Costumbres
Fecha de Publicación:
Fumar en Pipa
El Hábito se Habría Extendido Desde Europa a Finales de la Edad Media
Fumar en Pipa

Es clásica la figura de un hombre fumando en actitud reposada. Mayor verosimilitud alcanza la imagen, si el fumador tiene en sus manos un libro o escucha música. Es un estereotipo, pero que goza de buena permanencia. Curiosamente y pese a los cambios de paradigma en materia de géneros, no se ven en los medios de comunicación mujeres en esa situación.

Pero no todos los usuarios de una pipa disfrutan su placer en esa especie de nirvana humeante.

Recordemos las incontables películas, series televisivas e historietas, en que Sherlock Holmes aparece invariablemente portando su pipa; con el artefacto en la mano o aspirando mientras analiza algún sesudo enigma detectivesco. Pero sin dudas, se requieren condiciones mínimas de comodidad para encender y disfrutar el humo; a diferencia del cigarrillo que puede consumirse rápidamente y con un mínimo de maniobras. El hábito de fumar en pipa se habría extendido desde Europa a finales de la Edad Media, en particular, Alemania, Inglaterra, Holanda y Francia. Las más antiguas que se conservan son de cristal, astas, cerámica, madera de cerezo y otros materiales.

En la actualidad los conocedores recomiendan utilizar piezas livianas y las preferidas provienen de Inglaterra, Francia, Dinamarca e Italia; entre los fabricantes más prestigiosos.

Se siguen buscando las raíces de brezo, un arbusto que crece en montañas de Córcega, Cerdeña, sur de Italia, España, Francia, los Balcanes y una amplia región mediterránea. Los entusiastas de las piezas elaboradas con ese material, sostienen que se obtienen pipas de altísima calidad. Otras se fabrican con espuma de mar, una sustancia formada a partir de sedimentos marinos. También en el mercado se encuentran variedades de muchos materiales diversos. En cuanto a boquillas, son inevitables las de material sintético, cuando antes eran de carey o asta de animales.

El hábito de fumar en pipa también tiene sus ritos de iniciación y uso. El curado de la pieza, la carga del tabaco y el encendido, ameritan una técnica minuciosa que varía según el buen entender de cada usuario. Pero existen recomendaciones básicas. Los conocedores aseguran que una pipa recién está lista para ser disfrutada a pleno, después de haberse utilizado algunas veces. Sugieren contar con varios ejemplares para no encender la misma más de dos veces al día, debido a que el calor dilata la raíz de la pieza y se humedece.

Alguna tradición “pipera” dice que antes del primer encendido, se la debe sumergir en ron o coñac durante dos días, para que se estacione. Pero los detractores de esta práctica la censuran porque creen que así se quema la madera. A su vez, estos últimos sugieren cubrir el hornillo con una capa delgada de tabaco, fumar, volver a cargar otra capa sobre la ceniza de la anterior y repetir la operación varios días.

Los accesorios necesarios para una buena conservación son el llamado trío. Consta de una aguja para remover el tabaco y destapar el brazo de la pieza, un elemento para apisonar el tabaco y una palita vaciadora para evacuar el tabaco quemado. También existe un encendedor diseñado para pipas con un ángulo de llama especial, evitando así quemaduras involuntarias en el artefacto.

La pipa tiene también sus derivaciones insospechadas. Quién se encuentra satisfecho después de una buena comida suele decir que está “pipón”. En otros países de habla hispana también le llaman pipón al barrigudo. En la Argentina, el calificativo (y sustantivo) alcanza a las mujeres, que suelen estar “piponas”. Otra frase del idioma de los argentinos es “Lo fumaron en pipa”. El comentario refiere a quien fue abusado en su buena fe, sorprendido, engañado. Y el legendario cuento de La Buena Pipa; en que el narrador pregunta: ¿Querés que te cuente el cuento de la buena pipa? ante la respuesta positiva o negativa, el preguntón repregunta… y así hasta que el interrogado se fastidia y abandona el juego. En el lenguaje cotidiano, se usa en el sentido de demandas no correspondidas; o cuya respuesta concreta se estira hasta el infinito, de un modo circular, al mejor estilo borgeano.

Temas
Comentarios
Identidades
Carnaval Porteño

Carnaval Porteño

“El carnaval no es una fiesta que se le concede al pueblo, sino que es una fiesta que se concede a sí mismo”, afirmó alguna vez Goethe. Y así con el retorno de la democracia en 1983, las calles de Buenos Aires, retomaron la música, el espíritu y el color del carnaval.
Ya fué
Jabón Federal

Jabón Federal

La asombrosa danza de marcas que desde el último cuarto del siglo XX incursionaron sobre empresas de largo arraigo en la industria argentina, no afectaron la memoria colectiva que las sigue recordando tal cual eran hace muchos años.
Miren al Pajarito
Néstor: ¡Presente!

Néstor: ¡Presente!

Su muerte sorpresiva paralizó al país. Con el correr de las horas, una multitud se autoconvocó al foro público que los argentinos eligieron desde el nacimiento del país para los grandes acontecimientos: la Plaza de Mayo.
Fuera de Serie
Resident Evil

Resident Evil

Construyó una base de fanáticos enormes que esperaron pacientemente dos años hasta el lanzamiento de Resident Evil 2, uno de los videojuegos más alabados no sólo dentro del género survival horror, sino como uno de los mejores de la historia del medio.
Costumbres
Pelota de Trapo

Pelota de Trapo

“Jugábamos con pelotas de trapo. Para conseguir una de cuero, lo que hacíamos eran rifas con los últimos números de la lotería nacional. Hacíamos los boletos y regalábamos una botella de vermú y cuatro vasos, pero nadie lo cobraba.
Columnistas
Más Artículos