Hacete la Película
Fecha de Publicación:
Estreno de Tenet
James Bond a lo Nolan
Estreno de Tenet

Tras la re-apertura escalonada de los cines en varios puntos de Argentina, uno de los platos fuertes arribó a la pantalla de plata: “Tenet”, la última obra del director y autor Christopher Nolan. El artista británico, muy vocal durante todo el 2020 sobre la importancia de disfrutar su película en las salas y no desde las pantallas de dispositivos o en televisores hogareños, continúa empujando para llevar su espectáculo de ciencia ficción y acción a la gente, para que la disfruten como él concibió originalmente su proyecto. Un esfuerzo tan o más épico que la mismísima película.

“Tenet” es un film de espías con una vuelta de tuerca fantástica. Un grupo de agentes de élite deben detener a un terrorista cuyas acciones podrían desencadenar la Tercera Guerra Mundial, utilizando una tecnología nunca antes vista. John David Washington encarna al “Protagonista”, quien tras ser capturado y dado por muerto, entra en el programa ultra-secreto “Tenet”. Allí unirá fuerzas con Neil (Robert Pattinson, el nuevo Batman) y deberán desbaratar los planes de Sator, (Keneth Branagh) quien parece tener acceso a objetos cuya entropía fue revertida. ¿Qué significa eso? Básicamente si una bala tiene la entropía invertida, quien dispara no lo está haciendo realmente, sino que el proyectil está viajando en reversa desde el lugar de impacto hacia el barril del arma.

Esta forma de “rebobinar” acciones del presente darán lugar a escenas de acción muy originales. Persecuciones de autos en autopistas atestadas, peleas mano a mano con movimientos en reversa “imposibles” para un ser humano, enfrentamientos armados en donde las balas irán en todas las direcciones posibles, edificios que estallan para luego “armarse” de nuevo, y todo tipo de artilugios visuales que la tecnología de inversión propuesta por la trama permite.

Si parece complicado en la lectura, es porque “Tenet” es una película en esencia “simple” que apela a la premisa de ciencia ficción para complicar la historia. Esta es la versión de “James Bond” que puede ofrecer una mente creativa como la de Nolan, quien ya jugó con las alteraciones del tiempo en películas como “Memento” o “Inception”. Hay agentes encubiertos, villanos tan malos que parecen casi caricaturescos, viajes por locaciones exóticas, autos espectaculares, gadgets improbables y hasta alguna versión de las históricas “mujeres Bond”. Pero para diferenciarse de la fórmula explotada hasta el hartazgo por la franquicia del agente 007, el director agregó a su historia los elementos de “entropía invertida” y aparentes viajes en el tiempo.

En el aspecto visual Nolan siempre aprueba con un sobresaliente. La acción se plantea desde lo práctico, intentando hacer todo en cámara y sin apelar tanto a los efectos generados por computadora (CGI). Esto le da una base de realismo a las escenas más fantásticas o imposibles. El director ha refinado a lo largo de una carrera repleta de éxitos un estilo reconocible y “Tenet” no busca salirse de su propia ecuación. Como reza el dicho popular, “equipo que gana no se toca.”

Las principales críticas a este film se dieron en el departamento sonoro. La música, orquestada por Ludwig Göransson (“Creed”, “Black Panther”) es más que competente, pero muchas veces opaca los diálogos y genera un ambiente más bien confuso a una película de por sí bastante enrevesada. El mayor problema con esto lo tuvo el público anglosajón, quienes al no disponer de subtítulos se quejaron porque había partes de los diálogos que eran imposibles de discernir. No sé si en las versiones dobladas al español este problema se repite, pero quienes no opten por ver “Tenet” en idioma original deberían tener este pequeño pero vital detalle en cuenta.

El cast es impecable. Los actores se adaptan muy bien al estilo Nolan, sobre todo aquellos que no han trabajado con el director previamente. Washington y Pattinson son creíbles en sus roles de agentes especiales encubiertos, siendo el primero el “músculo” y el segundo el “cerebro” de la operación. La dinámica de ambos que establece el guión (a cargo del director) es bastante arquetípica, pero no por eso menos efectiva. Elizabeth Debicki, gran actriz, que representa a Kat en esta película, es un personaje tal vez un poco anacrónico en estos tiempos modernos. Más en el rol de dama en peligro que de mujer fuerte, es un casi un desperdicio del talento de Debicki, una artista con una filmografía creciente e interesante, que aquí luce con el poco material que le fue dado. Michael Caine, actor casi fetiche de Nolan, tiene una pequeña aparición, y Branagh, como el villano, es tan divertido como cliché.

Los que busquen una película entretenida con una vuelta de tuerca que dará material para debatir después de vista, “Tenet” cumplirá con creces. Tiene todos los rasgos estéticos y narrativos que Christopher Nolan viene llevando a la pantalla grande desde 1998. Los fanáticos del director tendrán material de sobra para apreciar. Sin embargo, si la ciencia ficción (y sobre todo, los diálogos explicando cosas de ciencia ficción, que abundan en esta película) no son lo tuyo, es probable que “Tenet” termine confundiendo o aburriendo al espectador casual.

“Tenet” es una experiencia cinematográfica diseñada para disfrutarse en el cine. Tuvo la mala suerte, como la mayoría de las industrias del planeta, de estrenarse en el primer año de la pandemia, pero la perseverancia de Nolan (sumado a las ganas obvias del estudio de recuperar los más de 200 millones de dólares invertidos, que se duplican por la campaña publicitaria) lleva a que a más de siete meses de su estreno oficial todavía haya países del mundo que apuesten a proyectar un film en su ecosistema natural: la sala oscura, las butacas, el sonido envolvente y la pantalla gigante de frente, dando vida a sueños a 24 cuadros por segundo.

Temas
Comentarios
Al Pie de la Letra
Beso Siglo XXI

Beso Siglo XXI

Ella habla de cosas que sé y otras que no… y… no me interesan en absoluto… de a ratos tenemos ganas de besarnos y sus labios se acercan a los míos y su bola de piercing brilla al son de esa única luz tenue del habitáculo que nos condensa… Beso Siglo XXIEl beso.
Personajes
Hugo del Carril: Una Película que No Fue

Hugo del Carril: Una Película que No Fue

En 1983, Hugo volvió a escena, como es sabido. Y con la prudencia de siempre- prudencia y seriedad con dotes delcarrialianas- habló en más de una ocasión del gran proyecto: Anthony Quinn haría de Perón y Jean Fonda de Evita.
Gestión Cultural
El Desarrollo del Arte Popular

El Desarrollo del Arte Popular

Inducir a los artistas populares a que se limiten a realizar fieles remedos de las creaciones de sus antepasados es ahondar su dependencia y pretender abolir su creatividad, la que marcha siempre hacia nuevas formas a partir de las anteriores.
- Central -
Los Restos de la Identidad

Los Restos de la Identidad

“En los 60 aparecieron en la Argentina montones de cantantes en ingles que cantaban por fonética porque no sabían inglés, y cantaban para un público que de todos modos tampoco entendía inglés. Y eso hasta parecía normal”.
Al Pie de la Letra
Quiero Verte

Quiero Verte

Cuando el sol y la luna se miraron por primera vez, en tiempos en que el mundo aún no existía, se enamoraron y comenzaron a vivir un gran amor. Cuando Dios decidió crear al mundo, decidió que el sol iluminaría el día y que la luna iluminaría la noche.
Columnistas
Más Artículos