Al Pie de la Letra
Fecha de Publicación:
Abelardo Castillo: Anécdota y Otras Puertas
Anécdota: Abelardo Castillo - Ernesto Sábato - Leopoldo Marechal
Abelardo Castillo: Anécdota y Otras Puertas

Abelardo Castillo – Las otras puertas – Seix Barral 2018

“Para los que vivimos la proscripción de peronismo y la del deseo- hablo de mi generación- no nos queda otra cosa que desear con culpa a la madre de Ernesto. Todo machista desea a esa mujer prohibida: la puta y la madre. La desea de un modo inconfesable, término tan Castillo. Deseo y vergüenza tiemblan en ese cuento, como el cuerpo entrevisto a través del deshabillé.

Cuando leí esa ejemplar colección de cuentos que es Las otras puertas, aprendí que escribir era nombrar lo que no se puede, lo que no se debe, decir. No digas porquerías querés, dice uno de los personajes. Castillo las dice. Y enseña cómo decirlas.

Muchos de los que alguna vez dimos taller debemos admitirlo: La madre de Ernesto fue un cuento paradigma, que pusimos de modelo y que ha sido imitado hasta el agotamiento. Pero lo importante en este libro es otra cosa: una manera de contar que, una vez internalizada, es casi imposible evitar. En lo personal creo que ahí está todo Castillo. Todo lo que vino después en su obra, ese tono confesional y culpable, viene de ahí. Por supuesto, Castillo es mucho más que ese cuento inicial. Y los textos que completan este libro lo prueban. Todo esto es tan cierto como que muchos de nosotros seríamos menos sin haberlo leído.”

Guillermo Saccomanno. Post facio a la edición 2018.
La edición original de Las Otras Puertas de Alelardo Castillo es de 1961.

Prof. Cristina Eseiza 

Abelardo Castillo y el Ajedrez

Anécdota: Abelardo Castillo – Ernesto Sábato – Leopoldo Marechal

“Abelardo Castillo era un joven escritor, embarcado en el proyecto de concretar una revista cultural diferente. La revista se llamaba El escarabajo de oro, y tenía destino de mito, pero el futuro quedaba lejos aquel día en que el joven periodista cultural llegó a la casa de Ernesto Sabato, ya por entonces un escritor consagrado. Hacia el final de la conversación en Santos Lugares, Castillo le preguntó al que veía como un viejo maestro si pensaba que la revista debía entrevistar a alguien que lo mereciese en serio. Sabato contestó: “Sí, a Leopoldo Marechal”. Castillo se quedó perplejo. Pensó que Sabato deliraba, o estaba gagá. “Marechal está muerto”, se dijo para adentro. Como el autor de Sobre héroes y tumbas lo miraba, desconcertado, Castillo le balbuceó su idea. A Sabato le brillaron los ojos: “Leopoldo Marechal no sólo no está muerto –lo reprendió– sino que vive a una cuadra de su casa, Castillo”. Eran los tempranos 60, y aún el mundo estaba por hacerse.”

Julio Cortázar y Gabriel García Márquez lo admiraron devocionalmente. Para Ernesto Sabato y Abelardo Castillo es uno de los grandes-grandes de la historia de la literatura latinoamericana. Pero desde 1955 a 1970, año de su muerte, Leopoldo  Marechal fue casi borrado por decreto del centro de la cultura argentina. Había sido funcionario peronista.

Por Verónica Abdala – Radar –  11 de junio del 2000

Temas
Comentarios
Gestión Cultural
Control Cultural

Control Cultural

Control significa: intervención gubernamental, manejo o dirección que otras instituciones o grupos con capacidad otorgan a la instalación, producción y facilidades de circulación de los elementos culturales presentes en una sociedad.
- Central -
Asado Amigo y Buenas Compañías

Asado Amigo y Buenas Compañías

Uno a uno van llegando, siendo el último es el Negro con las disculpas de siempre por trasnochar; ya conociendo el paño, el Colo pregunta por el salamín con una cuchilla en su mano. No se hace esperar las bromas cómplices y la “tirada de lengua” entre ellos.
Semblanzas
El Baño de Carlitos

El Baño de Carlitos

Solo nos acordamos del papel higiénicos cuando no hay, a pesar de que tiene una historia tan graciosa que vale la pena contarla. Todo empezó en los Estados Unidos, donde se hizo rápidamente popular, aunque nadie osaba llamarlo por su nombre.
Cancionero
Milonga del Lecherito

Milonga del Lecherito

Con sus características boinas y anchos pantalones, recorrían a caballo las calles de la ciudad, ofreciendo puerta a puerta al fruto de la labor familiar, que se realizaba en pequeños tambos ubicados en los suburbios de la ciudad.
Dichos y Refranes
Echar a los Leones

Echar a los Leones

Temprano a la mañana siguiente, el rey corrió al foso de los leones. Llamó a Daniel para ver si aún estaba vivo. ¡Daniel le respondió! Le dijo al rey que Dios envió un ángel para que cerrara la boca de los leones. Los leones no le hicieron daño.
Columnistas
Más Artículos