Pintadas
Fecha de Publicación:
Los Irrompibles
Son en General Universitarios y Tienen su Comité en el Barrio de Caballito
Los Irrompibles

 “Que se quiebre pero que no se doble”; dicen que decían Alem e Irigoyen con referencia a la integridad de sus militantes. Una nueva camada de jóvenes radicales subió la apuesta y se consideró irrompible. Tal es su nombre.

Los “Irrompibles” aparecieron en los tormentosos días posteriores a la caída de Fernando De La Rua y a la renuncia  de Rodríguez Saa.

Se constituyeron en una suerte de comando anti escrache  para defender a Alfonsín del acoso de los indignados vecinos, que desde las entonces florecientes asambleas barriales,  descargaban su bronca contra el hombre de Chascomús; considerado por muchos, un símbolo de la Argentina que había estallado  en diciembre de 2001.

 Estos adolescentes que decidieron defender al ex presidente, son en general universitarios y tienen su cuartel en Formosa 114 del barrio de Caballito.

Senillosa al 600 – CABA – Julio de 2001

 Su actividad se limitaba a aparecer en los escraches y pujar  con los vecinos, en los duelos de estribillos, retirándose ante el menor amague de violencia.

Aseguran no responder a ningún referente partidario y desmintieron ser financiados por el rector de la Universidad de Buenos Aires Oscar Shuberoff; a pesar de haber sido acusados de mantener “ñoquis” en la Universidad porteña.

Cabe recordar que el mencionado comité de Caballito fue inaugurado en 1982, cuando la dictadura abría el juego político después del desastre de Malvinas.

Fue uno de los bastiones de la Junta Coordinadora Nacional; aquel nucleamiento juvenil que trabajó estrechamente con Alfonsín  teniendo un destacado papel en el gobierno radical renunciante en l989.

Jesús Rodríguez, uno de los dirigentes históricos del sector, era habitué de ese local “irrompible”.

Parque Rivadavia – CABA – Septiembre de 2001

Parecería que la acción, más que la reflexión, es el fuerte de los Irrompibles, como se desprende  de un contradictorio documento que hicieron circular en marzo de 2002. Allí hacen una crítica al “Cacerolazo” (luego de haber sido parte de esa expresión popular) advirtiendo sobre la imposibilidad de una democracia directa y reprochando al pueblo una supuesta pasividad ante “las más pasivas democracias  delegativas”.

  El languidecimiento de las asambleas barriales y sus protestas, también eclipsó a Los Irrompibles.

Del Libro Pintadas Puntuales – Roberto Bongiorno – Angel Pizzorno

Temas
Comentarios
Galería de Arte
Pablo Benedini: Identidad y Pertenencia

Pablo Benedini: Identidad y Pertenencia

Como constante está su observación de lo cotidiano, su mirar el entorno y los ojos de la gente, en los que se lee su pasado, sus luchas y esperanzas. Sus figuras son ampliamente humanas, trazadas y situadas en su propio tiempo y geografía.
Al Pie de la Letra
Los Rostros de la Verdad

Los Rostros de la Verdad

Docente jubilada, escritora, productora de radio y Tv que con el programa La Otra Mirada, en el 2002 recibiera el premio Martin Fierro del interior, Ana María Caliyuri, actualmente colaboradora en distintas columnas del portal cultural TestimoniosBA.
Pintadas
La Evita de Madonna

La Evita de Madonna

Las mujeres, sólo se aceptaría aquellas de pelo largo y negro o castaño oscuro. Los rubios y pelirrojos, debían invariablemente abstenerse. Curiosa visión étnica de Alan Parker, si tenemos en cuenta la enorme influencia que el “gringo” tuvo en nuestro pueblo.
Fuera de Serie
The Sandman

The Sandman

El 5 de agosto, tras algunos escuetos trailers, debutó Sandman en Netflix, y el éxito fue inmediato, arrollador. Los diez episodios ofrecen un espectáculo que combina a la perfección el terror, la aventura y la magia que rodea a la obra original.
Uno y los Otros
Uno con Hipo Según Julio César Castro

Uno con Hipo Según Julio César Castro

Cualquier abombau sabe que el tipo se corta con un susto, pero a Concubino Babero, como buen sufrido y sufridor, ya no había nada que lo asustara. Hasta decretos de gobierno le leyó la mujer, y el hombre seguía con su hipo como si nada.
Columnistas
Más Artículos