Lunfardo
Fecha de Publicación:
Al Gil Dejalo Morir Otario
Como Dejar que el Ingenuo, el Crédulo o el Boludo, Siga en las Suyas
Al Gil Dejalo Morir Otario

Al gil, dejalo morir otario.
Leng. Lunf.  Igual que decir al boludo dejalo que siga boludo.

 “Frase atribuida a Carlos Gardel y recogida en el último café nochero de la calle Corrientes y Montevideo: El Ramos) Importa como dejar que el ingenuo, el crédulo o el boludo, siga en las suyas, pensando y accionando como mejor le parezca. Tomarse el trabajo de avivarlo será inútil.”
Porteñerías – Página 36 – Julián Centeya – Editorial Freeland – 1971.

Arte – Miguel Angel Lucero – 2010

Hace algunos años (cerca de cuarenta), en el consultorio médico de una obra social, un paciente, llamado Sergio Chasco *, me entregó la letra de una milonga que acababa de escribir, a la que tituló «Cuando la guita era buena». Siempre lamentaré haberla extraviado, pero, lo que sí debo agradecerle a mi memoria es que haya conservado de aquella letra esta cuarteta, porteña, sentenciosa, inspirada en una frase que se le atribuye a Gardel y, seguramente, también llamada a folklorizarse:

Si hasta Gardel tan gentil
solía decir a diario:
«Nunca lo avivés a un gil,
dejalo que siga otario.”

Luis Alposta
Médico – Poeta – Ensayista y Letrista – Género Tango
http//:mosaicosportenos.blogspot.com

Temas
Comentarios
Frases y Expresiones
Piqueteros

Piqueteros

La medida de fuerza de los petroleros despedidos en el sur tuvo escasa repercusión en los medios nacionales, pero luego comenzaron a surgir como focos aislados, piquetes cortando rutas en distintos puntos del país.
Hacete la Película
Hombres de Negro

Hombres de Negro

Pasó a la historia como una de las mejores comedias de ciencia ficción y aventuras. Se cumplen veinticinco años desde su estreno, y pese a que algunos efectos visuales no envejecieron muy bien, sigue siendo una joya que merece ser vista.
Lunfardo
Carlos de la Púa y la Bohemia

Carlos de la Púa y la Bohemia

En su vida de gran “caminoteador” como gusta decir Cesar Tempo, se lo vio por los cafetines alternando con los malandrines que gustaban, también ellos, de su compañía, de su alegría, de sus humoradas y su decir lunfardesco.
Al Pie de la Letra
La Carta Retrospectiva

La Carta Retrospectiva

¡No la habrás leído! ¿Vos la leíste?... ¡Como puede ser! ¡No tendrías que haberlo hecho!... Ella era la novia (o ex) de un amigo mío y estaba completamente sacada ante al inesperado infortunio que le tocaba vislumbrar delante mi inefable presencia.
Lugares y Postales
Café Tortoni

Café Tortoni

En Buenos Aires abundaban las pulperías y almacenes, como el de Los Catalanes o el Café de Marco. En 1858 sobre Rivadavia 826, abre sus puertas el Café Tortoni. Comenzó a ser un clásico del Centro porteño, pero a finales del siglo XIX.
Columnistas
Más Artículos