Anécdotas
Fecha de Publicación:
Alfonsina y el Libro
Abrime el Libro en la Página que Habla de la Comprensión Humana
Alfonsina y el Libro

Abrime el Libro en la Página que Habla de la Comprensión Humana

Dicen que las palabras no se roban, que la fantasía es de cada uno, que algunas respuestas esenciales habitan entre páginas y otras respuestas están en el corazón.

Dicen que el mundo va cambiando, que el progreso trae otras herramientas, que los libros van perdiendo terreno y que ahora se lee en la “compu” o en el celular. Pero también dicen que las bibliotecas siguen en pie mientras las ansias de lectura se desvanecen.

Dicen que dicen que dijeron que un día una niña de 6 años no podía comprar un libro que le pedían en la escuela, sus padres no tenían dinero para eso. El libro “El Nene” era indispensable leerlo y la niña no quería que se enteraran en la escuela de su pobreza. Contaron que fue a una librería y pidió el libro que necesitaba, cuando lo vio frente a su vista quizá pensó que se trataba de un tesoro. Se recompuso del asombro, y luego, con toda su fantasía a cuestas, le solicitó al librero un libro cuyo título no existía para salir corriendo con el tesoro bajo el brazo.

La imagino corriendo al ras del viento con su ejemplar del libro de lectura y sus ojos agazapados. Contaron también que el librero fue a reclamarle a la escuela por el robo y que la niña argumentó la falta con una mentira: le aseguró que había dejado el dinero sobre el mostrador y que el libro se lo habrían llevado unos chicos que entraron después que ella.

El interés no se mata, y aunque no está bien robar, no estaría nada mal hacer de tanto en vez una suelta de libros con alas, en las plazas de todos los pueblos, no vaya a ser que nos perdamos alguna gran escritora con avidez de aprender. Lo digo porque la nena en cuestión fue Alfonsina Storni, la anécdota sucedió en San Juan y la contó su hijo Alejandro. Salvando las diferencias, recordé a un niño que siempre iba a comer al comedor escolar. Era el segundo año que iba y no había podido aprender a leer, pero miraba con amor un libro inmenso para su vista “Cuentos de ayer, hoy y siempre”. La mirada es un mundo, pensé y pienso, así que le di el libro para que se lo llevase a su casa. Pasaron los meses y nunca lo trajo ni tampoco le reclamé. A fin de año llegó con los ojos llenos de alegría a contarme que había pasado de grado. Atiné a abrazarlo y felicitarlo, y le dije: “Este año aprendiste a leer, se ve que te esforzaste más y tu maestra te habrá ayudado”. Me miró conclusivo, así con mirada cerrada y pensamiento claro al tiempo que me respondió: “No, este año tuve libro para leer, por eso aprendí”.  Un libro siempre es un libro, lo porte en sus manos quien lo porte. Pero a veces para tener un libro en las manos hay que acompañarlo con una mirada amplia del corazón y una acción que acompañe; es necesario hacerlo, sobre todo en estos tiempos tan hostiles para con nuestros niños sin nada. Se me ocurre pensar que un libro es como la ventana del poema Utopía de Galeano: la ventana es el horizonte, los niños lo son,  y el libro nos hace caminar como sociedad.

Temas
Comentarios
Frases y Expresiones
Piqueteros

Piqueteros

La medida de fuerza de los petroleros despedidos en el sur tuvo escasa repercusión en los medios nacionales, pero luego comenzaron a surgir como focos aislados, piquetes cortando rutas en distintos puntos del país.
Hacete la Película
Hombres de Negro

Hombres de Negro

Pasó a la historia como una de las mejores comedias de ciencia ficción y aventuras. Se cumplen veinticinco años desde su estreno, y pese a que algunos efectos visuales no envejecieron muy bien, sigue siendo una joya que merece ser vista.
Lunfardo
Carlos de la Púa y la Bohemia

Carlos de la Púa y la Bohemia

En su vida de gran “caminoteador” como gusta decir Cesar Tempo, se lo vio por los cafetines alternando con los malandrines que gustaban, también ellos, de su compañía, de su alegría, de sus humoradas y su decir lunfardesco.
Al Pie de la Letra
La Carta Retrospectiva

La Carta Retrospectiva

¡No la habrás leído! ¿Vos la leíste?... ¡Como puede ser! ¡No tendrías que haberlo hecho!... Ella era la novia (o ex) de un amigo mío y estaba completamente sacada ante al inesperado infortunio que le tocaba vislumbrar delante mi inefable presencia.
Lugares y Postales
Café Tortoni

Café Tortoni

En Buenos Aires abundaban las pulperías y almacenes, como el de Los Catalanes o el Café de Marco. En 1858 sobre Rivadavia 826, abre sus puertas el Café Tortoni. Comenzó a ser un clásico del Centro porteño, pero a finales del siglo XIX.
Columnistas
Más Artículos