Pintadas
Fecha de Publicación:
Divorcio
En 1987 se Sanciona la ley 23.315 que Aprueba el Divorcio Vincular
Divorcio

“En muchos países los divorcios se han convertido en una verdadera plaga social”. El asombroso diagnostico lo expuso el Consejo Pontificio para La Familia (máximo organismo del Vaticano para el tema) en un documento dado a conocer en febrero de 1997.

La expresión no es novedosa. La Iglesia Católica se opone al divorcio por principio y así lo viene reafirmando desde tiempos inmemoriales. Lo llamativo en esa oportunidad fue la dureza del mensaje, teniendo en cuenta que los países que aun mantenían legalmente la indisolubilidad del vínculo, eran apenas siete en todo el mundo: Argentina, Paraguay, Irlanda del Norte y los minúsculos estados de Andorra, San Marino, Mónaco y la Isla de Malta.

Nuestro país accedió al divorcio vincular en 1954 mediante la sanción de la ley 14.394. Esta norma legal fue derogada por un decreto del gobierno militar en 1956, restaurándose la imposibilidad de disolver el vínculo.

Así llegamos a la vuelta de la democracia en 1983 y el tema vuelve a ser materia de discusión. Divorcistas y antidivorcistas inician sus respectivas campañas. A principios de 1986 ingresan al Congreso Nacional una docena de proyectos, la mayoría a favor del divorcio.

En apoyo de la medida se argumenta el derecho de las personas a decidir libremente acerca del estado civil que le dan a sus sentimientos y también por la necesidad de regularizar las numerosas uniones extramatrimoniales existentes.

En contra se argumenta la posición que sostiene que la legalización del divorcio vincular aumentaría el número de separaciones atentando contra la unidad de la familia. A los partidarios de éste último argumento, se les escapaba que países profundamente católicos como España, Italia, Brasil, México y Uruguay tenían vigente el divorcio.

Éste último país legalizo el divorcio en 1907 y desde entonces mantiene un promedio constante del 10 al 15% de separaciones con respecto a los casamientos que se consuman.

En EE.UU. por ejemplo, su porcentaje es de un divorcio por cada dos casamiento. Evidentemente las razones de la desunión matrimonial no tiene nada que ver con la existencia de la norma legal.

Finalmente en 1987 se sanciona la ley 23.315 aprobando el divorcio vincular. En 1988 los pedidos de divorcio llegan a 18.000 contra 27.000 nuevos matrimonios. El alto número de separaciones tiene que ver con un blanqueo de situaciones de hecho que con el paso del tiempo se redujo significativamente, hasta estabilizarse en la actualidad en alrededor del 30% con relación a los nuevos enlaces.

Libro Pintadas Puntuales – Roberto Bongiorno – Ángel Pizzorno

Temas
Comentarios
Lugares y Postales
La Cortada de Carabelas

La Cortada de Carabelas

El porteño la llama “cortada”, pero, considerada etimológicamente, no es más que un “pasaje”, pues este señala “un paso público entre dos calles”. Famosa fue la “cortada” de Carabelas, por la concurrencia a sus bodegones de prestigio.
Ya fué
Kero

Kero

"Pan con Kero es pan comido" era el eslogan que mantenía la presencia del dulce en los hogares y la solicitud de recetarios que la empresa entregaba gratuitamente a vuelta de correo, habla de la popularidad del producto en los años'50.
Al Pie de la Letra
“Escribir es una Forma de Vida”

“Escribir es una Forma de Vida”

La ventaja es la satisfacción de terminar un libro, sentir una austera conformidad. Lo demás es el sistema del que formamos parte, con sus buenas y malas. Aprender a negociar y seguir adelante, buscando un libro mejor cada vez.
Por Amor al Arte
Benedini y las Cartas Gauchas

Benedini y las Cartas Gauchas

Pablo Benedini: En mi largo andar entre gauchos y malandrines siempre tuve un ojo (sin hachazo) puesto en el truco. Empecé con almanaques de taco. Y me metí rápidamente en la creación de un mazo de barajas “gauchas”.
Tango y Milonga
Polaco Goyeneche, Cantame un Tango Más

Polaco Goyeneche, Cantame un Tango Más

Esperá que te cuento una de Mar del Plata. Me para un sabihondo y me dice: “Cantás mejor que Gardel”. Claro, a él le dicen el Mudo y yo canto puntos, comas, silencios. Y lo miré fijo: “Nadie, oíme, nadie puede cantar como el ídolo”.
Columnistas
Más Artículos