Ya fué
Fecha de Publicación:
El Torino
El Torino Participó en la Prestigiosa Maratón de la Ruta de 84 horas en Nûrburgring
El Torino

Más allá de los avatares económicos y el derrocamiento del presidente Arturo Illia como hecho político destacado de 1966, los argentinos siguen involucrados en otras grandes pasiones: fútbol, boxeo, en menor medida el turf y por supuesto, el automovilismo. El Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires es un cuasi templo de ese deporte y el Turismo de Carretera es seguido por multitudes. Revistas especializadas como Corsa y Parabrisas cuentan con gran cantidad de lectores y en radio, programas como “Carburando” brindan a sus oyentes toda la información referida a la actividad.

Desde hacía no muchos años, nuestro país había ingresado en el universo consumista y entre los bienes más solicitados por quienes podían pagarlos, estaban los autos. El automóvil fue el sueño de la clase media después del techo propio. Pocos años habían transcurrido desde que la fiebre de las “Siam Lambrettas” ensordecieron la ciudad, compitiendo con los extraños, “ratones alemanes”, pagaderos en cómodas cuotas.

Siguieron los coches que se integraron a la cultura nacional, como el Fiat 600 y el 1100, el Citroên 2CV, los pequeños y elegantes productos de Renault como el Dauphine y su versión potenciada, el Gordini, el De Carlo 700, el legendario “Escarabajo” Volkswagen, el Auto Unión DKW, el Kaiser Bergantín, el elegante Kaiser Carabela y sin duda, el inolvidable Siam Di Tella; que llegó a ganar más del 50 por ciento del mercado taximetrista. Subiendo en la escala de cilindrada, calidad y precios, se ubicó el Peugeot 403 y en particular el 404, sólido y prestigioso vehículo famoso en esos años, por estar de moda entre los corredores de “picadas” y otros entendidos.

También los “grandes” pisaban fuerte, como el Ford Falcon, los “chivos”, sobre todo el Chevrolet 400 Special, y la línea Rambler en sus versiones Classic y el suntuoso Ambassador, de IKA – Renault.

En ese contexto con abundancia de marcas, cilindradas y modelos, aparece el Torino.

El nuevo y poderoso auto salió de la planta Santa Isabel de IKA – Renault en Córdoba y el 30 de noviembre de 1966 es probado en el Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos Aires. Se presenta en dos modelos: Sedán cuatro puertas y Cupé. Motor Tornado de 3.000 centímetros cúbicos y el Tornado Superpower de 3800 centímetros cúbicos. La línea Torino original incluye las siguientes versiones: 300 S, 380, 380W, GS 200, TS, TSX, ZX y Grand Routier. Los 380 y 380W cuentan con palanca en el piso, caja ZF con 4 velocidades sincronizadas, volante deportivo, luz cuarzo – iodo, suspensión Four Link Bar, motor Tornado Interceptor OHC y árbol de levas a la cabeza. Más adelante se incorpora el motor Siete Bancadas. Una mecánica impresionante para la época y en nuestro país. Sin dudas, el Torino 380W fue la vedette ya que alcanzaba los 210 kilómetros por hora.

Época de ruedas “patonas”, aunque el auto fuera de una cilindrada modesta que no necesitaba esos neumáticos. Los pibes que soñaban con emular a Gastón Perkins o a un Cupeiro, usaban guantes calados, volantes de madera y llantas de magnesio; nunca faltaba un busca huellas de yodo para completar el cuadro “tuerca”.

Para uso deportivo aparecieron los “preparados”, el Torino Comahue y otros. La formidable máquina comenzó a participar en Turismo de Carretera (TC), disputando con los líderes

Ford y Chevrolet. Así es que el “Toro” gana competencias TC en 1967, 1969, 1970 y 1971.

Para entonces ya había madurado el gran desafío: Torino debe participar en la prestigiosa Maratón de la Ruta de 84 horas en Nûrburgring, Alemania Occidental. Se trata de la 39°

Edición a desarrollarse entre el 19 y 23 de agosto de 1969.

Se arma el equipo presidido por el quíntuple campeón mundial de Fórmula 1: Juan Manuel Fangio.

La Misión Argentina la integran tres “Toros” coupé 380W: los números 1, 2 y 3; con sus respectivos equipos de pilotos: Luis Di Palma, Carmelo Galbato y Oscar Fangio; Jorge Cupeiro, Gastón Perkins y Eduardo Rodríguez Canedo; Eduardo Copello, Oscar Franco y Alberto Rodríguez Larreta. Coordinadores: Tibor Teleki y Carlos Lobosco. Responsable en pista: Oreste Berta. Nuestro equipo compitió con las marcas líderes del mundo, en una pista considerada difícil. El mejor posicionado fue el N° 3, conducido por el equipo Copello – Rodríguez Larreta y Franco. Dio 334 vueltas, pero le reconocieron sólo 315. Perdió puntos por una sanción debido al caño de escape averiado, que generaba ruidos con exceso de decibeles. Los “Toros” números 1 y 2 por distintos percances, también quedaron fuera de juego. Sólo el 3 alcanzó a ver la bandera a cuadros bajarse ante el parabrisas cuando le reconocieron el cuarto lugar. Lo tripulaba en esa última vuelta Oscar “Cacho” Franco.

Torino en Nurburgring – Ámbito – 07-12-18

De todos modos, regresaron a la Argentina como “campeones morales”, ya que se esperaba una performance más modesta. Más allá de los registros deportivos, ya nadie puso en tela de juicio que el ingreso del Torino al ruedo de las grandes marcas, fue un punto de inflexión en la industria automotriz.

El 30 de diciembre de 1981 sale de planta el último Torino. En 15 años se fabricaron 99.792 unidades. El legendario N° 3 de las 84 Horas de Nûrburgring, fue a descansar al Museo Fangio de Balcarce.

Temas
Comentarios
El Arte de la Culinaria
Salatiel y la Culinaria

Salatiel y la Culinaria

La tarta, una adaptación a nuestra lengua del francés “tarte”. Consiste en un tipo de pastel redondo, que puede ser salado o dulce. Hecho con masa y cocido al horno en un molde de paredes bajas. Se lo cubre o rellena con distintos ingredientes.
Al Pie de la Letra
Una Cita sin Tiempo

Una Cita sin Tiempo

Sin embargo, él, alzó la vista y pareció fundirse en el cuadro que colgaba de la pared: una réplica de un Quinquela Martin. Tal vez era el original, no sé distinguir entre uno u otro, “Regreso de la Pesca” era el título.
Gestión Cultural
Control Cultural

Control Cultural

Control significa: intervención gubernamental, manejo o dirección que otras instituciones o grupos con capacidad otorgan a la instalación, producción y facilidades de circulación de los elementos culturales presentes en una sociedad.
- Central -
Asado Amigo y Buenas Compañías

Asado Amigo y Buenas Compañías

Uno a uno van llegando, siendo el último es el Negro con las disculpas de siempre por trasnochar; ya conociendo el paño, el Colo pregunta por el salamín con una cuchilla en su mano. No se hace esperar las bromas cómplices y la “tirada de lengua” entre ellos.
Semblanzas
El Baño de Carlitos

El Baño de Carlitos

Solo nos acordamos del papel higiénicos cuando no hay, a pesar de que tiene una historia tan graciosa que vale la pena contarla. Todo empezó en los Estados Unidos, donde se hizo rápidamente popular, aunque nadie osaba llamarlo por su nombre.
Columnistas
Más Artículos