Cánticos Populares
Fecha de Publicación:
La Llamada Marcha Oligarca
La Marcha de la Constitución y la Libertad – 19-09-45 – Del Libro Cánticos Populares
La Llamada Marcha Oligarca

El 4 de junio de 1943 un alzamiento militar impulsado por un grupo de coroneles, pone fin a la denominada Década Infame que se había iniciado con otro golpe de estado en 1930. A diferencia de otros gobiernos de facto, el iniciado en 1943 se caracterizó por implementar una serie de medidas populares pero paralelamente, disolvió el Congreso Nacional y los partidos políticos; aplicando también otras normas que la oposición repudiaba. Del elenco gobernante pronto se destaca el coronel Juan D. Perón, quien concentró en su persona los cargos de Vicepresidente de la Nación, Secretario de Trabajo y Previsión y Secretario de Guerra. Perón desde la mencionada Secretaría, generó una serie de beneficios para los trabajadores; cosa que molestó mucho a empresarios y a los militares conservadores. La victoria aliada en la guerra mundial también fue utilizada contra el gobierno, ya que éste se había mantenido neutral durante casi todo el conflicto. Debido al levantamiento del estado de sitio y el blanqueo de la actividad política, los partidos tradicionales, las asociaciones empresarias y el estudiantado con apoyo del embajador estadounidense Spruille Braden, forman un amplio frente opositor cuyo blanco principal es el coronel Perón. Así es que el 19 de septiembre de 1945 llevan adelante la marcha citada. La concurrencia osciló entre 60.000 y 200.000 personas, según la fuente que se tome. De cualquier manera fue importante ya que la oposición ganó la calle pese a la huelga de transportes. El dato curioso es la heterogeneidad de la concurrencia.

Desde comunistas hasta conservadores; desde estudiantes de la FUA hasta el embajador norteamericano, pasando por industriales y terratenientes y mucha clase media. Sí fue notoria la ausencia de obreros y de las capas más pobres de la sociedad. La concentración es frente al Congreso y desde allí se desplazan a Plaza Francia, a lo largo de la avenida Callao. La multitud enarbola retratos de los próceres liberales más notorios: Rivadavia, Mitre, Sarmiento. Se entonan estribillos como éstos:

“Perón y Farell, Perón y Farell
ya no pueden gobernar
porque no tienen
porque les falta
el apoyo popular.”

La manifestación se desarrolló sin mayores incidentes y concluyó en un gigantesco  pic nic en la Plaza Francia. Esto alentó a sectores militares que días después obligan a Perón a abandonar el gobierno; pero el 17 de octubre -a un mes de la marcha- otra multitud rescata al coronel de su lugar de detención y le abre el camino a su triunfo electoral de 1946.

Temas
Comentarios
Cánticos Populares
Pacto de Olivos

Pacto de Olivos

Para obtener de su partido la confirmación de lo acordado con Menem en Olivos, Alfonsín convocó a una convención partidaria, en Santa Rosa (La Pampa), el 04-12-93. Llegaron a ese plenario con un importante disenso interno.
Costumbres
Murgas y Comparsas

Murgas y Comparsas

Remontándonos en el tiempo, en lal Buenos Aires colonial del año 1771. El entonces gobernador español y luego virrey del Río de la Plata, Juan José de Vértiz y Salcedo, autorizó los primeros bailes de carnaval en el Teatro de la Ranchería.
Gestión Cultural
Borges para Tod@s

Borges para Tod@s

Ambos cuentos de El Aleph: Biografía de Tadeo Isidoro Cruz y La Casa de Asterión produjeron en los asistentes al taller el asombro, la intriga y la fascinación hacia ese juego literario-dialéctico que funciona perfectamente.
Fuera de Serie
Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

Monstruo: La Historia de Jeffrey Dahmer

No es una serie para gente con estómagos sensibles. Si bien no se muestra nada manifiestamente explícito, hay pasajes en donde los detalles que emergieron en el juicio, pero cuyas imágenes jamás se revelaron, se retratan con el estilo shockeante.
Al Pie de la Letra
Tormenta Conocida

Tormenta Conocida

Finalmente, los gemidos han cesado, y la lluvia... ha caducado de atrevimiento; ese gato gris y blanco que contaba las gotas con sus ojos extraviados de curiosidad, también ha pasado a otro tema, quién sabe, tal vez más importante.
Columnistas
Más Artículos