Lunfardo
Fecha de Publicación:
Cafiso
Cafishio: Proxeneta. Explotador de Mujeres. Dueño o Administrador de un Prostíbulo
Cafiso

Cafiolo: Lunf. Proxeneta. Hombre arreglado con esmero.
Cafishiar: Lunf.  Vivir a expensas de otro, conseguir lo que se desea sin pagar por ello.
Cafishio o Cafisho:  Lunf.Proxeneta.
Caften: Lunf. Explotador de mujeres. Dueño o administrador de un prostíbulo.

El folclore nacido en las casa de tolerancia admitía desde la institución de la “madama”, casi siempre una prostituta retirada y previsora, cuyos ahorros le habían pedido escalar las categorías de la profesión, hasta el “cafisho”, una variante de “guapo” convertido en beneficiario y protector de la pupila.- Y entre ellos, también, los músicos que alegraban estos establecidos, cuyos temas no podrían sino referirse a lo que veían y oían en ellos.-

Uno de los tangos más antiguos (1888).- Dame la lata oculta bajo este inofensivo nombre uno de los mecanismos habituales de las casas de tolerancia: la ficha de lata que se daba a los clientes, previo pago, y que después era entregado a la prostituta como prueba de haber oblado sus servicios.- Generalmente era el “cafisho” el que recibiría la lata, por eso dice el tango:

“…canfinfla, ándate al tambo/ que allá te espera la mina…/
¡Qué vida, más arrastrada/ la del pobre canfinflero!/ el lunes
cobra las latas/ y el martes anda fulero…”

El “tambo” era uno de los muchos nombres de las casas de prostitución, como lo eran “quecos”, “quilombos”, “pesebres” o simplemente “casas” o “casitas”.-
Letras de Tangos Selección (1897-1981)- José Gobello- 1997- “El Cafiso”

Cafarnún:  Caften / Caficio / Canfinflero / Cafife / Cafifero
Cafiola: Canfinflero
Cafiola: (tirar la) también «vestir a la cafiola»- Tirar la cafiola es explotar a una o varias prostitutas.
Vestir a la Cafiola:  vestir bien. Antes se decía cafishio al elegante
Cafiolo: Canfinflero / Cafiulin / – Cafirulo Explotador de mujeres, rufián /Cafishio / Cafisar / Cafisear / Cafushear  /Cafisho  / Cafisio /Canfinflero
Caften: Leng. de la vida airada. Proxeneta, rufián

El protagonista, Augusto Remo Erdosain, desesperado ante la falta de dinero y perspectivas se une a una sociedad secreta que pretende trocar el orden social imperante a través de una cruel y terrible revolución social ideada por El Astrólogo. Tal revuelta sería financiada por una red de burdeles distribuidos por toda la Argentina bajo la administración del Rufián Melancólico. Haffner, el rufián melancólico: es quien asesora al Astrólogo para montar un prostíbulo.
Los Siete Locos – Novela de Roberto Arlt – 1929

«La policía encanó a ocho caftens».
Félix Lima – Con Los Nueve  

«Las consideraciones anteriores, claro está, se refieren a la prostituta que llamaremos criolla, por oposición a la ‘importada’, que, cuando no es ya una mujer veterana en las prácticas del oficio, viene en calidad de ‘esclava blanca’, sometida a la potestad inflexible del caften o mercader de carne blanca».
Eusevio Gómez – La Mala Vida

Probablemente proceda de kaftan, voz turca de origen persa, que designa una vestidura masculina, muy amplia y de mangas muy largas. El kaftan fue usado no sólo por los musulmanes, sino también por los campesinos rusos y polacos. Seguramente las prostitutas polacas importadas a la Argentina dieron esa denominación a sus rufianes. Tal vez deba buscarse la influencia de caften en la voz cafarnum, voz de sentido impreciso que aparece en Celedonio E. Flores: «¿ En aquél cajetilla entallado, elegante? / o ¿ en aquel caferata que es un gran cafarnum?
Chapaleando Barro – 1929

“…faltaba ahora que, al manyar el tipo de visitas que recibíamos, nos agregasen la etiqueta de cafirulos.”
¡Despertá, Jeringa! –  Jorge Montes – Atlántida – 1985

La Zwi Migdal Operó en Buenos Aires Entre el Siglo XIX y XX

El Cafiso

Ya me tiene más robreca
que canfli sin ventolina
y palpito que la mina
la liga por la buseca.
Ahura la va de jaqueca
y no cai por el bulín,
pero yo he junao que al fin
ha engrupido a un bacanazo

y me arranya el esquinazo
porque me ve fulerín.

Y me bate el de la zurda,
tocándome el amor propio,
que me quiere dar el opio
con un bacán a la gurda,
pero si me pongo en curda
la rafa será completa
que aunque me apañe la yeta
yo con grupos no la voy
y ya verá que no soy
un guiso a la vinagreta.

Se ha creído la rantifusa
con humos de gran bacana
que por temor a la cana
no va a ligar la marrusa.
Pa’ mi es poco la canusa
y el código es un fideo;
una vez que me cabreo
la más turra marca el paso,
sobre todo en este caso
que defiendo el morfeteo.

Letra: Florencio Iriarte – Música: Juan Canavesi – 1918
Perteneció al repertorio de Linda Thelma

Glosario:

Fideo: Broma, burla.
Robreca: Cabrero.
Ventolina: Canfinflero, rufián.
El de la zuda: Corazón.-
Grupos: Mentiras.
Junar: Percibir, conocer.
Esquinazo: Dejar a un plantado.
Arranyar: Arreglar, componer.
Fulerín: Fulero, mal, feo.
 A la guarda: Excelente, óptimo.
Rantifusa: Atorrranta, mujer viciosa.
Marrusa: Zurra, golpes.
Canusa: Encanar arrestar.
Guiso: Tonto.

Temas
Comentarios
Lugares y Postales
La Cortada de Carabelas

La Cortada de Carabelas

El porteño la llama “cortada”, pero, considerada etimológicamente, no es más que un “pasaje”, pues este señala “un paso público entre dos calles”. Famosa fue la “cortada” de Carabelas, por la concurrencia a sus bodegones de prestigio.
Ya fué
Kero

Kero

"Pan con Kero es pan comido" era el eslogan que mantenía la presencia del dulce en los hogares y la solicitud de recetarios que la empresa entregaba gratuitamente a vuelta de correo, habla de la popularidad del producto en los años'50.
Al Pie de la Letra
“Escribir es una Forma de Vida”

“Escribir es una Forma de Vida”

La ventaja es la satisfacción de terminar un libro, sentir una austera conformidad. Lo demás es el sistema del que formamos parte, con sus buenas y malas. Aprender a negociar y seguir adelante, buscando un libro mejor cada vez.
Por Amor al Arte
Benedini y las Cartas Gauchas

Benedini y las Cartas Gauchas

Pablo Benedini: En mi largo andar entre gauchos y malandrines siempre tuve un ojo (sin hachazo) puesto en el truco. Empecé con almanaques de taco. Y me metí rápidamente en la creación de un mazo de barajas “gauchas”.
Tango y Milonga
Polaco Goyeneche, Cantame un Tango Más

Polaco Goyeneche, Cantame un Tango Más

Esperá que te cuento una de Mar del Plata. Me para un sabihondo y me dice: “Cantás mejor que Gardel”. Claro, a él le dicen el Mudo y yo canto puntos, comas, silencios. Y lo miré fijo: “Nadie, oíme, nadie puede cantar como el ídolo”.
Columnistas
Más Artículos