Miscelaneas
Fecha de Publicación:
Tiembla Robespierre
6 DE SEPTIEMBRE 1930 - PRIMER GOLPE DE ESTADO DEL SIGLO XX EN ARGENTINA
Tiembla Robespierre

La crisis económica mundial que hizo su descarnada aparición con toda su crudeza en Argentina a principios de 1930 le complicó las cosas al viejo caudillo que parecía no reaccionar ante los embates cada vez más evidentes de los golpistas de uniforme y de civil. Desde hacía varios años se venían escuchando los llamados al golpe, los elogios a las dictaduras y los denuestos a la democracia. Los adoradores de la cruz y la espada fueron logrando con gran habilidad y la complicidad de algunos que no tardarían en arrepentirse de su rol de idiotas útiles, identificar la crisis, la miseria, la desocupación con el gobierno y a la falta de reacción y los errores, graves por cierto, del gobierno radical con el sistema democrático en sí mismo. No era solamente el gobierno radical el incapaz para encontrar soluciones, sino que era la democracia, a la que se la acusaba de caduca, la que ya no servía. La campaña llegó al extremo de hacerle creer a parte del pueblo que no estaba capacitado para elegir, para ejercer sus derechos, que era mejor delegarlos en gente preparada, en manos de los salvadores de la Patria. Y mucha gente confió en que la dictadura podía ser más expeditiva, más moderna y apropiada para una época de crisis como la que se avecinaba. Los hechos les iban a demostrar muy rápidamente lo equivocados que estaban.

Al general José Félix Uriburu sus amigos, que no era muchos, lo llamaban Von Pepe por su profunda admiración por los militares alemanes a los que había conocido a fondo durante sus misiones como observador en aquellos lares. Era un militar cuartelero que se fue metiendo de a poco en la política como respondiendo a un llamado del destino, o por lo menos así le gustaba a él contarlo para compararse con los próceres de nuestra historia, que no podían defenderse de tal afrenta.

El arzobispo de Buenos Aires bendiciendo al nuevo régimen. 07-09-30

Así describe al dictador el dirigente conservador Sánchez Sorondo: “Uriburu era una expresión genuina de nuestro patriciado. Salteño de origen, pertenecía a una rancia estirpe del Norte. (…) Firme de carácter, a la vez cauto y osado; puro de intenciones; limpio de vida, leal de conducta, reveló en su difícil desempeño la rara conjunción del valor personal, tan común entre nosotros, y del valor cívico, tan escaso. Tranquilo y sereno en la acción, tenía el gesto oportuno en el momento necesario. (…) Prudente y comprensivo.(1)

El general presidente que había pisoteado la Constitución y las leyes en nombre de la patria, sentó las bases de lo que serían los futuros golpes militares del siglo XX en Argentina: cerró el Congreso, intervino todas las provincias y las universidades con el siguiente argumento que hará escuela: “las casas de estudios dejan de ser establecimientos destinados exclusivamente al cultivo de las disciplinas científicas cuando se da cabida en ellas a doctrinas filosóficas, ya sean el materialismo histórico, el romanticismo rousseauniano o el comunismo ruso”.(2)

El general que según su amigo reunía en sí mismo tantas virtudes -algunas de las que él mismo jamás se enteró- nunca sintió la menor simpatía por las masas populares, compartía aquel desprecio con todos los que lo acompañaron en el movimiento subversivo que terminó depositándolo en la Casa Rosada. Sin embargo tuvo que soportar verse rodeado a una multitud aquel día de finales del invierno de 1930.

Cuenta uno de sus admiradores que “La entrada del teniente general Uriburu en Buenos Aires, aclamado por el pueblo, merece divulgarse en una lámina, con más fuerza entusiasta, con más altura que las estampas conocidas de la Revolución Francesa. Es que la Revolución Argentina de 1930 resultó superior en todo sentido”.(2) ¿Qué tal? ¡tiembla Robespierre!

Pero ¿qué clase de libertadores eran estos de 1930? El general José Félix Uriburu no estaba solo en el gobierno. Lo acompañaban desde el gabinete los representantes del poder económico más concentrado, la vieja oligarquía que nunca había perdido el poder recuperaba ahora el gobierno.

Allí estaban los estancieros, los lobbystas, los abogados de las compañías extranjeras.

Primera Corte Suprema de Izquiederecha Antonio Sagarna, José Figueroa Alcorta (presidente), Ricardo Guido Lavalle, Roberto Repetto y Horacio Rodríguez Larreta.

Analicemos el gabinete de la dictadura uriburista:

·     Presidente, general José Félix Uriburu: Director del Banco Argentino de Finanzas y Mandatos; director de la Compañía Industrial y Comercial del Chaco.

·     Vicepresidente Enrique Santamarina. Poderoso terrateniente. Accionista de Astra, compañía petrolera del grupo Standard Oil y director de Aga del Río de la Plata y de Baltic S.A.

·     Ministro del Interior, Matías Sánchez Sorondo, abogado de la Standard Oil, Director de ARSA, Almacenes Reunidos; presidente de Franco Argentina, Comercial y Financiera. Abogado del Banco Español del Río de la Plata. Presidente de la Trasman Trade Company. Comendador de la Legión de Honor y de la Orden del Imperio Británico

·     Ministro de Agricultura, Horacio Beccar Varela, abogado del Frigorífico Anglo y de las empresas petroleras Cía. Argentina de Comodoro Rivadavia y Petrolera Andina S.A Asesor legal de la Cámara de Comercio Norteamericana de la República Argentina. Abogado de The Nacional Bank of New York. Integrante del directorio de Franklin y Herrera S.A, Cervecería Palermo, Ibero Platense de Seguros, Droguería Suizo Argentina. Director de Transradio, La Plata Cereal, Panificación Argentina. abogado de la Cía. De Aguas Corrientes de la Provincia de Buenos Aires; director de El Cóndor, destilería de petróleo, vicepresidente de Elaboración General de Plomo S.A.; vicepresidente de Cía. Hispano Argentina de Minas y Metales; presidente de Firestone y vocal de Sol, Cía. Petrolera.

·     Ministro de Obras Públicas, Octavio Pico, como su colega  directivo de las subsidiarias de la Standard Oil Cía. Argentina de Comodoro Rivadavia y Petrolera Andina S.A

·     Ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Bosch, Presidente de la Cía. Industrial y Comercial de Petróleo, subsidiaria de la Anglo Persian y presidente de La Escandinavia S.A.Ex presidente de la Sociedad Rural

·     Ernesto E. Padilla, ministro de Justicia e Instrucción Pública. Miembro de la Comisión Asesora de Moralidad. Miembro del Directorio de la Germano Argentina Seguros S.A. Síndico de las azucareras Nougués Hnos. Ltda.. y de San Pablo Director de la Germano Argentina de Seguros; vocal suplente de la Cía. Técnica e importadora.

·     Ministro de Hacienda, Enrique S. Pérez: Presidente de la Unión Argentina (Primera fábrica de manteca del país) . Director del Banco de la Nación (1924). Miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Rural (1902 y 1923). Presidente del Banco Hipotecario, desde 1933. 6

Un verdadero seleccionado de la oligarquía argentina al servicio del capital extranjero.

Revista Asterisco- 06-09-07 – Felipe Pigna

1 Pinedo, Bagú, Sánchez Sorondo, y otros, La crisis de 1930 II, Testimonios, Buenos Aires, CEAL, 1984 
2 Julio Quesada, Orígenes de la revolución del 6 de septiembre de 1930, , Buenos Aires, Ediciones de los Talleres Gráficos de Porter Hnos., 1930

Temas
Comentarios
Semblanzas
La Casa en Ochava

La Casa en Ochava

Por esas cosas fortuitas, llegó a mis manos el libro Tiza y Carbón – Pintadas en el Peronismo, soy de hojear rápido de manera digital y mi mente se quedó congelada al ver frente a mis ojos a la casa en ochava, la de mi extravío.
Hacete la Película
Norm Macdonald

Norm Macdonald

Escribir sobre comedia tras la muerte de uno de sus gigantes es, también, complicado. El pasado 14 de septiembre falleció Norm Macdonald, una de las leyendas de las risas, dueño de un humor seco, ácido, sarcástico, pero también inesperado.
Columna
Abuso Infantil

Abuso Infantil

Es importante "desterrar" las creencias que tiene la gente acerca del abuso sexual en la infancia. En primer lugar que es un hecho poco frecuente o que sucede en forma aislada, que se trata de una problemática asociada a la pobreza y al alcoholismo.
Pintadas
La Noche de los Lápices

La Noche de los Lápices

La medida fue tomada en agosto de 1976 y algunas interpretaciones, ubican esa decisión en la creencia de que los estudiantes secundarios reaccionarían, permitiendo así a los represores ubicar a los líderes y suprimirlos.
Anécdotas
Fui Pichuco

Fui Pichuco

“A usted, en esto... en esto, le va a ir que ni se imagina! ¡Ni se imagina! Usted en este negocio va a ser un misil. Pero tenga cuidado con dos enemigos. Por un lado, la envidia de los demás. Y por el otro, su propio engrupe. No se la vaya a creer”.
Columnistas
Más Artículos