Miren al Pajarito
Fecha de Publicación:
Polaroid
El Sistema Tradicional era Complicado y Costoso
Polaroid

El deseo de retratar la vida para perpetuar un segundo de ella en una placa, estuvo siempre presente en las necesidades de la gente, aún cuando las cámaras fotográficas por sus costos, no estaban al alcance de cualquiera. ¿Qué habitante de la ciudad de Buenos Aires y alrededores no se sacó una foto en el Jardín Zoológico porteño o en la costanera Sur? ¿Qué “colimba” del Interior no se retrató en el Obelisco para tener un recuerdo de su paso por la milicia? ¿O para mandar de regalo a la novia lejana o a la familia?

Seguramente muchos protagonizaron alguna de estas historias, o por lo menos fueron testigos. El dato es que para acceder a ese beneficio, había que sacarse la foto con un fotógrafo ambulante.

Esos hombres que portaban pesadas máquinas de “cajón”; ya que eso parecían, montadas sobre trípodes. El operador enfoca al cliente, revela tapándose la cabeza hasta los hombros con un paño oscuro y en poco minutos, entregaba la placa lista.

Alguno más sofisticado, hacía fotos “en color”; consistía en un coloreado básico hecho a mano. En general, era un trabajo muy prolijo y no afectaba la calidad de la foto – postal.

Harry Olds – Ferrotipo 1885 – Fundación Antorcha

El sistema tradicional hasta entonces, era complicado y costoso; no sólo las cámaras eran caras, sino el precio del revelado, que en definitiva, fue el verdadero negocio de las grandes marcas de fotografía. Por tal motivo el surgimiento de la fotografía digital, llevó al rollo a la muerte y a la quiebra a firmas históricas del rubro.

Pero en una fecha tan remota como 1928, nos enteramos que el científico estadounidense Edwin Land inventó el filtro polarizador de fotografía. Cinco años más tarde, funda los laboratorios Land – Wheelwright que en 1935, mudan su nombre a Polaroid. Pasada la instancia de la Segunda Guerra Mundial, en el año 1947 Polaroid presenta ante la Sociedad Óptica Estadounidense la primera fotografía instantánea en 60 segundos. La revolución del revelado había llegado. Un año después la primera cámara Land Camera Model 95 sale al mercado. Recordar que el mundo del revelado estaba en manos de dos gigantes: Kodak y Agfa.

Pasados los años de feroz competencia por el posicionamiento de determinados productos en los mercados y a raíz del fin de la Guerra Fría, el capital financiero reemplaza a los “capitanes de la industria” en el rediseño de la economía global y comienza una curiosa migración de marcas y ensambles entre empresas que suelen desaparecer o fusionarse más temprano que tarde. Polaroid había gozado de sus años de bonanza y visto su crecimiento en perspectiva, preocupaba a la industria fotográfica del revelado, porque como se ha dicho, pudo representar el fin de ese negocio. Enfoque y revelado automático en segundos: el sueño del fotógrafo aficionado, porque el profesional seguía prefiriendo los sistemas convencionales. Pero los “aficionados” eran muchos millones que aseguraban una buena rentabilidad. En 1963 aparece la película Polacolor; imágenes instantáneas a color.

No obstante, la aparición de las cámaras digitales y más tarde los teléfonos celulares con cámara incorporada, “mataron” a la Polaroid. La empresa quebró en 2001 y la adquirió Petters Group Worldwide pero la marca vuelve a quebrar en 2008. Previamente, había vuelto al mercado la cámara Polaroid para fotos blanco y negro en papel. Pasa entonces a denominarse Polaroid PLR IP Holidings LLC. Luego,The Summit Global Group adquirió los derechos sobre la marca. Es interesante conocer que hasta el año 2000, se habían fabricado 13 millones de unidades Polaroid Camera.

Por otra parte, llega al público la cámara Instax de Fujifilm. Tiene un flash incorporado y procesa fotos en 60 segundos. La impresora en su interior, revela la copia y puede almacenar hasta 20 hojas de 5 cm por 7,5 cm. En 2010, ya con otros propietarios vuelve la marca y paralelamente una gran cantidad de seguidores se asocian para fabricar rollos para usar en sus Polaroid, ya que la empresa no los producía. Se autodenominan Impossible Project (El Proyecto Imposible). De todos modos, un producto similar había sido lanzado por la Unión Soviética en la década de 1980: la cámara Lomo. Pequeña y con lentes angulares de gran capacidad de recepción lumínica.

Desaparecida la U.R.S.S. y con enormes transformaciones en la economía rusa, en 2005 la Lomo dejó de fabricarse.

Polaroid desarrolla un nuevo nicho de negocios que es el otorgamiento de licencias, una modalidad que le genera miles de millones de dólares de ganancia. En 2016 Polaroid derivó su tecnología de impresión instantánea a la empresa ZINK. La cámara Polaroid Snap la produce entonces, C & A Marketing, licenciataria de Polaroid. Dos años más tarde, aquel entusiasta grupo de aficionados llamado Immposible Project ya en rol empresario, pasa a ser propietario de la marca Polaroid. Otra marca, Leica, incursiona en el cada vez más incierto mercado de las cámaras de revelado instantáneo.

Ya en el año 2021, la marca se aplica a cámaras instantáneas, digitales fijas, de alta definición, para videos de deportes, tabletas de TV de alta definición, aplicaciones móviles e indumentarias. Todos esos productos, llevan el sello inconfundible del arco iris, que alguna vez representó la revolución del revelado automático.

Polariod – Maquina de Fotos – Veintidos – 23-11-00

Testimonios

“Quien lo dude podrá realizar una visita guiada a las facultades que se ocupan de lo social y ver el grado de cientificidad del personal docente y de sus alumnos. Entre la filosofía de la historia de Walter Benjamín, las rupturas epistemológicas del desempolvado Louis Althusser, la semiopolítica de Laclau, los apotegmas de Merleau Ponty, las multitudes nómades de Toni Negri, la vida líquida de Zygmunt Bauman, al análisis sociológico del fenómeno Peter Capusotto, el nunca bien ponderado grotesco de Alberto Olmedo, el reciclado Tato Bores, junto al análisis de los ferrocarriles de Scalabrini Ortiz y las nacionalizaciones de Víctor Paz Estensoro en la Bolivia de los años cincuenta, los visitantes podrán ingresar con su máquina Polaroid para fijar imágenes de esta vanguardia del conocimiento tan variada y activa como una Salada cultural. Olvidaba que también se ofrecen clases de tango.”
Perfil – 21-08-10- Por Tomas Abraham – “El Poder de la Ciencia Social y el NO”

Nada Ingles
“Así podría definirse el accionar de estos turistas en el centro de Londres, quienes agobiados por el calor que afecta a la capital del Reino Unido no tuvieron mejor idea que refrescar sus piernas en una fuente, con el Big Ben de fondo. No será muy paquete, pero ayudo a combatir el calor.”
Diagonales – 29-06-10 – Por Gustavo Nahmías “Polaroid Peronista”

“Stolbizer justifico la polaroid con Moyano, de la que también participó el legislador Hermes Binner, por la necesidad de un dialogo más amplio, de la búsqueda de consensos frente a un gobierno con el que no coinciden.”
Tiempo Argentino – 14-02-14 – Por Diego Schurman “Sapos y Comensales”

“Vinilos, fotos analógicas, juegos de mesa, agendas de papel. Para toda una generación que creció rodeada de estos objetos, durante mucho tiempo la disyuntiva de formatos no era más que mera jerga técnica, algo más o menos disociado de la experiencia y las expectativas cotidianas, a lo sumo, un futuro lejano.
Cuando el avance tecnológico y la democratización de las herramientas se encargaron de hacer de esto una pregunta obligada que las nuevas generaciones empezaban a contestarse desde más temprano, ya era demasiado tarde para decir que no.
Sin embargo, pasada la tecno-utopía de la preeminencia digital que le siguió, y ante la llamada retromanía, el soporte físico parece estar volviéndose cada vez más relevante, despertando interrogantes de funcionalidad y sentido. No son sólo de vinilos, libros o polaroids, la experiencia analógica se postula como irreemplazable, y hasta en algunos casos, superadora.”
La Nación – 14-01-17 – Por Laura Majarofsky – “Libros, Polaroids y Discos: la Revancha de lo Analógico.”

“Creía Andrei Tarkovski (1932-1986) que cualquier observación es única e irrepetible. Ese razonamiento puede ser una buena guía para introducirse en el viaje y el mundo que propone «Luz instantánea», una muestra con cerca de un centenar de polaroids que el cineasta tomó en momentos decisivos de su vida, el último período que pasó en Rusia y el primer viaje por Italia, en el umbral de la década del 80. «Yo estaba allí cuando las tomó. Fueron una primera idea para trabajar en el proyecto de Nostalgia», asegura Andrei Tarkovski (hijo), quien llegó a Buenos Aires para acompañar la exhibición, corazón del Festival Tarkovski en la Casa del Bicentenario, que comienza hoy.”
La Nación -13-03-18 – Por Alejandro Lingenti, reportaje a Andrei Tarkovski “Un Viaje de las Polaroids al Cine, y a la Literatura También.”

Temas
Comentarios
Identidades
Carnaval Porteño

Carnaval Porteño

“El carnaval no es una fiesta que se le concede al pueblo, sino que es una fiesta que se concede a sí mismo”, afirmó alguna vez Goethe. Y así con el retorno de la democracia en 1983, las calles de Buenos Aires, retomaron la música, el espíritu y el color del carnaval.
Ya fué
Jabón Federal

Jabón Federal

La asombrosa danza de marcas que desde el último cuarto del siglo XX incursionaron sobre empresas de largo arraigo en la industria argentina, no afectaron la memoria colectiva que las sigue recordando tal cual eran hace muchos años.
Miren al Pajarito
Néstor: ¡Presente!

Néstor: ¡Presente!

Su muerte sorpresiva paralizó al país. Con el correr de las horas, una multitud se autoconvocó al foro público que los argentinos eligieron desde el nacimiento del país para los grandes acontecimientos: la Plaza de Mayo.
Fuera de Serie
Resident Evil

Resident Evil

Construyó una base de fanáticos enormes que esperaron pacientemente dos años hasta el lanzamiento de Resident Evil 2, uno de los videojuegos más alabados no sólo dentro del género survival horror, sino como uno de los mejores de la historia del medio.
Costumbres
Pelota de Trapo

Pelota de Trapo

“Jugábamos con pelotas de trapo. Para conseguir una de cuero, lo que hacíamos eran rifas con los últimos números de la lotería nacional. Hacíamos los boletos y regalábamos una botella de vermú y cuatro vasos, pero nadie lo cobraba.
Columnistas
Más Artículos