Fuera de Serie
Fecha de Publicación:
The Crown
LA INTIMIDAD DE LA REALEZA BRITÁNICA – DISPONIBLE EN NETFLIX
The Crown

Para la mayor parte del público británico las figuras que componen su realeza son motivo de admiración permanente. Basta con bucear superficialmente los medios de la nación europea para ver que, cada vez que la familia Real tiene un evento importante, la gente lo sigue con devoción. Para el público “extranjero”, tanta parafernalia puede resultar abrumadora. Vivir sin las sombras de palacios, princesas y príncipes, reyes y reinas establece una distancia contextual en apariencia imposible de sortear.

Los amantes de la historia, independientemente las afiliaciones políticas que ostenten, pueden afirmar que viven en una era en donde la monarca más longeva del Reino Unido sigue viva, en actividad, y continúa siendo noticia de forma directa o indirecta por la increíble cantidad de hechos escandalosos y trágicos que se sucedieron en las últimas décadas. Este año falleció su marido, el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, con 99 años de edad y más de 74 de matrimonio, estableciendo el récord del matrimonio real más longevo. A comienzos de año pasado el príncipe Harry y su esposa Megan Markle anunciaron que renunciaban al tratamiento de realeza, que ya no vivirían del dinero de la Corona, y que no ejercerían funciones relacionadas con el reino de su abuela.

Si nos retrotraemos a 1996, el escándalo estalló cuando la princesa Diana y el príncipe Carlos anunciaron su divorcio, que la prensa se encargó de cubrir con ferocidad cuanto detalle y rumor surgiera en la superficie. Una entrevista previa con la BBC desnudó la cruda existencia que tuvo la mujer, lejos de los cuentos de hadas que la gente se imaginó —pertenecer a la realeza, tener todos los lujos imaginables—, y expuso las presiones casi inhumanas que tuvo que transitar. Así, Diana se alejó de sus obligaciones con la corona, se puso en pareja con Dodi Al-Fayed, multimillonario árabe, e intentó conseguir un poco de paz dentro de la vorágine perpetua que era su vida. No encontró la paz deseada por mucho tiempo sino la muerte en un túnel vial parisino, el 31 de agosto de 1997, en un supuesto accidente automovilístico que, hasta el día de hoy, sigue siendo materia de sospechas y teorías conspirativas.

Harry, hijo mejor de Diana, en una entrevista pare el medio The Telegraph, declaró tras su renuncia a los títulos reales:

Yo siempre protegeré a mi familia, y ahora tengo una familia que proteger. Así que todo eso por lo que ella pasó (la princesa Diana) y lo que le ocurrió al final estuvo terriblemente mal, y no es que esté siendo paranoico, estoy intentando de evitar que el pasado se repita. Y si todos los demás supieran lo que yo sé, si esto le sucediera a alguien más, siendo padre o esposo, todos ellos, y vos también, harías exactamente lo que yo estoy haciendo ahora.

Todas las “intrigas” que se sucedieron en los confines del palacio real tienen a una protagonista indiscutida, la que está en el centro de las miradas desde hace más de siete décadas, y su nombre es Isabel II.

La serie The Crown toma como eje a la reina para contar la historia política del Reino Unido intentando retratar la intimidad, muchas veces hermética, de una familia convulsionada, que atravesó gran parte de la historia global del siglo XX y lo que va de este siglo. Creada por el guionista Peter Morgan, podemos considerar a esta producción como un desprendimiento de la aclamada película La Reina, protagonizada por Helen Mirren, en donde se contó el segmento de su vida posterior a la muerte de Lady Di. Es, también, una adaptación de la obra de teatro La Audiencia, y tanto la producción cinematográfica como la teatral se pueden considerar obras “hermanas” en la temática, que Morgan terminaría redondear con esta serie.

El formato en episodios le permite a los creadores ahondar en la profunda y extensa historia de la familia real. La primera temporada cuenta los inicios de Isabel II y su matrimonio en 1947 hasta 1955. La segunda arranca con la Guerra del Sinaí en 1956, con Israel y Egipto como protagonistas, que terminó desarrollándose en la infame Guerra de los seis días. Aquí asistimos, entre otros eventos, al nacimiento del príncipe Eduardo y el retiro del histórico Primer Ministro Harold Macmillian, quien llegó golpeado a 1963 por una serie de escándalos, conflictos bélicos y decisiones económicas cuestionables que, junto a un delicado cuadro de salud, lo obligaron a retirarse de la escena. La tercera temporada llega hasta 1977, contando la antesala política hasta la llegada de Margaret Thatcher. La cuarta, y hasta ahora última, tanda de episodios fueron los que trataron el arribo de Diana Spencer a la familia real y se adentra en los inicios de la década del ´90, sin llegar a tocar la muerte de la princesa, que quedará para la quinta temporada a estrenarse el año que viene.

Una de las particularidades que tiene esta producción, filmada tanto en escenarios como en locaciones reales a lo largo y ancho del globo, es que los directores creativos decidieron que el elenco vaya cambiando a medida que transcurren las temporadas para elegir a actores más apropiados en edad en concordancia con el marco histórico que transitan. Así, pudimos ver a Claire Foy le puso el rostro a la reina en las primeras dos temporadas, y fue relevada en las dos subsiguientes por Olivia Colman, quien el domingo pasado ganó un premio Emmy gracias a su papel en esta serie. Josh O´Connor fue otro de los grandes ganadores por su rol como el príncipe Carlos, y Emma Corrin tomó el difícil papel de Lady Di.

El impresionante y basto elenco se complementó tanto con actores británicos para los diferentes miembros de la realeza como actores norteamericanos que, entre tantos otros, dieron vida a personalidades como J.F. Kennedy y su esposa Jacqueline, Lyndon Johnson o Winston Churchill (encarnado por el increíble John Lithgow).

La producción original de Netflix impone un estándar de calidad altísimo transversal a todas las áreas de producción. Las actuaciones son soberbias, los diálogos escritos con fluidez y naturalidad, el diseño de vestuario es imponente y el diseño visual en todos los aspectos es digno de una superproducción hollywoodense. Pero el mejor acierto, al menos para quien escribe, es que consigue trasladar el interés por la vida de la reina Isabel II y toda su familia para el público no iniciado, para aquellos a los que la corono no podría importarles menos. Viendo The Crown podemos entender un poco el impacto histórico de una familia que fue protagonista en muchos de los grandes eventos que formaron el mapa geopolítico europeo y mundial.

Las temporadas son todas de diez capítulos de aproximadamente una hora, así que la cantidad de tiempo que el espectador debe dedicarle no es tanta. La narrativa es ajustada, preciosista e inteligente, lo cual casi logra garantizar desde el primer episodio el interés del público nuevo.

Para aquellos que quieran saber por qué The Crown es una de las protagonistas indiscutidas de todas las entregas de premios a las cuales son nominadas, pueden ver la totalidad de la serie en la plataforma de streaming Netflix.

Temas
Comentarios
Cánticos Populares
Pacto de Olivos

Pacto de Olivos

Para obtener de su partido la confirmación de lo acordado con Menem en Olivos, Alfonsín convocó a una convención partidaria, en Santa Rosa (La Pampa), el 04-12-93. Llegaron a ese plenario con un importante disenso interno.
Costumbres
Murgas y Comparsas

Murgas y Comparsas

Remontándonos en el tiempo, en lal Buenos Aires colonial del año 1771. El entonces gobernador español y luego virrey del Río de la Plata, Juan José de Vértiz y Salcedo, autorizó los primeros bailes de carnaval en el Teatro de la Ranchería.
Gestión Cultural
Borges para Tod@s

Borges para Tod@s

Ambos cuentos de El Aleph: Biografía de Tadeo Isidoro Cruz y La Casa de Asterión produjeron en los asistentes al taller el asombro, la intriga y la fascinación hacia ese juego literario-dialéctico que funciona perfectamente.
Fuera de Serie
Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

No es una serie para gente con estómagos sensibles. Si bien no se muestra nada manifiestamente explícito, hay pasajes en donde los detalles que emergieron en el juicio, pero cuyas imágenes jamás se revelaron, se retratan con el estilo shockeante.
Al Pie de la Letra
Tormenta Conocida

Tormenta Conocida

Finalmente, los gemidos han cesado, y la lluvia... ha caducado de atrevimiento; ese gato gris y blanco que contaba las gotas con sus ojos extraviados de curiosidad, también ha pasado a otro tema, quién sabe, tal vez más importante.
Columnistas
Más Artículos