Genéricos
Fecha de Publicación:
Plastilina
El uso de la Plastilina con Fines Didácticos Recorrió el Mundo y se Consolidó
Plastilina

La plastilina es un material plástico muy flexible, en base a sales de calcio, vaselina y otros insumos. Así la define el diccionario. Pero para los adultos de cualquier edad, es un material muy ligado a nuestros juegos y creatividad infantil. Para los chicos de hoy, es un elemento que conocen desde muy temprana edad en la escuela y en la casa. Estimula el trabajo manual y fomenta la creatividad. También en el año 2021 y desde hace bastante tiempo, existen adultos que crean figuras con la masa de plastilina con fines artísticos. A su vez, funcionan talleres que enseñan a convertir esa masa en formas cuyo único límite es la imaginación.

Rastreando sus orígenes, nos enteramos que ese asombroso material fue patentado en 1880 por el farmacéutico Franz Kolb en su país, Alemania; y comercializado por la firma Faber – Castell. A su vez en Inglaterra en 1897, William Harbutt creó un producto similar y lo patentó en 1899.

Cruzando años y geografías, la plastilina siguió afirmando su presencia. En 1930 la firma estadounidense Play Doh comercializaba un producto limpiador mural, que básicamente, se utilizaba para eliminar los restos de hollín que dejaban las estufas y otros calefactores alimentados a kerosén. No era otra cosa que la plastilina en estado primitivo; de color blanco y que además, perdía la flexibilidad en poco tiempo. Se cuenta que el reemplazo de los artefactos a gas de kerosén por los eléctricos o de gas natural, dejó sin utilidad a esa antigua plastilina, hasta que sus fabricantes descubrieron que en muchos sitios, los niños usaban plastilina para jugar y desarrollar su creatividad. Entonces reorientaron el producto en función de esa inesperada clientela. A partir de 1950 la arcilla sintética comenzó a tener un uso exclusivamente creativo.

Asimismo, el pionero inglés William Harbutt al comprender el uso didáctico que su versión de plastilina había logrado, escribe un libro considerado un clásico sobre el tema. Se trata de “Método para utilizar la plastilina en la escritura, el dibujo y el modelado en la escuela.”

La obra se convirtió en el ámbito educativo, en aquello que la comercialización contemporánea de libros denomina Best seller.

Esa visión del uso de la plastilina con fines didácticos recorrió el mundo y se consolidó.

Y también en nuestras latitudes se la encasilló como un divertimento para chicos, en la escuela y en el hogar, durante varias generaciones.

En los primeros balbuceos del cine a principios del siglo XX, ya había aparecido el stop motion animation. Una técnica de animación de figuras estáticas en distintas posiciones, para dar la sensación de movimiento. Una figura importante de la animación en plastilina fue el director y animador inglés Nick Park; creador del personaje Wallace Gromit.

Pero recién en 1955 algunos desprejuiciados con talento, se atrevieron a hacer cine de animación con figuras de plastilina. Fueron los artistas visionarios. También los maestros de nuestra historieta sufrieron aquí y en muchos ámbitos del circuito cultural internacional, la indiferencia de la cultura oficializada; hasta que los salones más prestigiosos del planeta les reconocieron sus méritos.

La plastilina en su vertiente artística, tuvo la suerte de transitar un mundo con una conciencia cultural más abierta. Y por eso avanzó en terrenos inimaginables por algunas generaciones anteriores. Lo mismo pasó con otros materiales considerados “innobles” para la creación artística. Pero así es el arte; y el arte es vida.

Calavera – Plastilina Sobre Madera – ADN – 2009 – Mondongo

Ya en nuestro vapuleado siglo XXI, la artista inglesa Karen Caldicott fue conocida por realizar esculturas de famosos, para ilustraciones de notas de muchas y prestigiosas publicaciones gráficas.

Entre sus producciones está el logo de la empresa Mc Donald´s para una campaña de producción gráfica; y también las imágenes de Michael Jackson y Mick Jaegger, entre otros muchos famosos.

En nuestro país, la tendencia tuvo una fuerte aceptación. Prueba de ello es que existen numerosos talleres que enseñan la técnica de “jugar” y crear con plastilina y alcanzar resultados insospechados. La Universidad Nacional de Córdoba es una de las instituciones que brinda enseñanza en esta disciplina.

Ya en el terreno estrictamente creativo, merece reconocimiento el Colectivo Mondongo. Sus obras en las que intervienen plastilina y madera, entre otros elementos que sus integrantes definen como “guiso de materiales”, dan una idea del impulso de libertad que anima a sus miembros. El Grupo Mondongo expuso en el Centro Cultural Recoleta de la ciudad de Buenos Aires. También conoció sus obras, el Museo Nazionale Delle Arti del XXI Secolo – Roma en el año 2016.

En el terreno cinematográfico, el director Juan Carlos Zaramella realizó un cortometraje llamado “Un viaje a Marte.” De más está decir que los protagonistas son muñecos de plastilina. Zaramella, egresado de la Escuela de Cine de Avellaneda, fue premiado en el Festival de Cine “La Noche del Cortometraje” auspiciado por El INCAA en el año 2004. Por entonces la obra ya llevaba conquistados 14 premios internacionales. Un duro trabajo artesanal que alcanzó el reconocimiento, a fuerza de talento y voluntad.

La creatividad de nuestros artistas es suficientemente conocida en el terreno que corresponda.

Volviendo al uso cotidiano de la plastilina, existe una gran variedad de productos: Inteligente; Vegetal; Para bebés; Mágica; Sin gluten; Gris; Magnética; Slime y la que cambia color según temperatura ambiente.

De la permanencia de esa masa cuasi mágica, da testimonio la imagen de un abuelo y sus nietos, elaborando figuras con el mismo entusiasmo.

Estrellas de Plastilina – Karen Caldicot – Tiempo – 19-10-14

Testimonios

“Alentados por el automovilismo (y las fotos de Fangio en las tapas de Mundo infantil) los varoncitos preparan sus coches de carrera. Son autitos de plástico, réplicas del Ford (con dos correas en el capot) y del Chevrolet (sólo una). Remedan a los que utilizan los hermanos Gálvez en turismo carretera. Para aumentar el peso de los autitos de plásticos se los rellena con plastilina o masilla, a la que se incrustan pedacitos de plomo y tornillos. Para que corran mejor, le adosan una “suspención casera” a la que se llega procediendo así: con un alambre caliente se agrandan los orificios donde se sitúan los ejes, dilatándolos hacia arriba y hacia abajo. Como el eje queda bailando se le adjunta un elástico o gomita que se extiende desde la parte delantera a la trasera del coche, tomando los ejes. Es de rigor, cortarle los guardabarros con hojas de afeitar para que las ruedas queden “al aire”. Se corre en circuitos laberínticos, sobre o en terrenos. Admítase democráticamente la competencia de coches importados (los ingleses Dinkytoys). Se los empuja con la mano, de un solo envión, y el que vuelca debe volver atrás. Para el que sale de la pista caben dos sanciones: 1) Vuelta atrás; 2) Vuelta al punto de partida. Hay veces en que se pone diez centavos por competidor, fondo que el ganador levanta. Cada chico puede llegar a poseer, en la década del cincuenta, entre cinco o seis coches, que utilizará según la pista.”
Buenos Aires Vida Cotidiana en Década del 50 – Ernesto Goldar –Plus Ultra – 1980

“Éste es su tercer trabajo como director. Su anterior cortometraje El guante, también fue premiado el año pasado en el festival organizado por el INCAA. En ese caso, la técnica de animación se combinaba con el trabajo de los actores. En cambio, en Viaje a Marte, todos los personajes están realizados en plastilina, lo mismo que las escenografías.

“Cuando era chico, como todos, hacía cosas con plastilina. Después me dediqué más a dibujar. Y volví a retomar esta técnica cuando estudiaba cine porque pensé que era más rápida y sencilla que otras para hacer animación. Después me di cuenta que en realidad era todo lo contrario. Pero para entonces ya estaba enganchado y ahora no la cambio por nada”, cuenta el director que también firmó varias publicidades para televisión.”
Entrevista a Juan Pablo Zaramella, por Sandra Comiso, Clarín – 22-12-04

“En mi infancia, mientras las chicas jugaban con muñecas, los varones lo hacíamos con unos autitos de plástico a los que les pintábamos un número, le rebanábamos parte de los guardabarros y los llenábamos con plastilina reforzada con tornillos, convirtiéndolos en pequeños bólidos. Y con ellos, émulos de los ases del turismo de carretera -el «Aguilucho» Gálvez o Marcos Ciani- organizábamos carreras en la vereda o en el patio de casa. Lindos recuerdos infantiles, que afloran al echar un vistazo al Buenos Aires de hoy. Donde el auto es majestad.”
La Nación – 15-01-08 – Por Álvaro Abós – “Autitos con Plastilina”

“La escudería K se enfrenta nuevamente a la escudería PRO: será esta noche en la final de “Gran Cuñado”, cuando los álter ego de plastilina de Néstor Kirchner (Freddy Villareal), Julio De Vido (José María Listorti), Francisco de Narváez (Roberto Peña) y Mauricio Macri (Martin Bossi) se sometan a la votación del público en estos tiempos –tristes- en los que, al parecer, tuvieron mayor repercusión las intervenciones políticas desde el escenario de ShowMatch que desde los atriles de campaña.”
Critica -13-07-09- “Último Round entre los K y los PRO de Plastilina” 

“La última: ¿va a haber un pequeño busto de Pinedo en la Rosada, en el salón de los ex presidentes?
Bueno, a lo mejor alguien esconde detrás de una estatua de verdad un bustito mío de plastilina.”
La Nación – 19-12-15 – Diego Schinkman a Federico Pinedo

Río – Plastilina Sobre Madera – ADN – 2009 – Mondongo

Temas
Comentarios
Paredes de Canto
La Ironía de la Libertad

La Ironía de la Libertad

Vivir en sociedad trae aparejado normas, leyes, etc. que todos debemos cumplir para vivir de manera ordenada, una forma común de convivencia social. La verdadera libertad, esa que no tiene límites ni fronteras habita en el pensamiento.
Lunfardo
La Yeta y la Mufa

La Yeta y la Mufa

La joven, sin embargo, no está de acuerdo, y mucho menos lo está Carlos, su novio secreto. Juntos pondrán en marcha un plan para desacreditar al pretendiente. No por viejo ni por malo o deshonesto: sino ¡por jettatore!.
Identidades
El Folklore es la Cultura Anónima de un Pueblo

El Folklore es la Cultura Anónima de un Pueblo

Empecemos por decir que es una ciencia y como tal, es un fenómeno trascendente que trata de indagar sobre determinados hechos culturales que se producen y se produjeron tanto en las comunidades antiguas como en las contemporáneas.
Pintadas
Bush en la Argentina

Bush en la Argentina

En noviembre de 2005, Mar del Plata sería la sede del encuentro de mandatarios americanos en la Cumbre de las Américas. El tema excluyente más allá de la presencia de figuras destacadas, era la asistencia de George W. Bush.
Semblanzas
El Perdón

El Perdón

Qué bien sería pedir un acto de humildad al que erró por soberbia, un acto de obediencia al que le desobedeció. Y quien se acusa con tristeza, recibiendo el perdón que da el otro teniendo por cierto de haber sido perdonado.
Columnistas
Más Artículos