Notas de Opinión
Fecha de Publicación:
El Valor de Ser Agradecido
Para algunos es muy fácil dar las "gracias". Ser agradecido es más que saber pronunciar unas palabras de forma mecánica
El Valor de Ser Agradecido

Se dice que de todos los sentimientos humanos, la gratitud es el más pasajero de todos.  Y no deja de haber algo de cierto en ello.  El saber agradecer es un valor en el que pocas veces se piensa.  Ya nuestras abuelas nos lo decían «de gente bien nacida es ser agradecida».

Para algunos es muy fácil dar las «gracias» por los pequeños servicios cotidianos que recibimos; pero no siempre es así.  Ser agradecido es más que saber pronunciar unas palabras de forma mecánica. El ser agradecido es aquella actitud que nace del corazón en aprecio a lo que alguien más ha hecho por nosotros.

La gratitud no significa «devolver el favor»; esto es, si alguien me sirve una taza de café, no significa que después debo servir a la misma persona una taza y quedar iguales.  El agradecimiento no es pagar una deuda, es reconocer la generosidad ajena.

La persona agradecida busca tener otras atenciones con las personas, no pensando en «pagar» por el beneficio recibido, sino en devolver la muestra de afecto o cuidado que tuvo…  Los niños agradecen los obsequios de sus padres con una sonrisa, un abrazo y un beso; y esto es natural, ¿de qué otra manera podría agradecer y corresponder un niño?  Y con eso, a nosotros, sus padres nos basta.  Las muestras de afecto son una forma visible de agradecimiento; el ser agradecido nace por la actitud que tuvo la persona, más que por el beneficio recibido.

Conocemos personas a quienes tenemos especial estima, preferencia o cariño por «todo» lo que nos han dado: padres, maestros, cónyuge, amigos, jefes.  El motivo de nuestro agradecimiento se debe al «desinterés» que tuvieron a pesar del cansancio y la rutina.  Nos dieron su tiempo, o su cuidado.  Nuestro agradecimiento debe surgir de un corazón grande.

No siempre contamos con la presencia de alguien conocido para salir de un apuro, resolver un percance o un pequeño accidente, tal el caso de alguien que nos abra la puerta del auto para colocar las cajas que llevamos, nos ofrezca su hogar, o nos ayude a reemplazar un neumático averiado; ¿Cómo le agradeceremos?

El camino para vivir el valor de la gratitud tiene algunas notas características que implican, por ejemplo,  reconocer en los demás el esfuerzo por servir, tener pequeños detalles de atención con todas las personas (acomodar la silla, abrir la puerta, servir un café, colocar los cubiertos en la mesa, un saludo cordial), y fundamentalmente acostumbrarnos a dar las gracias.

La persona que más sirve, es la que sabe ser más agradecida.

Desde la ciudad de Campana (Buenos Aires), recibe un Abrazo, y mi deseo que Dios te bendiga, te sonría y permita que prosperes en todo, y derrame sobre ti, Salud, Paz, Amor, y mucha Prosperidad.

Claudio Valerio
®.Valerius

Temas
Comentarios
Serie Fantástica
La Chiru

La Chiru

El enigma de la edad la acompañó siempre; no tiene tantos años como para ser vetusta ni tan pocos como para ser joven, decían los paisanos del lugar, pero había perdido su documento de identidad y era difícil calcular el tiempo vivido.  http/ssuscripciones.losandes.com.
El Arte de la Culinaria
Sobre el Asado de Tira y el Perú …

Sobre el Asado de Tira y el Perú …

¿Sabías que el asado de tira fue un “invento” argentino? Ingeniero e Historiador Claudio Valerio, un historiador vocacional, calificó a la tira de asado como “un hito gastronómico”. Brega para que la tira sea considerada patrimonio cultural de la Argentina.
- Central -
Educación pero Sin Universidades

Educación pero Sin Universidades

«Para llevar su futuro con la misma dignidad con que la República lleva su presente». El gobierno justicialista adoptó una trascendental medida para que los obreros argentinos tengan abiertas las puertas de la universidad: suprimió los aranceles universitarios.
Dichos y Refranes
“¡Agarrate, Catalina!”

“¡Agarrate, Catalina!”

Irineo Leguizamo el jinete más importante de la hípica rioplatense, azuzaba a su yegua para arribar a la meta, diciéndole al oído “agarrate, Catalina”, y sin dudas le fue muy bien, ya que compitió durante más de 57 años en hipódromos de Uruguay y Argentina.
Tradiciones
La Pulpería

La Pulpería

La pulpería no era privativa del campo, ya que los mismos comercios existían en Buenos Aires y en las principales ciudades. Con el perfil propio que la ciudad impone al comercio urbano, la pulpería porteña es el antecedente inmediato del almacén de barrio.
Columnistas
Más Artículos