Fuera de Serie
Fecha de Publicación:
The Last of Us
El viaje siempre será satisfactorio - EPISODIOS 5-9 — DISPONIBLE EN HBO MAX
The Last of Us

En la primer parte de la reseña sobre la serie The Lasto of Us (que pueden encontrar en el siguiente link, https://www.testimoniosba.com/2023/02/07/the-last-of-us/ ) nos abocamos a los cuatro episodios iniciales, los que nos metieron de lleno en un mundo post-apocalíptico en donde un hongo, el cordyceps, ha desatado una epidemia. Los humanos comienzan a contagiarse a una velocidad inusitada, y los mejores esfuerzos de los gobiernos por contener el esparcimiento fracasan.

Los sobrevivientes terminan divididos en varias facciones. Están aquellos que optaron por vivir bajo la tiranía de un pseudo gobierno dictado por los militares, en zonas seguras donde algunos reciben entrenamiento, y los demás realizan tareas de mantenimiento para sostener las precarias condiciones de vida. Allí encontramos a Joel (Pedro Pascal), un contrabandista que al inicio del brote perdió a su hija y busca desesperadamente a su hermano. A él le encargan la tarea de llevar a Ellie (Bella Ramsey) porque su cuerpo puede albergar la esperanza para el fin de la infección.

La segunda facción son Las Luciérnagas, un grupo rebelde que busca derrocar la tiranía autárquica, mientras buscan desesperadamente una solución a los temibles zombis que, de vez en cuando, aparecen en los capítulos para poner en jaque a nuestros protagonistas.

El tercer grupo de personas que nos vamos a encontrar son los sobrevivientes que, sin ganas de optar por el binomio de oportunidades, eligieron buscar localidades alejadas en donde armar comunidades. Se protegen solos, cazan su propio alimento y, en líneas generales, son bastante decentes.

Hasta que no lo son.

Como en las mejores series y películas en donde los muertos vivientes son la amenaza inicial, siempre el ser humano es el monstruo más temible de todos. Los mejores episodios de la segunda mitad de esta espectacular serie involucran a personajes turbios. Hay líderes de comunidades que parecen cabezas de un culto. Hay antropofagia. Hay intentos de violación.

Hay mucho fin que justica los medios.

La segunda mitad de esta increíble serie se concentra en ahondar en el viaje de los protagonistas, que cruzan un Estados Unidos desolado, salvaje, pero recubierto de una terrible belleza. La naturaleza se abre camino, y la referencia a Jurassic Park no es casual. Hay un hermoso momento que es un homenaje directo a la obra maestra de Steven Spielberg.

La relación extraña, casi de padre e hija, entre Joel y Ellie va creciendo, profundizándose, a medida que superan obstáculos. Pero esta no es la historia de un hombre protegiendo a toda costa a una niña indefensa. La adolescente prueba ser más que capaz de cuidar su integridad física y también la de su compañero, quien se las ve negras y pasa todo un episodio tirado en un sótano, apuñalado, debatiéndose entre la vida y la muerte.

También conocemos más sobre cómo Ellie se convirtió en quien es. Hay todo un episodio dedicado a contar su relación con Riley, una amiga en el campo de entrenamiento y, para pánico de los mismos espectadores que se horrorizaron al ver una pareja gay en el tercer episodio, aquí descubrimos que nuestra protagonista tiene su primer beso con una mujer… antes que se desate la tragedia.

Quien más miedo da a lo largo de la serie es, por mucho, el predicador David, líder de una comunidad que se está muriendo de hambre y que, debajo de una fachada de amabilidad y buenas intenciones, hay escondido un villano de antología que sólo necesita de un episodio para convertirse en el hombre a odiar.

Pedro Pascal y Bella Ramsey brillan en cada fotograma. La química entre los dos no sólo es ineludible, sino fundamental. Si bien los puristas del juego hubieran preferido a una actriz más parecida a la del videojuego —se puede encontrar online cientos de energúmenos quejándose de nimiedades como ésta— dudo que haya una actriz más capacitada que Ramsey para dar vida a Ellie. La joven es capaz de pasar por todos los rangos emocionales posibles, es feroz cuando la trama lo requiere, es tierna y vulnerable en otros parajes, y su sentido del humor es una brisa de aire fresco entre tanta tragedia y oscuridad.

The Last of Us se convirtió en el estándar de aquí en adelante para adaptar videojuegos a la pantalla grande o chica. Como alguien que jamás jugó el videojuego agradezco que los zombis no sean el foco principal de la narración. Aparecen, si, pero son intrusiones completamente pensadas para hacer avanzar una situación. Aquí no hay un jugador que necesita matar “bichos” para que la trama sea interesante. Los personajes pasan a un primer plano, el terror le cede el protagonismo al drama, y las escenas de acción están dosificadas, pero ejecutadas con una maestría sobresaliente. Craig Mazin y Neil Druckmann (el creador del juego, por si alguien se quiere quejar de los cambios con respecto al material original) realizaron un fabuloso trabajo detrás de cámaras, creando un mundo real, tangible, creíble y desesperante. Pero el mejor logro es, lejos, la dupla protagónica. La elección del cast es perfecta, y los secundarios brillan cuando les toca aparecer.

Nada parece haber quedado librado al azar.

Como frutilla del postre, la música de nuestro querido Gustavo Santaolalla brilla permanentemente, al igual que en el videojuego. Es una composición minimalista, exquisita, repleta de sutilezas que generan el clima perfecto.

Aún queda mucho 2023 por recorrer pero parece complicado que alguna serie aparezca para arrebatarle el título a “mejor producción del año”. The Last of Us tiene todo lo que una obra maestra necesita. Una historia atrapante, que no apura el argumento en pos de la acción. Personajes brillantes, complejos, moralmente ambiguos. Los valores de producción y la fotografía son dignas del mejor largometraje.

Bella Ramsey se ha posicionado como una estrella por derecho propio. Se nota que es una actriz con un futuro gigante en la industria, y Pedro Pascal acompaña a la perfección con su carisma, con su habilidad para convertirse en un héroe atípico, de esos que capaz no cae tan bien pero que uno termina queriendo a pesar de todo.

Nueve episodios pueden dejar un poco de sabor a poco al final. Es inevitable quedarse con ganas de más. La espera para la segunda temporada se hará larga, seguramente, pero siempre se puede volver a revivir el enorme caudal de emociones que despierta The Last of Us.

El viaje siempre será satisfactorio.

Temas
Comentarios
Hasta las Manos
Las Manos, la Razón del Alma

Las Manos, la Razón del Alma

Se estima que la mayoría de las manos impresas en las pinturas rupestres halladas en el mundo corresponderían a mujeres. Más allá de que sea así o no, son las huellas dactilares del pasado que nos hablan.
Miscelaneas
Revolución de los Restauradores

Revolución de los Restauradores

Balcarce ordena a los “vigilantes” de la policía que dispersen a los tumultuosos. Los vigilantes no le obedecen. Tal vez para que la multitud enardecida no entrar al Fuerte (Casa de Gobierno), una voz se deja oír reclamando calma: “¡A Barracas!”.
Genéricos
Grimoldi

Grimoldi

La aplicación del sistema ‘Medio Punto’ facilita la vulcanización directa de los fondos de goma al cuero, haciendo que Gomycuer sea un calzado cómodo por excelencia y durable en el uso cotidiano y en los lugares de trabajo.
Fuera de Serie
Madoff: El Monstruo de Wall Street

Madoff: El Monstruo de Wall Street

Es un fabuloso cuento aleccionador en esta época en donde los estafadores tienen cada vez más recursos. Estos falsos gurúes de las finanzas se multiplican casi por hora, y las posibilidades de caer en una de estas redes es más que real.
Columna
¿Desmanicomialización o Desmantelamiento?

¿Desmanicomialización o Desmantelamiento?

Se afirma ya desde los primeros tiempos: al enfermo mental se lo terminó aislando, empobreciendo, despojándolo cada vez más de recursos que le permitan construir algo distinto del lugar estigmatizado que la sociedad le reserva.
Columnistas
Más Artículos