Columna
Fecha de Publicación:
Los Últimos 70 Años de Argentina
Cabe Recordar que Hace un Siglo no Existía la Salud Pública
Los Últimos 70 Años de Argentina

Muchas veces analizamos la sociedad argentina desde distintas ópticas, política, económica, social, pero creo que hay algunas variables que no son tomadas en cuenta que me gustaría sugerir, de eso se trata estas breves reflexiones.

1) Desde el inicio de la aparición del hombre hasta 1950 la población mundial alcanzó la cantidad de 2.500 millones de habitantes, estos últimos 70 años se triplicó, pasó a 7.500 millones de habitantes, o sea, creció proporcionalmente muchos más en estos años que en toda la historia de la humanidad. Este crecimiento geométrico no se da en forma similar en todo el mundo, mientras en países europeos no llegó a duplicarse, en EE. UU. se duplicó, en los países de Latinoamérica, África y Asia se triplicaron en ese mismo periodo, las razones son diversas desde aspectos sociopolíticos, guerras, etc. Todo ello genera demanda de alimentos, salud, seguridad, empleo y consumo, cuya respuesta y costo es distinta según la exigencia sea el doble o el triple. Equivalente proceso desarrolló la Argentina, de una población de 15.893.827 habitantes en 1947 pasó a triplicarse a 45.590.368 habitantes para el 2019, lo que requiere mayor demanda de bienes y servicios por parte de la sociedad, este incremento no es un tema menor a tener en cuenta a la hora de analizar nuestra historia reciente.

2) Otro de los procesos alumbrados, es un importante movimiento migratorio interno de zonas rurales a las urbanizadas, por el exponencial disrupción tecnológica que ocasiono el desplazamiento de la mano de obra, tanto a nivel mundial como local, la población urbana creció notablemente, si bien mundialmente en promedio en pueblos y ciudades vive un 80% de personas, el sector rural solo alberga el 20% de la población mundial, en nuestro país esa cifra disminuye al 5%, sobre todo en la denominada región pampeana, conformada por las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa y Santa Fe, número muy cerca de lo acaecido en EE. UU que ronda el 2%. Lo que trae aparejado un requerimiento de infraestructura, como tendido eléctrico, servicio de cloacas y agua corriente, caminos, calles, medios de transporte, etc., mucho mayor en territorios de gran concentración urbana como el AMBA, que debió realizarse en el plazo de 70 años, con los resultados que todos conocemos.

3) Una circunstancia psicosocial global, que no es tenida en cuenta generalmente es que, producto de la irrupción de la electricidad y la tecnología la gente duerme entre dos y tres horas menos que hace medio siglo, o sea, esta mayor tiempo despierta, hemos reducido un 25% las horas de sueño, cuanto más iluminamos nuestras vidas, menos dormimos. (“Que es el sueño”, Daniel Cardinali, Ed. Paidós) Esto quiere decir que al estar despierto, no solo se utiliza mayor energía, sino que además, es mayor el consumo general de bienes y servicios, esto es un fenómeno que sucede en las últimas décadas a nivel mundial. La menor cantidad de horas de sueño, significa menor descanso corporal y alteraciones del sueño con un impacto relevante en la sociedad, tiene como corolario, mayores conflictos de las relaciones interpersonales, trastornos en la salud, consumo de sustancias psicoactivas, lo que exige mayor cantidad de servicios para palear dicha situación.

4) Desde 1950 hasta la fecha, la expectativa de vida se extendió de 62,42 a 76,52 años, la gente vive 14 años más, eso nos da una mayor población longeva que exige mayores cuidados sanitarios. (Datosmacro.com)

5) Cabe recordar que hace un siglo no existía la salud pública, ni el engranaje de protección del sistema laboral, la gente simplemente se moría. Desde mitad del siglo pasado, el estado implemento un intensivo y complejo desarrollo de la medicina y la sanidad pública, con planes masivos de educación sanitaria y campañas intensivas de vacunación, erradicando de esta forma enfermedades como el paludismo, epidemias de tifus, brucelosis, sífilis, disminuyendo enfermedades como el chagas, y reduciendo la mortalidad tanto de adultos como la infantil. Estableciendo centros de atención sanitaria e institutos de especialización de políticas sanitarias en todo el país. Todo ello, obligo a una mayor inversión para una mayor cantidad de ciudadanos que además se incrementó significativamente en número, como expuse anteriormente.

Lo expuesto brevemente, son algunas incidencias reveladoras que no se incluyen a la hora de evaluar lo que pasó en los últimos 70 años, son atributos significativos a tener en cuenta en los diversos ensayos referidos a estos últimos años de nuestra patria Argentina.

Temas
Comentarios
Al Pie de la Letra
Beso Siglo XXI

Beso Siglo XXI

Ella habla de cosas que sé y otras que no… y… no me interesan en absoluto… de a ratos tenemos ganas de besarnos y sus labios se acercan a los míos y su bola de piercing brilla al son de esa única luz tenue del habitáculo que nos condensa… Beso Siglo XXIEl beso.
Personajes
Hugo del Carril: Una Película que No Fue

Hugo del Carril: Una Película que No Fue

En 1983, Hugo volvió a escena, como es sabido. Y con la prudencia de siempre- prudencia y seriedad con dotes delcarrialianas- habló en más de una ocasión del gran proyecto: Anthony Quinn haría de Perón y Jean Fonda de Evita.
Gestión Cultural
El Desarrollo del Arte Popular

El Desarrollo del Arte Popular

Inducir a los artistas populares a que se limiten a realizar fieles remedos de las creaciones de sus antepasados es ahondar su dependencia y pretender abolir su creatividad, la que marcha siempre hacia nuevas formas a partir de las anteriores.
- Central -
Los Restos de la Identidad

Los Restos de la Identidad

“En los 60 aparecieron en la Argentina montones de cantantes en ingles que cantaban por fonética porque no sabían inglés, y cantaban para un público que de todos modos tampoco entendía inglés. Y eso hasta parecía normal”.
Al Pie de la Letra
Quiero Verte

Quiero Verte

Cuando el sol y la luna se miraron por primera vez, en tiempos en que el mundo aún no existía, se enamoraron y comenzaron a vivir un gran amor. Cuando Dios decidió crear al mundo, decidió que el sol iluminaría el día y que la luna iluminaría la noche.
Columnistas
Más Artículos