Al Pie de la Letra
Fecha de Publicación:
Roberto Fontanarrosa
Libro: No sé si he Sido Claro y Otros Cuentos - Planeta - 2006
Roberto Fontanarrosa

En este volumen, Fontarrrosa logró captar, como ningún otro, con humildad y maestría, el sentimiento popular frente a las cinco cosas a las que pareciera reducirse la vida: el amor, la amistad, la pasión, la locura y la muerte.

No sé si he sido claro y otros cuentos,  su segundo libro de relatos, refleja aquella famosa frase que supo enunciar y que lo definía de cuerpo entero: “De mí se dirá posiblemente que soy un escritor cómico, a lo sumo. Y será cierto. No aspiro al Nobel de literatura. Yo me doy por muy bien pagado cuando alguien se me acerca y me dice: ‘Me morí de risa con tu libro’.”

Cristina Eseiza – Prof. en Letras UBA – Escritora

Frases Elegidas de Roberto Fontanarrosa

01. Si dices que lo tienes en un puño… ¡Muy pequeño ha de ser tu enemigo!

02. Vi una estrella caer. Pedí un deseo. Y la estrella cayó en tu casa.

03. El ciego, al lavarse la cara, se reconoce.

04. Se aprende más en la derrota que en la victoria, pero ¡Prefiero esa ignorancia!

05. El pájaro es libre. Lo sería aún más de ser soltero.

06. El loro plagia la palabra, pero quien está preso es el canario.

07. El pavo real abre su cola sin importarle si es día feriado.

08. Quien ríe último, de la desgracia ajena, ríe mejor.

09. Dios aprieta pero no ahorca ni cae en el sadismo.

10. Una palabra puede herir. Pero un martillazo es feroz.

Fontanarrosa Casi Entero – Ediciones de La Linea – 1974

11. La rosa tiene espinas, pero ¿Tiene pétalos el atún?

12. Reprochas al sordo que no te escucha. ¡Grítale más fuerte!

13.  Aun viéndote sucia y borracha, me arrodillo para nombrarte: ¡Madre!

14. El puntapié que me asestaste  ¿No será una opinión?

15. El que nada desea, es sospechoso.

16. El espíritu del virtuoso es como un espejo. Te miras en él y puedes peinarte.

17. El hombre sabio es pobre en apariencia, pues su tesoro está en Suiza.

18. En el mundo hay bondad y maldad. Justicia e injusticia. Árboles y tortugas. Hay muchas cosas.

19. Para el Sabio no existe la riqueza. Para el Virtuoso no existe el poder. Y para el Poderoso no existen ni el Sabio ni el Virtuoso.

20.  Aquel que ha tocado el cielo con las manos ¿Cuánto medía?

09. Reparad en ese pato que corre. Reparad en aquel cordero que trisca. Reparad esa cerca que huyen los animalitos.

21. Si dices que lo tienes en un puño… ¡Muy pequeño ha de ser tu enemigo!

22. Si quieres alcanzar la sabiduría ¡empieza a correr ya!

23. ¡Desdichado el mendigo que no conoce el placer de dar!

www.frasesypensamientos.com.ar/

Temas
Comentarios
Personajes
Mate Cosido

Mate Cosido

Como otros de los llamados “bandidos rurales”, Mate Cosido se hizo fama de “justiciero”. Esa leyenda venía del hecho que no robaban gente pobre sino que golpeaban a esas grandes compañías que sin exagerar, reinaban en los territorios nacionales.
Semblanzas
Ser Fiel a la Huella

Ser Fiel a la Huella

Vivir de la escritura es para unos pocos; comprenderlo es para muchos, en síntesis: no hay nada peor que la propia traición al modo de existir con la pluma por dejar contentos y felices a los demás eslabones del mercado. Lo mismo ha de suceder con la música, la pintura, etc.
Hacete la Película
Una de Convoys

Una de Convoys

Viendo western con mí viejo aprendí algo que cualquier lector de treinta años para arriba ya sabe: No se llaman western. Cuando papá me invitaba a ver una película siempre, pero siempre, la frase era la misma.
Notas de Opinión
Los Animales y sus Derechos a la Existencia

Los Animales y sus Derechos a la Existencia

El ser humano, debe concebir a los animales y las plantas como sus aliados, debido a su papel en la biodiversidad, la provisión de recursos alimentarios y medicinales, el sustento y los medios de vida, el bienestar emocional, la regulación del clima y la calidad del aire.
Costumbres
El Guardapolvo Blanco

El Guardapolvo Blanco

Está tan integrado a nuestra cultura que si en un registro mítico de la Argentina aseveramos que existe desde siempre, nadie se enojaría por semejante embuste; porque es impensable nuestra infancia separada de esa prenda.
Columnistas
Más Artículos