Semblanzas
Fecha de Publicación:
Sabor a Nada
No Hay Como Tener un Buen Olfato
Sabor a Nada

No Hay Como Tener un Buen Olfato
La terquedad en no querer cuidar la vida propia, ni la de los demás, deja ver la soberbia y la estupidez humana que, tan antigua como el mundo, hoy tiene una gran vigencia. Ponerse la vacuna es la única forma de terminar con el flagelo que nos azota. Cuantos más vacunados más inmunidad, cuanta más resistencia a hacerlo más tiempo en deshacernos del “virus rey”. Sin dudas, que la vacuna salva de las formas más profundas del sufrimiento humano, no solo para quien la padece sino para sus familias.

 Por experiencia propia, con dos dosis aplicadas, igualmente contraje el virus. Claro que, de forma más suave, no obstante, un día de fiebre bastó para sentirme mal e inquieta. Luego, un deseo de descanso que el cuerpo solito me enviaba a reposo, y al tercer día, la pérdida del gusto y olfato. Dos sentidos que le dan sentido (valga la redundancia) a la supervivencia: comer para vivir. Pero, descubrí que el hambre necesita del sabor y del olor a la comida, sin ello, el hambre se convierte en un ayuno que apenas se interrumpe con algo en el estómago como para que las tripas no suenen. Comer sin gusto me llevó a reparar en el ruido de mi propio masticar y además, advertí conscientemente, la textura de los alimentos que rebotan de pared en pared dentro de mi boca, y digo rebotan porque sin sentir el gusto de los alimentos, el hecho de masticar es un movimiento mecánico que poco tiene que ver con el deseo de hacerlo.

El acto de comer lleva implícito todos los sentidos, el de la vista es importante, pero para lograr algún deleite es necesario percibir la intensidad y la armonía de los gustos: dulce, salado, agrio, etc. Perderlos de alguna manera nos lleva a un punto ciego del acto de comer. Más allá de esto que, no deja de ser anecdótico para el mundo del Covid, me puse a pensar en la fortuna de haberme vacunado y del valor de todo lo que hizo el Estado, es decir, los gobernantes, por cuidar nuestra salud en tiempos de pandemia. Podrán contarla como quieran hoy, pero mañana sin dudas, habrá un gran capitulo que nuestros tataranietos estudiarán, que quizá se titule: La pandemia y la política de Estado para paliar sus efectos. Por otra parte, como decía mi abuela, no hay como tener un buen olfato y saber de qué lado habita la vida…

Temas
Comentarios
Costumbres
El Alfajor

El Alfajor

En nuestro país es indiscutible que el mayor volumen de elaboración lo lidera el alfajor Guaymallén, de bajo costo. En 2022 la empresa inauguró su nueva planta industrial que llevó su capacidad productiva a 25 millones diarios de unidades.
Personajes en el Tango
Compadrón

Compadrón

El aumentativo tiene que ver con algunos rasgos sobreactuados por el compadrón: la bravuconada en primer lugar, el esmero por cuidar la fama de guapo trabajosamente cultivada: sentirse obligado permanentemente a mostrar sus blasones de guapeza.
- Central -
La Guerra del Cerdo

La Guerra del Cerdo

Esa otra guerra -una guerra civil y despareja, apocalíptica, pero, a la vez, atávica. En esta novela indispensable de la literatura argentina; una guerra que, como todas, pero incluso mucho más que las otras, se define por el hecho de escupir hacia arriba.
Al Pie de la Letra
Anécdotas Inesperadas de Barrio

Anécdotas Inesperadas de Barrio

¡Y respiraba nomás el guacho!, luego puse a entibiar la mamadera según indicaciones de la madre por las dudas que su despertar fuese traumático y yo no supiese qué hacer, la solución leche enfrascada con gomita de forma de teta en la punta.
Serie Fantástica
Mano a Mano

Mano a Mano

La lucha es desigual, sin dudarlo. No soy de insultar, sin embargo, los he insultado, y en ocasiones hasta les he pegado. Siempre que uno lastima sale lastimado, decía mi abuela, y he de decir que pude comprobarlo en forma fehaciente.
Columnistas
Más Artículos