Reflexiones de un Nuevo Día
Fecha de Publicación:
La Comunicación
El camino hacia el entendimiento del otro y de nosotros con el otro no puede permanecer fuera la comunicación
La Comunicación

La Comunicación
Este espacio de encuentro nos permite seguir pensando juntos, no hay respuestas únicas ni recetas de soluciones, solo buenas intenciones para mejorar la convivencia.

Somos individuos que nacemos, vivimos, nos reproducimos y morimos en relación con el otro.

La familia, la escuela, el club, la universidad, el trabajo, el gimnasio y hasta nuestro tiempo libre es compartido con otros. Esto supone diferencias, en algunos casos discusiones, peleas y hasta distanciamientos.

Es posible pensar el conflicto como una crisis y que podemos hacer con ella.

Ante un conflicto podemos:

● Negarlo
● Dejarlo de lado
● Ocultarlo
● Evitarlo

O simplemente pensar que es un síntoma de mal funcionamiento del grupo, 

Y en definitiva pensar que es un aspecto negativo y destructivo de la relación con el otro.

Sin embargo, si podemos advertir que es una señal natural e inevitable, necesario para el mejoramiento de la comunicación y el desarrollo del grupo, entonces, será una mirada positiva y constructiva necesaria para mejorar la eficacia de la evolución del grupo.

Esta mirada interaccionista pensando  en las relaciones de las personas difiere de las miradas tradicionales donde el conflicto era considerado disruptivo, disfuncional y negativo para el desarrollo y desempeño del grupo.

En definitiva,

¿Y que provoca que distintas personas ante una misma situación tenga miradas diferentes?

¿Serán nuestros prejuicios? O tal vez nuestras tradiciones o costumbres. También podemos atribuirlo a nuestras experiencias vividas. Solo por nombrar algunas causas.

Las personas tenemos percepciones de los hechos transitados que son traspasados por nuestra individualidad con todas sus variables. (Edad, profesión, etnia, religión, sexo, etc.)

Pero si además consideramos el modo de transmitir lo que pensamos, lo que sentimos y/o necesitamos, es decir, la comunicación como un proceso en el cual el emisor y el receptor crean conexión o una interrelación en un tiempo, espacio y contextos determinados para intercambiar, compartir o transmitir, información, ideas, significados y/o estímulos, entonces, ¿las personas no nos entendemos por falta o mala comunicación?

Ahondemos un poco más en este proceso maravilloso e intrincado.

Existen distintas formas en que nos comunicamos. Pensemos que existe una forma verbal y otra no verbal, la primera está referida al lenguaje mientras que la no verbal podemos referirnos a lo gestual.

Por ejemplo ganar un premio nos provoca una sensación de bienestar y placer cuya emoción será de alegría y la manifestamos con risas y aplausos. O si  somos acusados injustamente sentiremos enojo y lo demostraremos con un rostro serio, ceño fruncido, enrojecimiento de las mejillas. En ambos casos comunicamos ante la situación nuestras emociones y manifestando corporalmente esas sensaciones. 

Los gestos deliberados o no comunican nuestras emociones, es decir, brindamos a los otros información acerca de la situación.

Es muy interesante observar a las personas más allá de sus palabras y entonaciones (también comunica, alegría, preocupación, enojo, dolor, etc.) su manera de sentarse, de caminar, el movimiento de manos y piernas. A todos estos gestos los debemos considerar como mensajes indirectos concientes o inconcientes del otro.

Sergio Rulicki denomina a los gestos, las posturas, la actitud y al estilo, fuentes de información de la comunicación no verbal, siendo ellos el camino que nos permiten conocer las manifestaciones del otro de una manera más eficiente.

La comunicación no verbal se manifiesta a través de un lenguaje formado por gestos (expresiones corporales).

La Postura será el gesto sostenido por más de unos segundos. La actitud será la  repetición de cierto tipo de gestos y posturas mientras que el estilo estará representado por los gestos, posturas y actitudes predominantes o frecuentes.

Volvamos al punto de partida, si un conflicto es una crisis y una crisis es la oportunidad para el cambio, ¿Por qué no empezar a modificar nuestros hábitos?

La respuesta es SI, comencemos por escuchar las palabras y a entender que nos dicen los gestos.

Mejorar la comunicación disminuye los conflictos.

En este camino hacia el entendimiento del otro y de nosotros con el otro no puede permanecer fuera la comunicación ya que será la base de nuestros acercamientos ante los conflictos.

Comencemos para observar al otro, nos puede brindar la apertura al entendimiento

⮚ de lo que piensa
⮚ de lo que siente
⮚ de lo que necesita.

Necesitamos hallar el camino del encuentro. 
Necesitamos hallar el camino de la cooperación.
Necesitamos hallar el camino para “educar para la paz”

Temas
Comentarios
Dichos y Refranes
Echarse a la Bartola

Echarse a la Bartola

“Bartola” en voz del caló significa: panza o estómago lleno, bien comido. Cuando alguien después de comer bien se echa panza arriba para “descansar” la comilona, en realidad es cuando se ha echado a la bartola.
Identidades
La Mazamorra

La Mazamorra

El maíz blanco es el ingrediente preferido en muchos países, pero varía según la tradición local y como se ha señalado, depende también si está destinado a almuerzo o merienda. Al margen de su uso son indiscutibles las propiedades alimenticias del maíz.
- Central -
Por la Paz y la No Violencia

Por la Paz y la No Violencia

Para mantener el mundo en paz, se debe cantar la canción de la paz, en esa canción habrá un llamado a difundir la paz, hará que cada corazón esté en paz, será la semilla de la paz, el mensaje de sembrar la paz será hacer un trabajo pacífico.
El Arte de la Culinaria
Cuando de Cocinar Pescado se Trata

Cuando de Cocinar Pescado se Trata

El que cocinemos pescado en nuestro menú semanal, como el incorporarlo en nuestra cocina, es apostar por un plato sabroso, perfecto y sano, siendo también una buena fuente de calcio.
Semblanzas
Diseños del Alma

Diseños del Alma

No dejan de sorprenderme las almas que pulsan, entre sus manos, el sudor, el desamor y hasta las pesadillas de la existencia misma. Pero aún es peor llenarse de odio por el odio mismo. Salir de ese sentimiento es una ardua tarea individual.
Columnistas
Más Artículos