Tradiciones
Fecha de Publicación:
La Payada, más que Versos
En el 2005 en Asunción, la Payada es Declarada Patrimonio Cultural del MERCOSUR
La Payada, más que Versos

En Noviembre de 2005 en Asunción, a la payada, el arte de improvisar versos, típico de los espectáculos gauchescos en países como Argentina, Uruguay, Paraguay o Brasil, la declararon Patrimonio Cultural del Mercosur.

La payada fue elegida teniendo en cuenta que se trata de un tipo de improvisación musical en verso, generalmente acompañado por la música de una guitarra, que está muy arraigado en el folclore en nuestra Sudamérica, esta expresión se popularizó en la cultura de los gauchos como forma de presentación de los competidores en exhibiciones de doma de potros u otro tipo de concursos.

Este arte popular es una manifestación de identidad cultural común a los países fundadores del MERCOSUR, que encuentra relaciones y similitudes con diversas formas artísticas de la región, emparentadas con el canto improvisado.

Este género tuvo un enorme desarrollo en Sudamérica, sobre todo en Argentina, el estado brasileño de Rio Grande do Sul, parte de Paraguay, Uruguay y Chile, estos países dedican un día al año a homenajear la payada, en honor al nacimiento de sus payadores más célebres.

El artista es un poeta-cantor que entona versos que compone sobre la marcha, con rima y a la vez, sobre un esquema musical, que suele ser una fórmula melódica preestablecida, que se acompaña con la guitarra.

El payador del campo la utilizaba como forma de expresar sus sentimientos y la realidad que le rodeaba, este artista tiene la habilidad de elaborar la historia, la rima y el canto sobre lo que sucede en el momento en el que está payando o sobre temas que le propone su público con sus versos octosílabos. El tema se presenta en los primeros cuatro versos y se desarrolla en los seis restantes; el pensamiento contenido en la estrofa debe concluir en el décimo verso.

En el contrapunto, cada payador responde las preguntas de su contrincante y luego pregunta del mismo modo. Pueden durar horas y finaliza cuando uno de los cantantes no puede responder rápidamente a la pregunta de su rival.

Todos los 23 de julio, desde 1884, luego de una payada entre el oriental Juan Nava y el argentino Gabino Ezeiza en la localidad uruguaya de Paysandú, todos los argentinos celebramos el Día del Payador. Este día festivo fue declarado en 1992.

Gabino era conocido como el ‘Negro’ Ezeiza. Nació en el barrio porteño San Telmo el 3 de febrero de 1858, y vivió en Floresta hasta el día de su muerte, el 12 de octubre de 1916. El cantante y compositor fue uno de los precursores de este género narrado. Empezó a darle cuerpo a la payada para luego profesionalizarla, introducir el contrapunto (la payada a dúo o duelo cantado), y payar por milonga. Así obtuvo la popularidad, además de ser autor de más de quinientas composiciones.

Algunos historiadores creen que el término ‘payador’ proviene de “payo”, denominación con la que se conoce a los campesinos de Castilla; en Cataluña, por otro lado, eran llamados «Payés». En cualquier caso, se cree que esta expresión artística vino de España. También hay quienes dicen que su origen pudo surgir de los Trovadores de Provenza, a los que les gustaba entablar polémicas en versos.

Este estilo musical fue llevado a la pantalla grande en 1950, con el título: El Último Payador. Escrita por el poeta Homero Manzi y dirigida, por él, junto a Raph Pappier.

La película fue basada sobre la vida del artista José Bettinotti y protagonizada por Hugo Del Carril, con la música de Sebastián Piana y Tito Ribero.

En la actualidad, cada 23 de julio se reúnen decenas de payadores en el monumento en la ciudad de Tres Arroyos, Provincia de Buenos Aires, para celebrar su día a pura música y versos.

Temas
Comentarios
Frases y Expresiones
Piqueteros

Piqueteros

La medida de fuerza de los petroleros despedidos en el sur tuvo escasa repercusión en los medios nacionales, pero luego comenzaron a surgir como focos aislados, piquetes cortando rutas en distintos puntos del país.
Hacete la Película
Hombres de Negro

Hombres de Negro

Pasó a la historia como una de las mejores comedias de ciencia ficción y aventuras. Se cumplen veinticinco años desde su estreno, y pese a que algunos efectos visuales no envejecieron muy bien, sigue siendo una joya que merece ser vista.
Lunfardo
Carlos de la Púa y la Bohemia

Carlos de la Púa y la Bohemia

En su vida de gran “caminoteador” como gusta decir Cesar Tempo, se lo vio por los cafetines alternando con los malandrines que gustaban, también ellos, de su compañía, de su alegría, de sus humoradas y su decir lunfardesco.
Al Pie de la Letra
La Carta Retrospectiva

La Carta Retrospectiva

¡No la habrás leído! ¿Vos la leíste?... ¡Como puede ser! ¡No tendrías que haberlo hecho!... Ella era la novia (o ex) de un amigo mío y estaba completamente sacada ante al inesperado infortunio que le tocaba vislumbrar delante mi inefable presencia.
Lugares y Postales
Café Tortoni

Café Tortoni

En Buenos Aires abundaban las pulperías y almacenes, como el de Los Catalanes o el Café de Marco. En 1858 sobre Rivadavia 826, abre sus puertas el Café Tortoni. Comenzó a ser un clásico del Centro porteño, pero a finales del siglo XIX.
Columnistas
Más Artículos