para que se sancionara la reforma al Código Civil; ello ocurrió en septiembre de 1926, al votarse favorablemente un proyecto del diputado socialista Mario Bravo, que significó la emancipación civil de las mujeres y  La reforma electoral sería un prejuicio mucho más difícil de desarraigar. El sufragio femenino en el orden nacional sería ejercido plenamente recién en las elecciones de 1951.

La Protagonista:
Fenía Chertkoff, había nacido en Rusia el 7 de octubre de 1869 y realizado estudios de maestra en la ciudad de Odessa. Muy joven todavía contrajo matrimonio con el poeta Gabriel Gucovsky.

Como consecuencia de su militancia socialista, ambos fueron perseguidos por la policía zarista, siendo Gabriel deportado a Siberia, y se supone falleció allí, puesto que se carecen de noticias posteriormente. Fenia Chertkoff, junto con su hija Victoria, pudo llegar como refugiada a Suiza y posteriormente a Francia, donde se relaciona con centros obreros e intelectuales.

  En 1894 la familia Chertkoff llega a la República Argentina y se traslada a la «Colonia Clara» (Entre Ríos) donde se radica. Allí se puso en evidencia el impulso y la iniciativa de Fenia: organizó muy pronto una biblioteca y promovió la enseñanza de idiomas, oficiando de traductora entre los colonos y las autoridades argentinas. En 1897 Fenia regresa a Europa para realizar nuevos estudios en Francia, en la Universidad de la Sorbona, y en Suiza,   perfeccionándose en educación infantil en la Universidad de Lausana.

Nuevamente en la Argentina, se instala en Buenos Aires e introduce entonces el método froebeliano, es decir pone en práctica sus conocimientos pedagógicos y de psicología infantil. Se relaciona con militantes socialistas y cooperativistas, que con el liderazgo de Juan  B. Justo, organizaban la actividad política, gremial y cultural del Partido Socialista.

En 1901 se casa con Nicolás Repetto y comienza una intensa militancia política y social, que sólo concluye con su muerte, ocurrida en Buenos Aires, el 31 de mayo de 1928. Además del Centro Socialista Femenino, Fenia Chertkoff alentó y fundó la Unión Gremial Femenina y la Asociación de Bibliotecas y Recreos Infantiles. También contribuyó (junto a la maestra Pascuala Cueto),  a la creación y funcionamiento de la Escuela Popular Laica de Morón, desempeñándose como maestra de dibujo.  Increíblemente, o quizás debido a ello, tuvo tiempo  para dedicarse a la música, la pintura y la escultura.

Fuentes:
Myriam Escliar. Mujeres. En la literatura y la vida judeoargentina. Buenos Aires, Mila, 1996.Lily Sosa de Newton. Diccionario Biográfico de Mujeres Argentinas, Buenos Aires, Plus Ultra, 1986.Carlos José Rocca. Juan B. Justo y su entorno. La Plata, Editorial Universitaria de La Plata, 1998.Carlos A. Suárez. Pascuala Cueto: maestra. En, “Revista de Historia Bonaerense”, añoIV, número13, 1997.

Carlos A. Suarez – 2021

Temas
Comentarios
Cánticos Populares
Pacto de Olivos

Pacto de Olivos

Para obtener de su partido la confirmación de lo acordado con Menem en Olivos, Alfonsín convocó a una convención partidaria, en Santa Rosa (La Pampa), el 04-12-93. Llegaron a ese plenario con un importante disenso interno.
Costumbres
Murgas y Comparsas

Murgas y Comparsas

Remontándonos en el tiempo, en lal Buenos Aires colonial del año 1771. El entonces gobernador español y luego virrey del Río de la Plata, Juan José de Vértiz y Salcedo, autorizó los primeros bailes de carnaval en el Teatro de la Ranchería.
Gestión Cultural
Borges para Tod@s

Borges para Tod@s

Ambos cuentos de El Aleph: Biografía de Tadeo Isidoro Cruz y La Casa de Asterión produjeron en los asistentes al taller el asombro, la intriga y la fascinación hacia ese juego literario-dialéctico que funciona perfectamente.
Fuera de Serie
Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

No es una serie para gente con estómagos sensibles. Si bien no se muestra nada manifiestamente explícito, hay pasajes en donde los detalles que emergieron en el juicio, pero cuyas imágenes jamás se revelaron, se retratan con el estilo shockeante.
Al Pie de la Letra
Tormenta Conocida

Tormenta Conocida

Finalmente, los gemidos han cesado, y la lluvia... ha caducado de atrevimiento; ese gato gris y blanco que contaba las gotas con sus ojos extraviados de curiosidad, también ha pasado a otro tema, quién sabe, tal vez más importante.
Columnistas
Más Artículos