Hacete la Película
Fecha de Publicación:
El Padre
Anthony Hopkins Hace Historia en los Oscar
El Padre

El pasado 25 de abril se realizó la entrega de los premios Oscar, uno de los más reconocidos del séptimo arte a nivel mundial. La sobria gala tuvo la particularidad de ser la primera en el marco de la pandemia, y esto llevó a que sea mucho más breve y con apenas vestigios del glamour de otros años. Las ternas más importantes no presentaron grandes sorpresas, y en la categoría de Mejor Actor Protagónico hubo una viejo conocido: Sir Anthony Hopkins, quien fue seleccionado por cuarta vez por su rol en El Padre, y sumó su sexta nominación, contando las dos veces que compitió por el premio a Mejor Actor de Reparto.

Hopkins, de 83 años, no asistió a la gala para resguardarse del Covid-19. La situación sanitaria mundial impidió que el actor estuviera presente para marcar dos récords: antes de recibir el codiciado premio ya se había convertido en el intérprete de mayor edad en ser nominado, y cuando su nombre salió electo, pasó a ser el ganador más longevo, superando a Henry Fonda, quien obtuvo su reconocimiento a los 76 años.

El hombre nacido en Gales se enteró al otro día del honor, ya que estaba en su ciudad de origen durmiendo. La diferencia horaria y la avanzada edad de Hopkins podrían haber sido motivo para justificar la ausencia, pero tres días más tarde de la ceremonia trascendió que el actor había ofrecido a los productores del Oscar dar su discurso de aceptación vía Zoom en el caso de un eventual triunfo, pero estos se lo negaron. Su agente comentó que lo despertó para darle la noticia, la cual él se tomó con sorpresa y gratitud.

No fue el único sorprendido. Gran parte de la crítica especializada tenía otro nominado como número fijo para la noche: Chadwick Boseman, por el film La madre del blues, parecía un ganador seguro. Sir Anthony emitió un comunicado audiovisual, al día siguiente, con un hermoso paisaje bucólico galés de fondo, homenajeando al fallecido actor. Lejos de calzarse el traje de estrella hollywoodense para escrachar la mezquindad de los organizadores del Oscar, publicó posteriormente un video en la intimidad de su hogar, bailando junto a Salma Hayek a modo de celebración.

El padre, dirigida por el francés Florian Zeller, narra la historia de Anthony, un hombre que se resiste a aceptar que el tiempo le está pasando una mala jugada a su salud mental. Rechaza la ayuda médica que su hija Anne le ofrece, mientras intenta dilucidar qué sucede alrededor suyo. Los límites entre lo que es real y lo que podría no estar sucediendo se vuelven cada vez más borrosos, y Anthony intentará responder las preguntas cada vez más recurrentes que le genera su vida cotidiana. La lógica parece diluirse y el hombre se aleja cada vez más de la realidad, ante los ojos de aquellos que lo aman.

Olivia Colman, quien personifica a Anne, la hija, fue nominada a Mejor Actriz de Reparto y, pese a que no ganó, su labor es tan excepcional como la del protagonista, y ambos construyen una narrativa desgarradora que no cae en golpes bajos. La relación padre/hija, con el condimento amargo de la enfermedad mental de Anthony, se siente genuina. Es justo afirmar que la labor de Colman complementa a la perfección la de Hopkins, y la estatuilla que se llevó el actor lleva en parte grabado el nombre de la actriz.

La actuación de Sir Anthony Hopkins es de antología, una clase maestra que pone en evidencia el oficio de un hombre que lleva décadas creando personajes entrañables en diferentes medios.

Lamentablemente, el público argentino por el momento no podrá admirar esta película en las salas de cine habilitadas. El estreno estaba pautado para abril, pero pocos días antes de su llegada a las pantallas, la distribuidora BF + Paris Films decidieron cancelar la proyección en territorio nacional, y parece poco probable que llegue a suceder. No ofrecieron ningún tipo de explicación al porqué de esta decisión, por eso los cinefilos tendrán que esperar a que alguna plataforma de streaming, probablemente Amazon Prime ya que en Estados Unidos es el servicio que la tiene en su catálogo, decida subirla en nuestro país.

Pero, para que no quede mal sabor a boca, vamos a recordar el film que le mereció el primer premio Oscar al legendario actor: El Silencio de los Inocentes, estrenada en 1991.

Hannibal Lecter se convirtió en un ícono del cine de horror, y todo se lo debemos al propio Hopkins. Tan icónica es su personificación del psiquiatra asesino y caníbal que pocos recuerdan que Brian Cox se había hecho cargo del papel cinco años antes, en un film llamado Cazador de hombres (Manhunter) dirigido por el increíble Michael Mann.

Sir Anthony Hopkins —quien regresaría a la franquicia en la secuela Hannibal, dirigida por Ridley Scott, y en Dragón Rojo, precuela a este film— consigue crear un monstruo tan encantador como terrorífico. Jodie Foster (ganadora al Oscar como Actriz de Reparto por esta película)es la novata agente del FBI Clarice Starling, a quien Lecter elige desde la comodidad de su celda vidriada para orientar a las fuerzas policiales en la cacería de un asesino serial apodado Buffalo Bill.

La película es un juego de gato y ratón permanente entre el asesino antropófago y la agente, y pese a que el hombre es quien está encerrado, queda claro desde el primer momento en que vemos a Lecter en pantalla que él es quien tiene bajo llave a todos los policías e investigadores.

Hopkins es un villano que rara vez levanta la voz para crear tensión o amenaza, lo suyo es un juego psicológico y mental. Incluso en el clímax del film, cuando la violencia abandona el terreno teórico, este monstruo moderno ejecuta sus acciones con una elegancia propia de un bailarín de ballet. La dirección de Jonathan Demme es punzante, claustrofóbica por momentos y sobre todo cruda. El director supo aprovechar al máximo la capacidad actoral de su protagonista, quien capitalizó su labor con su primera nominación a los Premios de la Academia para terminar ganando la terna.

El actor no sólo se estudió el guión para este film, sino que se zambulló en una pre-producción exhaustiva. Construyó su criatura en base al estudio de diferentes asesinos seriales, leyó cientos de informes policiales reales y hasta asistió a tribunales en donde se juzgaron a criminales nefastos.

Pero el detalle que demuestra el nivel de diseño que le imprimió el actor a su criatura es uno que tal vez sea imperceptible, pero efectivo a nivel subconciente. Sir Anthony reveló que estudió a reptiles predadores, a quienes consideraba análogos a su personaje, y allí descubrió que los animales sólo parpadean cuando lo desean como método de intimidación a sus presas. Por eso Hannibal Lecter sólo parpadea en momentos muy específicos del film, y casi siempre tiene los ojos abiertos y estableciendo contacto visual permanente, acechando.

En los Oscar de 1992 nadie que haya visto El silencio de los inocentes se sorprendió al ver a Hopkins subir al estrado para recibir el premio a Mejor Actor.

Para las nuevas generaciones tal vez el nombre de Lecter se asocie más a la serie homónima Hannibal, protagonizada por el talentoso Mads Mikkelsen, quien toma la decisión correcta al no intentar imitar a Hopkins y construye un personaje con suficiente vuelo propio para salir bien parado de las inevitables comparaciones.

Quienes no hayan visto este clásico moderno, o aquellos que quieran revisitar esta maravilla, pueden encontrar El silencio de los Inocentes disponible en la plataforma Amazon Prime, u optar por alquilarla en YouTube o Google Play.

Tal vez con un rico plato de habas y una copa de un buen vino Chianti.

Temas
Comentarios
Al Pie de la Letra
Beso Siglo XXI

Beso Siglo XXI

Ella habla de cosas que sé y otras que no… y… no me interesan en absoluto… de a ratos tenemos ganas de besarnos y sus labios se acercan a los míos y su bola de piercing brilla al son de esa única luz tenue del habitáculo que nos condensa… Beso Siglo XXIEl beso.
Personajes
Hugo del Carril: Una Película que No Fue

Hugo del Carril: Una Película que No Fue

En 1983, Hugo volvió a escena, como es sabido. Y con la prudencia de siempre- prudencia y seriedad con dotes delcarrialianas- habló en más de una ocasión del gran proyecto: Anthony Quinn haría de Perón y Jean Fonda de Evita.
Gestión Cultural
El Desarrollo del Arte Popular

El Desarrollo del Arte Popular

Inducir a los artistas populares a que se limiten a realizar fieles remedos de las creaciones de sus antepasados es ahondar su dependencia y pretender abolir su creatividad, la que marcha siempre hacia nuevas formas a partir de las anteriores.
- Central -
Los Restos de la Identidad

Los Restos de la Identidad

“En los 60 aparecieron en la Argentina montones de cantantes en ingles que cantaban por fonética porque no sabían inglés, y cantaban para un público que de todos modos tampoco entendía inglés. Y eso hasta parecía normal”.
Al Pie de la Letra
Quiero Verte

Quiero Verte

Cuando el sol y la luna se miraron por primera vez, en tiempos en que el mundo aún no existía, se enamoraron y comenzaron a vivir un gran amor. Cuando Dios decidió crear al mundo, decidió que el sol iluminaría el día y que la luna iluminaría la noche.
Columnistas
Más Artículos