Columna
Fecha de Publicación:
Miedos – Peligros y Adolescencia
Es una sensación universal del ser humano que aparece tempranamente en la infancia
Miedos – Peligros y Adolescencia

El miedo es una sensación universal del ser humano que aparece tempranamente en la infancia a partir de la posibilidad de la pérdida de amor de quienes se dependen y quienes funcionan como protectores de los peligros que  ellos mismos advirtieron.

El miedo es al castigo ante alguna transgresión o inadecuación a la demanda ante quienes se está dependiendo, en general, los padres.

El miedo es un mecanismo defensivo que se pone en funcionamiento ante una posible agresión, ataque o peligro del mundo y del cual se interpreta una imposibilidad de defensa.

Cuando aparecen miedos irreales o no adecuados a la realidad efectiva más tiene que ver esto con una sensación de desamparo, de falta de protección de una entidad siempre superior.

En los tiempos actuales, el miedo se ha convertido en una rutina de la vida cotidiana. Los medios de comunicación informan sobre hechos violentos que funcionan como advertencia de los posibles peligros ante los quedan expuesto las personas, esto se trasforma según las características de cada uno en generadores de ansiedad, angustia y preocupaciones recurrentes. En algunos casos se canaliza hacia lo familiar trasmitiendo hacia los niños y adolescentes estas preocupaciones y advirtiendo sobre los extremos peligros a los que están expuestos.

En otros casos el sujeto vuelve sobre si mismo estos temores y se desencadenan en estos casos síntomas tales como, ataques de pánico, fobias o trastornos obsesivo-compulsivos.

La adolescencia, es una etapa en la cual se construyen grandes ideales y se produce una perdida de idealización de los padres, por otro lado se ingresa en un mundo nuevo al cual hay que identificarse, aquí lo familiar se puede volver nimio o desvalorizado.

El miedo a ser excluido del grupo de pares hace que el adolescente idealice nuevos personajes mas alejados de la vida familiar.

Además se empiezan a tener ciertas ideas de inmortalidad y fortaleza, esto es una respuesta maniaca para salir de la necesidad de la protección de los padres, si estos últimos insisten en cuidarlos de los peligros, estos jóvenes en general responderán con insensibilidad y negación.

Es importante hablar de ciertos peligros, pero no es posible evitarlos a todos, la construcción de conciencia es una variable que solo se alcanza con una buena relación y dialogo entre padres e hijos.

En la guardia telefónica de orientación se pueden hacer consultas por  Whatsapp: 11-6883-2280. La Red Asistencial de Buenos Aires recibe consultas sobre padres de adolescentes preocupados por sus hijos y con necesidad de encontrar una mejor comunicación con ellos.

Lic. Sergio Sáliche
Psicólogo – MN 25.353

Temas
Comentarios
Cánticos Populares
Pacto de Olivos

Pacto de Olivos

Para obtener de su partido la confirmación de lo acordado con Menem en Olivos, Alfonsín convocó a una convención partidaria, en Santa Rosa (La Pampa), el 04-12-93. Llegaron a ese plenario con un importante disenso interno.
Costumbres
Murgas y Comparsas

Murgas y Comparsas

Remontándonos en el tiempo, en lal Buenos Aires colonial del año 1771. El entonces gobernador español y luego virrey del Río de la Plata, Juan José de Vértiz y Salcedo, autorizó los primeros bailes de carnaval en el Teatro de la Ranchería.
Gestión Cultural
Borges para Tod@s

Borges para Tod@s

Ambos cuentos de El Aleph: Biografía de Tadeo Isidoro Cruz y La Casa de Asterión produjeron en los asistentes al taller el asombro, la intriga y la fascinación hacia ese juego literario-dialéctico que funciona perfectamente.
Fuera de Serie
Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

No es una serie para gente con estómagos sensibles. Si bien no se muestra nada manifiestamente explícito, hay pasajes en donde los detalles que emergieron en el juicio, pero cuyas imágenes jamás se revelaron, se retratan con el estilo shockeante.
Al Pie de la Letra
Tormenta Conocida

Tormenta Conocida

Finalmente, los gemidos han cesado, y la lluvia... ha caducado de atrevimiento; ese gato gris y blanco que contaba las gotas con sus ojos extraviados de curiosidad, también ha pasado a otro tema, quién sabe, tal vez más importante.
Columnistas
Más Artículos