Miscelaneas
Fecha de Publicación:
Manuel Ugarte en las Urnas
AÑO 1904. MANUEL UGARTE CANDIDATO DEL PARTIDO SOCIALISTA DE MORON
Manuel Ugarte en las Urnas

Realizada la “caricatura de elección”, como dirían algunos medios periodísticos, “La Vanguardia”, dedica una nueva nota a Morón. Acusa a los partidos Republicano y  Nacional de haber convertido  el pueblo  en un gran cambalache de tráfico y compra de  votos.

AÑO 1904. MANUEL UGARTE  CANDIDATO DEL PARTIDO SOCIALISTA DE MORON.-

El  año se presentaba político en grado  sumo,  en especial los primeros meses y particularmente en la provincia de Buenos Aires,  donde se votó el 13 de marzo para diputados  nacionales, el 20 para diputados provinciales y el 10 de abril electores  de  presidente y vicepresidente de la nación. 

En la provincia no habría sorpresas. Como siempre, los  resultados eran  conocidos de antemano.

Los denominados  Partidos  Unidos que respondían al Gobernador Marcelino Ugarte, triunfaron en  las tres oportunidades. Del fraude, compra de votos y demás anormalidades,   no se salvaron ni los mitristas,  que con el  nombre  de partido  Republicano  apoyaban como presidente  a  José  Evaristo Uriburu. Los Partidos Unidos que consagraron presidente a  Manuel Quintana, tenían dos puntales: Benito Villanueva, en la Capital Federal y  Marcelino  Ugarte  en la provincia de Buenos Aires.  El partido Radical, su convención nacional,  reunida en  febrero de ese mismo año,  había decidido insistir nuevamente con  la abstención  electoral, por considerar que en el país  no  estaban dadas las condiciones para una elección democrática.

LA ELECCION DE DIPUTADOS DEL 13 DE MARZO DE 1904

A pesar del fraude, esta elección se haría un lugar en nuestra historia política y parlamentaria por dos recordados motivos: 1) por haberse realizado utilizando la representación  por  circunscripción electoral, es decir cada  distrito  un diputado dividiéndose  el territorio de la nación en  tantos  distritos como diputados a elegir;  2) por haber sido consagrado diputado nacional en la  4ta.  circunscripción  electoral de la Capital Federal, que correspondía al barrio de La Boca,  el Dr.  Alfredo  L. Palacios, que se constituía así en el primer Diputado Socialista, no solo de Argentina sino de América.

Los  candidatos socialistas para la elección  de  1904, sumaron  en la ciudad de Buenos Aires 1.254 votos, repartidos  de la siguiente manera: 

En  la provincia de Buenos Aires, solamente en dos localidades se presentaron candidatos socialistas: en La Plata, Carlos Torcelli,  que logra 37 votos y en Morón, Manuel Ugarte, que suma 15  sufragios.

EL CANDIDATO SOCIALISTA DE MORÓN.

Manuel  Ugarte (1875-1951)  había nacido en Flores,  en un hogar de clase alta. Educación  acorde, vida cómoda, poeta bohemio y viajes familiares a Europa, enmarcan su infancia y juventud. En 1895, publica la Revista Literaria y se vincula con  Belisario Roldán, Carlos Guido Spano y Adolfo Saldias. Parece una  publicación más. Sin embargo introduce una novedad. Paulatinamente,  comienzan a aparecer  colaboraciones  de escritores latinoamericanos. Recibe apoyo en ello  del peruano  Ricardo  Palma  y el uruguayo José  Enrique  Rodó.  Este último  en abril de 1896 lo insta a persistir en lo que  denomina internacionalidad  americana,  para «lograr, dice, que  acabe  el actual desconocimiento de América por América misma…, hacer que se fortifiquen los lazos de confraternidad que una incuria culpable  ha vuelto débiles hasta conducirnos a un aislamiento que  es un absurdo y un delito, son para mÍ las inspiraciones más plausibles que pueden animar en nuestros pueblos quienes dirigen publicaciones  del género de la de Usted.» (cit. por Galasso, I,  31).

Al igual que a otros jóvenes, lo había impactado duramente el  suicidio de Leandro N. Alem. En la Revista Literaria,  este joven de 21 años, que insinuaba otras preocupaciones además de las literarias, escribe  un artículo sentido y  valorativo del fundador del radicalismo: «Era  un  soñador, era un poeta. ¿Justo?  Lo  era.  ¿Sabio? Merecía serlo. Desinteresado?  Nadie lo fue tanto. Solo le faltaba la cruz del martirio y la labro con sus propias manos. Condenarlo a él, es condenar a Catón… ¿De quién es el crimen? ¿De los  que lo abandonaron o de él que prefirió quedar de pié sobre su sepulcro a caer con vida?… Tuvo que defenderse de sus enemigos y  de sus  amigos… Sus amigos fundieron la bala con que se  quitó  la vida.  Murió arengando como Sócrates, pero sin dejar  discípulos. Su tumba es una herida abierta en el corazón de la patria.  Todos hemos  contribuido  a cavar esa tumba y a empujarlo  hacia  ella. Cayó  y  su caída fue su primera victoria.

De los  malos  solo  se triunfa  con  la muerte porque es lo único que no  prevén.  Y  él triunfó de sus enemigos, pero no de sus amigos. La muerte de Alem es  un crimen de todos nosotros.» (Citado por Galasso, I,  pp.33-34)

La  muerte de Alem hace que Manuel Ugarte y Alberto Ghiraldo abandonen  sus simpatías por el radicalismo.  El  segundo seguirá rumbos en el anarquismo; Ugarte se inclinará por las ideas que promueve el naciente partido Socialista. En el ámbito literario, ambos  estarán más cerca de  Almafuerte,  que del núcleo modernista que encabeza Rubén Darío.

La  experiencia  de  la Revista  Literaria  culmina  en diciembre  de 1896. Veintiocho números han provocado  un  déficit familiar importante.  En septiembre de 1897 Ugarte está nuevamente en París.  Es un viaje diferente a los anteriores. Se vincula con la  vida  política, participa  en los mitines por el caso Dreyfus, condena la  intervención norteamericana en la guerra cubana-española. Los  sucesos de  Cuba lo interesan y se informa día a día. Escucha  a  Anatole France,  a Jean Jaures, a Emile Zola y escribe sobre esas  «Voces categóricas  (que) proclamaban que estábamos a punto de  alcanzar en  el orden interior la absoluta igualdad social y en  el  orden exterior la reconciliación absoluta de los pueblos.» (Citado  por Galasso, I, 46)

Las  ideas de Unidad Latinoamericana, la crítica a  las ambiciones hegemónicas de los Estados Unidos en América Latina, van haciéndose carne en Ugarte y una visita al país del norte lo confirma en sus convicciones.  El  diario El País publica en octubre de  1901  un artículo suyo al que titula «El peligro yanqui«, donde denuncia la política de expansión en perjuicio de América Latina: «Los que han viajado por la América del Norte saben que en Nueva York se habla  abiertamente de unificar la América bajo la bandera de Washington.  El partido   que   gobierna   se  ha  hecho   una   plataforma   del imperialismo,…Los asuntos públicos están en mano de una aristocracia del dinero formada por grandes especuladores que organizan trusts  y exigen nuevas comarcas donde extender su actividad.  De ahí  el deseo de expansión.» (idem I,.95) En  sucesivos  artículos que  publica El País, convoca a constituir los  Estados  Unidos del Sur y a no dejarse engañar con supuestos mensajes de ayuda  y protección.

En  estos años se produce el  encuentro de  Ugarte  con Miguel de Unamuno,  Vicente Blasco Ibáñez en España. Desde Madrid encabezará  una severa condena al ataque que Inglaterra y  Alemania hacen a Venezuela. Ugarte trabaja intensamente en Europa, difundiendo  y  promoviendo una mayor atención a lo  hispanoamericano.  Mantiene  una creciente correspondencia con toda la intelectualidad comprometida.

En  julio  de  1903 se reembarca  hacia la Argentina. Una vez en Buenos Aires, previo  encuentro  con Alfredo Palacios y  José  Ingenieros  hará pública  su  adhesión al Partido Socialista  en  una  conferencia titulada  «Las  ideas del siglo». Manuel Gálvez recuerda  así  el acto: «Enorme público llenaba el salón Operai Italiani y entre los  militantes  socialistas, los obreros y  los  escritores,  la expectativa era muy grande. Hasta entonces, Ugarte, por lo  menos en las conversaciones amistosas, no se había definido como socialista y aún hablaba muy raramente de socialismo.

Habíase  corrido la voz de que en esta oportunidad iba a definirse, lo que ignorábamos sus amigos, los escritores. Es de imaginar con qué  interés aguardarían  los militantes socialistas que se declarara  por  su causa  un escritor joven de tanto nombre  como Ugarte. Entre  los concurrentes  se veían centenares de obreros y  algunas  mujeres. Recuerdo los aplausos frenéticos cuando el orador, después de los rutinarios, Señoras y Señores agregó, levantando la voz y dándole un tono más recio: ¡Compañeros!.» (Citado por Galasso, I, 147).

La Conferencia de Ugarte tiene una  gran repercusión. A su término hay manifestaciones  callejeras y represión. Emilio Becher, desde  la revista Ideas escribe irónicamente: «Varios vigilantes – que como es sabido profesan opiniones científicas contrarias a las del Sr. Ugarte-  han  puesto presos y golpeado, con  barbarie  a  algunos ciudadanos.» (Idem, I, 153).

Luego de su afiliación al Partido Socialista, Ugarte se vincula al Centro Cosmopolita Obrero de Morón, donde realizará su militancia y donde será propuesto, orgánicamente, como  candidato a diputado nacional. La postulación será acompañada por un  manifiesto dirigido al pueblo de Morón, donde se afirman los  principios  socialistas  y se convoca a votar por el  ciudadano  Manuel Ugarte. Las adhesiones a esta candidatura se realizan en la calle Belgrano 437, todas las noches de 8 a 10.

NOTICIAS DE “LA VANGUARDIA” SOBRE LAS ELECCIONES EN MORON.

Los días previos y posteriormente al acto eleccionario, aparecen en “La Vanguardia”,   publicación oficial del Partido Socialista,  referencias al clima que se vive en la localidad de Morón. En una primera nota, el  corresponsal destaca el alboroto que producen las elecciones y señala que no se escatiman medios para atraer a los electores: asado con cuero, amenazas, dinero, etc. El partido gubernista y el republicano representan solo a sus dirigentes. Votando por esos partidos, votan por sus verdugos. Una segunda nota, más breve, convoca a votar por el candidato socialista (no identifica todavía quién es) y a desconocer a los candidatos oficialistas.

El día 12 de marzo informa “La Vanguardia” que se ha constituido un Comité Socialista en esta  localidad, “el cual ha resuelto sostener en los comicios  de mañana (13/3) la candidatura del ciudadano Manuel Ugarte”. Agrega el artículo que “dada la corrupción política, la falta de conciencia  en los trabajadores, aún aferrados a las antiguas prácticas de votar por  el que les tire el mejor pedazo de asado, y les dé más  caña de  durazno,  pocos  pero buenos serán los  votos  del  candidato socialista,  no  adquiridos por esos medios  leoninos,  empleados tanto por los republicanos como por los nacionales, sino por  las convicciones  socialistas  de pocos y honestos  obreros  de  este pueblo.” Se  recomienda a los adherentes de esta candidatura  se encuentren reunidos en el local de Belgrano 437, mañana domingo a las 7 a.m., munido cada uno de su respectiva partida cívica.

Realizada la “caricatura de elección”, como dirían algunos medios periodísticos, “La Vanguardia”, dedica una nueva nota a Morón. Acusa a los partidos Republicano y  Nacional de haber convertido  el pueblo  en un gran cambalache de tráfico y compra de  votos,  y agrega que dos días antes se presentó la candidatura del compañero Manuel Ugarte «como  una  afirmación de principios socialistas y como  acto  de independencia política». Quince ciudadanos concientes votaron por esta propuesta,  de los aproximadamente 600 votos contabilizados. Luego de esos comicios Manuel Ugarte partirá nuevamente a  Europa, será el   representante  del  Socialismo Argentino en la Internacional Socialista de Amsterdam.

Al igual que Juan B. Justo, Nicolás Repetto,  Ángel M. Gimenez, Fenia y Mariana Chertkoff, Mario Bravo y Adolfo Dickman, entre otros nombres del primer socialismo, Manuel Ugarte estuvo vinculado al Partido Socialista de Morón. Quería  recordar aquí  al protagonista de  esa primera  experiencia  electoral, que posteriormente fuera relevante propulsor y figura del latinoamericanismo teórico, práctico y militante, conocido y respetado en México, Nicaragua,  Venezuela,  Perú, Cuba y escasamente estudiado en  Argentina. 

Carlos Alberto Suárez

Fuentes
Norberto Galasso, Manuel Ugarte,  2 tomos, Buenos Aires, Eudeba, 1973.

Diario “La Vanguardia”, Buenos Aires, marzo 1904.

Temas
Comentarios
Dichos y Refranes
Echarse a la Bartola

Echarse a la Bartola

“Bartola” en voz del caló significa: panza o estómago lleno, bien comido. Cuando alguien después de comer bien se echa panza arriba para “descansar” la comilona, en realidad es cuando se ha echado a la bartola.
Identidades
La Mazamorra

La Mazamorra

El maíz blanco es el ingrediente preferido en muchos países, pero varía según la tradición local y como se ha señalado, depende también si está destinado a almuerzo o merienda. Al margen de su uso son indiscutibles las propiedades alimenticias del maíz.
- Central -
Por la Paz y la No Violencia

Por la Paz y la No Violencia

Para mantener el mundo en paz, se debe cantar la canción de la paz, en esa canción habrá un llamado a difundir la paz, hará que cada corazón esté en paz, será la semilla de la paz, el mensaje de sembrar la paz será hacer un trabajo pacífico.
El Arte de la Culinaria
Cuando de Cocinar Pescado se Trata

Cuando de Cocinar Pescado se Trata

El que cocinemos pescado en nuestro menú semanal, como el incorporarlo en nuestra cocina, es apostar por un plato sabroso, perfecto y sano, siendo también una buena fuente de calcio.
Semblanzas
Diseños del Alma

Diseños del Alma

No dejan de sorprenderme las almas que pulsan, entre sus manos, el sudor, el desamor y hasta las pesadillas de la existencia misma. Pero aún es peor llenarse de odio por el odio mismo. Salir de ese sentimiento es una ardua tarea individual.
Columnistas
Más Artículos