Uno y los Otros
Fecha de Publicación:
Quino y Uno
Joaquín Salvador Lavado – 17/07/32 – 30/09/20
Quino y Uno

«¡Sonamos muchachos! ¡Resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, después es el mundo el que lo cambia a uno

«Como siempre, apenas uno pone los pies en la tierra, se acaba la diversión.»

Quino: Mafalda diría que el mundo de hoy es un «desastre» y una «vergüenza»

El mundo de hoy sería para la entrañable Mafalda «un desastre y una vergüenza», asegura en una entrevista concedida a Efe el dibujante, ‘Quino’, quien más de medio siglo después de crear su icónico personaje reconoce que le gustaría ser recordado como «alguien que hizo pensar a la gente en las cosas que pasan».

Joaquín Salvador Lavado (Mendoza, Argentina, 1932), poseedor de galardones como el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y la Medalla de la Orden y las Letras de Francia, sigue sin explicarse cómo, aún hoy, público de toda nacionalidad y condición le demuestra su cariño.

«Cuando me dicen, ‘gracias por todo lo que nos diste’ digo, ‘¿qué les di?'», expresa en una entrevista con Efe en la Feria del Libro de Buenos Aires poco antes de ponerse al frente de una kilométrica fila de seguidores ilusionados por conseguir una firma de quien, a sus 83 años, es considerado uno de los mayores emblemas de Argentina dentro y fuera de sus fronteras.

Sin embargo, a este hijo de españoles rebautizado desde niño como ‘Quino’ para diferenciarlo de los muchos ‘Joaquines’ que ya había en su familia, no le gusta demasiado hacer balances, aunque «de vez en cuando uno se ve obligado a hacerlo», como cuando en una entrevista alguien le pregunta el por qué de su dilatado éxito.

«Eso me lo pregunto yo también mucho. No lo sé. Sé que he puesto el dedito en una tecla que mueve muchas cosas», señala quien ya de adolescente se decantó por el mundo gráfico y la historieta y editó en 1963 «Mundo Quino», su primer libro, con una recopilación de dibujos editados hasta el momento en revistas de la época.

Las aventuras de Mafalda, la contestataria niña de seis años amante de los Beatles, la democracia, los derechos de los niños y la paz, y detractora de la sopa, las armas, la guerra y James Bond, se desarrollaron de 1964 a 1973, aunque su imagen e irónicos mensajes en pro de un mundo mejor la han hecho intemporal.

También a sus amigos Manolito, Susanita y Felipe, con los que alcanzó el éxito mundial en decenas de idiomas.

«Viendo las cosas que hice en todos estos años me doy cuenta de que digo siempre las mismas cosas, y siguen vigentes. Eso es lo terrible… ¿No?», remarca Quino, al que acompaña su esposa, Alicia Colombo.

El veterano dibujante se refiere a sus «temas de siempre», como «la muerte, la vejez, los médicos y esas cosas», con los que durante décadas hizo pensar a los lectores a través de sus emblemáticos personajes.

Resulta difícil no preguntarle si esas historias y otras de las que habla tienen en el mundo de hoy una solución: «Conociendo al género humano me parece que solución no hay», espeta.

Quino, que ha renunciado al placer del cine por problemas de visión, recuerda su infancia como la etapa que le marcó, al igual que su tío Joaquín, quien le despertó la pasión por la ilustración.

«No solo me legó la vocación sino una filosofía de la vida que a partir de mi abuela me ha marcado mucho. La politización de mi familia me marcó muchísimo», evoca.

El ilustrador presenta estos días «Simplemente Quino» (Ediciones La Flor), su último libro, que recopila antiguas tiras publicadas en prensa.

Sobre cuál es el poso que le gustaría dejar entre sus seguidores, reconoce que el de alguien «que hizo pensar a la gente en las cosas que pasan». «Y a ver si las mejoramos».

Reconoce identificarse mucho con ‘El roto’, en referencia al dibujante español Andrés Rábago y dice echar de menos al también humorista gráfico y director de cine Chumy Chúmez (1927-2003) y al monologuista Miguel Gila (1919-2001), con un humor «tan punzante, tan directo y tan negro que siempre uno lo tiene presente».

«España la recuerdo como siempre, con mucho cariño pero estoy bastante, no digo contento con ella, porque veo todas las dificultades que tiene para formar Gobierno y elegir candidato potable, pero bueno, no la veo tan mal…», dice.

No obstante, preguntado por Argentina, admite: «Con mucha amargura de ver el pésimo nivel de todo». Y Mafalda se deprimiría también, «como corresponde».

Aunque desde 1973 Quino retomó el personaje de Mafalda en contadas ocasiones, el no querer cansar ni repetirse hizo que su pequeña ‘hija’ reposase para siempre pero quedase viva en la memoria popular.

EFE – Buenos Aires -7 de Mayo de 2016

Casa de Mafalda: Si bien Mafalda es un personaje de ficción, tiene su casa en Buenos Aires, y es justamente en un lugar donde Quino la dibujó más de una vez, ya que vivió acá. Es en Defensa 371, muy cerca de su escultura.

«La última página (de humor gráfico) la dibujé en 2006. Tenía la idea de que me estaba repitiendo mucho con mi temática: la guerra, la paz, la violencia, la injusticia. Dije basta, no puedo seguir diciendo que el mundo no funciona como uno quiere. Si se puede, pero yo estaba un poco cansado».

Temas
Comentarios
Frases y Expresiones
Caza de Brujas

Caza de Brujas

La experiencia histórica enseña que la caza de brujas es tan antigua como el concepto de brujería, considerando tal identidad como opción al poder establecido, religioso o temporal...
Columna
El Control de la Inquisición Sobre la Mujer

El Control de la Inquisición Sobre la Mujer

El manual represivo para la “caza de brujas” (esto es literal) fue el “Malleus Maleficarum” o Martillo de las brujas, que es una obra de notable carácter misógino de 1486 escrita por dos sacerdotes dominicos llamados Heinrich Institoris y Jacobus Sprenger y que es el...
Identidad Urbana
El Porteño – 2 de 2

El Porteño – 2 de 2

Globalización mediante, una nueva generación de nacidos “dentro de la General Paz” disfruta de los “delivery”, “gims”, el “tattoo”, el “piercing”, el “pogo”, los celulares, PlayStation y otros ingenios del siglo XXI.
Costumbres
El Pancho (y la Coca)

El Pancho (y la Coca)

Existen otros bocados que no alcanzan la categoría de “comidas” pero se le parecen, como las hamburguesas o “patys” a secas y el folclórico chorizo; devenido en el argentinísimo choripán. Otro que llegó alguna vez y se quedó entre nosotros, es el pancho.
Gestión Cultural
¿Hacer Cultura? ¿Para qué?

¿Hacer Cultura? ¿Para qué?

La mayoría de las personas hace cultura de un modo inconsciente y en el acto mismo del vivir cotidiano; otras de un modo deliberado, con objetivos precisos. Entre unas y otras todas las graduaciones son posibles para este hacer cotidiano...
Columnistas
Más Artículos