Miscelaneas
Fecha de Publicación:
Sputnik
Entre Satélites y Vacunas
Sputnik

Transcurría el año 1957. El rock ‘n roll, Marilyn Monroe y la Guerra Fría eran títulos frecuentes en la prensa escrita, radial y en la floreciente televisión. Pero el 4 de octubre de ese año, el mundo contuvo el aliento ante un anuncio asombroso: un satélite artificial lanzado por la Unión Soviética estaba orbitando nuestro planeta. La primera vez que un objeto fabricado por el hombre alcanzaba el espacio exterior. Se trataba del Sputnik I (satélite), un artefacto de 83 kilos que iniciaba lo que luego se conocería como la carrera espacial entre las dos superpotencias dominantes: EE.UU. y la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (URSS); ya que poco después los norteamericanos lanzaron su propia creación. Muy cerca de los soviéticos, pusieron en órbita el Explorer I.

La propaganda de ambos bloques instaló el tema casi a diario en los medios de comunicación. Un mes después de aquel lanzamiento, otra noticia conmueve al mundo: el 3 de noviembre el Sputnik II transporta al cosmos a la perra Laika. El animalito de tres años, murió a las pocas horas según nos enteramos casi medio siglo después. La nave cayó en algún lugar del Océano Atlántico después de orbitar 162 días. Su sacrificio (previsto por los científicos) permitió obtener información muy importante para garantizar la seguridad de los humanos que alguna vez harían el recorrido de Laika.

Ese día llegó el 12 de abril de 1961. El joven cosmonauta ruso Yuri Gagarin dio tres vueltas a la Tierra en 89 minutos. Poco después, EE.UU. anuncia que Alan Sheppard es el primer norteamericano que sale del planeta. Le seguirá Virgil Grissom como tripulante del Proyecto Géminis. Cuatro meses después de la aventura de Gagarín, otro ruso Guerman Titov, circunvala nuestro planeta dando 17 vueltas durante 24 horas, retornando en perfectas condiciones.

Los argentinos nos acostumbramos a nombres que poco antes nos sonaban extraños: Sputnik, Explorer, Vanguard, Lunik, Pioneer y otros proyectos de la vasta galería, que ambos colosos revelaban como piezas en su carrera espacial. Del interés que el tema despertaba en nuestra gente, es una muestra el fox trot Marcianita, que el rockero Billy Cafaro puso de moda. La letra entre ingenua y optimista, le promete a una chica extraterrestre que “En el año setenta seremos felices los dos.” La humanidad imaginaba que en diez años, los planetas más afines al nuestro estarían colonizados. La conquista del espacio y el progreso indefinido que provocaría la aventura, parecían estar al alcance de la mano.

Sputnik – Marzo 1988 – Selecciones – Diciembre 76

La realidad entonces era muy distinta. Las luchas anticoloniales en África y Asia para sacudir el yugo de los imperios europeos, el despertar político y social de América Latina y la Guerra Fría, cuya consecuencia fue la “paz caliente” entre los dos bloques que se disputaban la hegemonía mundial, puso un manto de incertidumbre sobre el futuro de nuestro sufrido planeta. El presidente de EE.UU. John Kennedy prometió en 1961 que antes de finalizar la década, su país pondría un hombre en La Luna. Cumplió. A su vez, la URSS siguió con su programa Lunik, despachando cosmonaves no tripuladas a nuestro satélite natural.

Paralelamente, el espacio exterior se fue poblando de satélites artificiales para brindar servicios a la Tierra; mientras otros vehículos, navegaron a otros planetas de nuestro Sistema Solar y aún más allá, rumbo a las estrellas. Pero un suceso inesperado rescató al Sputnik de la memoria, brindándole una asombrosa actualidad.

La Vacuna Sputnik V

En diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan se habría registrado el primer brote de covid – 19. Se trata de un coronavirus que provoca básicamente, infecciones respiratorias con un alto nivel de contagio. La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia, mientras el mundo científico se abocaba a la búsqueda de una vacuna que neutralice el accionar del virus. Así se convirtió en un insumo estratégico para el país o los laboratorios que la obtuvieran primero. A finales de 2020 son muchas las investigaciones en marcha, con algunos grandes laboratorios ya en la etapa final de prueba. Una de ellas, es la Sputnik V de origen ruso. El nombre no es casual, ya que remite al satélite que permitió a la URSS tomar la delantera en la carrera espacial. La “V” no es el número 5 romano, sino la “V” de victoria. En tiempos de fuerte disputa geopolítica, la vacuna cumple un papel decisivo también en el terreno de la propaganda.

La produce el Instituto de Investigaciones de Epidemiología y Microbiología Gamaleya y es financiada por el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF). El Instituto científico fundado en 1891, tiene una larga experiencia en campañas de vacunación contra epidemias de tifus, difteria y otros flagelos. En 2015 consiguió dos vacunas contra el ébola y una tercera en 2020. En junio de 2020 comenzaron las pruebas de la Sputnik V, y al 20 de diciembre de este año, habían sido inoculados 20.000 rusos con la primera dosis.

El RDIF anunció convenios con Brasil, India, China, Corea del Sur y otros países, para producir la vacuna a nivel local. La Sputnik V es una vacuna liofilizada (seca) y se aplica en dos dosis con un intervalo de 21 días. El gobierno argentino que mantiene negociaciones con varios laboratorios extranjeros, entre ellos Pfizer (EE.UU.) radicado en nuestro país desde 1956, anunció la llegada de la primera tanda rusa para las vísperas de la Navidad 2020. Para su almacenaje sólo sería necesaria una temperatura de 2 a 8 grados centígrados, facilitando así su conservación y distribución.

Temas
Comentarios
Al Pie de la Letra
Beso Siglo XXI

Beso Siglo XXI

Ella habla de cosas que sé y otras que no… y… no me interesan en absoluto… de a ratos tenemos ganas de besarnos y sus labios se acercan a los míos y su bola de piercing brilla al son de esa única luz tenue del habitáculo que nos condensa… Beso Siglo XXIEl beso.
Personajes
Hugo del Carril: Una Película que No Fue

Hugo del Carril: Una Película que No Fue

En 1983, Hugo volvió a escena, como es sabido. Y con la prudencia de siempre- prudencia y seriedad con dotes delcarrialianas- habló en más de una ocasión del gran proyecto: Anthony Quinn haría de Perón y Jean Fonda de Evita.
Gestión Cultural
El Desarrollo del Arte Popular

El Desarrollo del Arte Popular

Inducir a los artistas populares a que se limiten a realizar fieles remedos de las creaciones de sus antepasados es ahondar su dependencia y pretender abolir su creatividad, la que marcha siempre hacia nuevas formas a partir de las anteriores.
- Central -
Los Restos de la Identidad

Los Restos de la Identidad

“En los 60 aparecieron en la Argentina montones de cantantes en ingles que cantaban por fonética porque no sabían inglés, y cantaban para un público que de todos modos tampoco entendía inglés. Y eso hasta parecía normal”.
Al Pie de la Letra
Quiero Verte

Quiero Verte

Cuando el sol y la luna se miraron por primera vez, en tiempos en que el mundo aún no existía, se enamoraron y comenzaron a vivir un gran amor. Cuando Dios decidió crear al mundo, decidió que el sol iluminaría el día y que la luna iluminaría la noche.
Columnistas
Más Artículos