Libros
Fecha de Publicación:
Cánticos Populares
Los que Oscurecen el Cielo Siempre son los Mismos
Cánticos Populares

En las anteriores presentaciones de los libros: Tiza y Carbón – Pintadas en el Peronismo y Personajes de Tango ya explicamos, a través de anécdotas, de qué forma llegamos a realizar los trabajos que de una forma u otra demandaron mucho tiempo de investigación y no menos esfuerzo para conseguir las pintadas y los personajes, en este caso, el de Cánticos Populares la cuestión no fue diferente. Y digo esto porque hoy googleando se puede entrar en distintos sitios donde encontramos cánticos populares de lo que nos guste, de bandas, de partidos políticos, de murgas, de clubes de futbol, tal el caso de Taringa, El Ortiva, Solo Peronistas o en algún video de Jotube, sólo por dar unos ejemplos y a la vez no desmerecemos la tarea de reflejar la realidad.

Ese no es nuestro caso,  hace más de 30 años que juntamos material escrito que puede dar fe que el cántico se efectuó en el contexto que se explica en el libro. Si se usaron algunos cánticos ya difundidos en otros trabajos, fue solo para darle continuidad histórica al relato y para que no queden huecos, como se hizo en Tiza y Carbón, en donde se transcribieron algunas frases a paredes en blanco para, también, poder darle sentido y continuidad sin cortes abruptos.

Y en esos más de 30 años “ha pasado mucha agua bajo el puente” y en esas aguas, muchas veces turbulentas,  tuvimos que sumergirnos porque como decía Marechal.» el pueblo recoge todas las botellas que se tiran al agua con mensajes de naufragio. El pueblo es una gran memoria colectiva que recuerda todo lo que parece muerto en el olvido. Hay que buscar esas botellas y refrescar esa memoria.»

Así lo hicimos y rescatamos las pintadas, ¿en dónde? en las paredes, en los muros, si en los muros que nos prohibían pintar porque no se podía dañar la propiedad privada o en los muros que teníamos que respetar porque eran espacios públicos. Pero igual hicimos lo nuestro y pintamos hasta no hace tanto y en muchos casos actualmente lo seguimos haciendo.

Pero nos salió un competidor cibernético para beneplácito del Eternauta, nos salió un competidor mucho más dúctil y manejable: el Facebook, que paradojas del destino hay que expresarse en donde: en un muro. En donde se corren menos riesgos, se puede entrar en la privacidad de cualquiera y se puede denostar la “cosa pública” ¡Vaya avance! se viralizó la pintada.

La otra botella que rescatamos del naufragio fue la de los cánticos populares, en donde las redes sociales no dejan de ser menos importantes. En ellas, como dijimos anteriormente, se pueden encontrar cánticos de todo tipo y de todas las épocas.

Esto lo decimos porque en esta sociedad tecnificada de hoy con medios de comunicación al palo todo el día, en un país donde hay un montón de canales de noticias, hay que vivir en campaña permanente y el oficialismo lo hace a través de esos medios, como si fueran sus house organ . En tanto la oposición procurar plazas, hace actos públicos permanentemente que por más que sean multitudinarios, por sí solo representan 1 o 2  puntos de rating y es una visión que en la Argentina se ve mucho.

Dentro de poco cantaremos “Ciencia, ciencia hay una sola sin piquete y sin cacerola”

Creemos que es un tema para debatir y pensar a largo plazo pero hay en el mundo de hoy un montón de elementos de la high tech por ejemplo, el diseño de punta en la informática, los teléfonos celulares, el mundo hiperconectado, las redes sociales con twiter a la cabeza, que son como las fiestas electrónicas y el éxtasis, profundamentes reaccionarios. Hoy hablan en esos términos, la música electrónica que te invita al no pensés, poné la cabeza en blanco…el éxtasis que al no pensar te invita al Colgate y experimentá con las sensaciones de muerte…

Ya podemos cantar: “Cromagnon y Costa Salguero, pobre los pibes que Murieron”

Las redes electrónicas como un imperio de la opinión pública por la opinión misma, sin ningún sustento, con identidades falsas o en todo caso con operación política permanente, nos controlan y llegan a nosotros sin previo aviso. De ahí las loas a un futuro que será, seguramente, mucho mejor que el presente, en el que todos tendremos la posibilidad de pedir un puchero por internet y que diez minutos después esté en nuestra casa en lugar de hacer un puchero nosotros.

Así cantaremos: “Lo sabía, lo sabía los del deliveri son la policía”

Indudablemente se opera con una nueva lógica de derecha que necesita un mundo en el que haya menos cantidad de asalariados, que haya menos cantidad de fábricas y de fuerzas de trabajo y cada vez más gente con una divisoria clara en el medio. De ese modo van a estar los que pueden, entonces tendrán acceso a la medicina privada, los autos eléctricos, las computadoras nuevas, los teléfonos de alto diseño, etc. Etc.etc. Y los que no, y en todo caso se conforman con el plan B, redes sociales berretas, los teléfonos viejos, la música del pasado…escuchan tango, foloklore, en tanto del otro lado están los electrónicos….me parece que es para pensar, no?

Porque sino se terminará cantando: “atención, atención, vos sos uno del montón”

Todo esto tiene mucho que ver con la transformación de Cambiemos como fuerza política, ellos dicen:  nosotros somos modernos, ecológicos, sofisticados, livianos, vemos la felicidad donde la felicidad no es posible, nos comunicamos a través de las redes sociales, tenemos estos trajes, estas mujeres, pertenecemos a las mejores familias y ustedes son esos tiaras del pasado a la que de a poco hay que empezar a olvidar acusándolos de todos los males posibles, empezando por la corrupción. Como si el modelo de ellos no fuera corrupto y necesitara la corrupción previa, como si hubiera mucha plata limpia entre los millonarios del mundo. Y atención porque hay un intento muy claro y muy establecido de operar para cambiar el sentido común en la Argentina, que sigue una corriente que tratan de instalar en el mundo,  si les posible. Cambiar el sentido común de una era en la que lo público era importante. Ya surgieron los que dicen “y por qué tenemos que mantener la opinión pública o los medios públicos en la Argentina si lo pagamos con el bolsillo nuestro? Por qué tan pauta oficial?” 

Ahí cantaremos: “Que alegría, que alegría, cambio o la prebenda de porquería”

La verdad que es retrotraerse a una discusión donde ya estaba terminada la discusión. Y hay que tener cuidado porque hay mucha gente inocente que estimulada por falsos debates y falsos dilemas, termina pensando de una manera que contadice su propia condición social y diciendo: “si, la verdad, por qué tengo que ser solidario yo y pago mis impuestos por los que no tienen trabajo? Por qué no se buscan un trabajo y se dejan de joder?” Y eso va a ocurrir cada vez más, hay un sentimiento común protofascista en un sector muy importante de la sociedad que, siempre activado por el pensamiento del nacional socialismo, con el odio al diferente, con el intento de condenar al pasado y enterrarlo, no solo aflora, sino que aflora de manera peligrosa, piensen sino en la forma que se discrimina a nuestros hermanos de la patria grande.

A ellos les cantamos: “Escuchame hermano, escúchame hermano, en el accidente murieron dos personas y un boliviano.”

Del que hablamos no es el sentido común entendido en buenos términos, es ese sentido común académico que es, al contrario de un pensamiento más analítico de un pensamiento que construye, en el que es más fácil caer. Entonces es imprescindible pensar también en esos lenguajes, esas formas de estructuras, que son muchas veces menos preciadas por esa otra contracultura. Entonces entendamos que también son importantes las redes sociales, el marketing, el maquillaje y no se las regalemos. Muchas veces el peronismo, el progresismo y muchos otros sectores de la  República Argentina, ha menospreciado ese tipo de lenguaje que es el que entienden hoy las nuevas generaciones, la mayor parte de la sociedad, y el que se utiliza para penetrar en la mayor parte del tejido social.

Por eso aunque parezca de otros tiempos, aunque parezca demodé, aunque se nos rían por utópicos, viralicemos un cántico de siempre: “El pueblo unido jamás será vencido”

Porque no se olviden: Los que oscurecen el cielo siempre son los mismos.

Temas
Comentarios
Semblanzas
Piropo al Borde del Vacío

Piropo al Borde del Vacío

Si bien, habrá quienes se sienten halagadas al recibir un piropo, también es cierto que hay otras que lo consideramos una costumbre latinoamericana retrógrada, no por falta de romanticismo sino por exceso de confianza y vacuidad.
Lugares y Postales
Calle Corrientes

Calle Corrientes

Se levantó como un centro cultural gigante a cielo abierto, concentrado desde la avenida Callao hasta la peatonal Florida. Sus teatros, librerías y pizzerías, son reconocidos en todo el país y en buena parte de la América Latina.
Cancionero
Tristeza de la Calle Corrientes

Tristeza de la Calle Corrientes

Hoy, reflejando la situación actual como lo hizo durante la fiebre amarilla, se muestra apocada, tan sin vida, que hasta dá la sensación que entre el microcentro donde nace y la Chacarita donde termina no hay tanta diferencia.
Columna
Depresión  Infantil

Depresión Infantil

Quienes están a cargo de la crianza del niño deben estar atentos a los cambios de conducta, deberán preguntarle que le está pasando y deberán tratar de entender la situación y apoyarlos a superarla.
Miren al Pajarito
Polaroid

Polaroid

El deseo de retratar la vida para perpetuar un segundo de ella en una placa, estuvo siempre presente en las necesidades de la gente, aún cuando las cámaras fotográficas por sus costos, no estaban al alcance de cualquiera.
Columnistas
Más Artículos